MODA: Un nuevo manual para la gabardina.

MODA: Un nuevo manual para la gabardina.

La gabardina es una prenda que nos ayudara con el frío de estas temporadas, dándole un toque clásico al conjunto, pero alto, hay muchas fasonistas que no les gusta lo clásico, que quieren verse diferentes ante los demás, chicas que le aburren estar siempre con el mismo para de calzado, camisa, accesorios, etc. Este es un manual para el uso de la gabardina para las chicas que se alejan de lo clásico.

Voy ha hacer deporte o sigo durmiendo:

El look puede ser un poco atrevido, porque ya no es el clásico donde usamos los mocasines o otro tipo de zapato formal, pero al ponerle unas zapatillas deportivas le damos un toque mas relajado, creando un nuevo perfil, las camisas satinada de estilo pijama también pueden jugar muy bien abajo de la gabardina, quitando la clásica camisa blanca creando un toque mas brillante y sutil (dependiendo el color que uses).

Con accesorios mas grandes de lo habitual:

Aveces estamos acostumbradas a utilizar aretes o collares que no se miren mucho o llamen la atención, pero en esta época eso se termina, los collares y los aretes grandes serán lo que le cambiara la vista a todo el conjunto, cambiando la perspectiva a la gabardina, haciendo que las miradas caigan en la parte de arriba del conjunto, creando un contraste con lo clásico pero dándole un toque moderno.

Lee también:  GUATEMALA: CICIG arremete contra Nineth Montenegro, y ella hace una coherente defensa ante la opinión pública

Desempolvemos los mismos colores de siempre:

A veces no encontramos la diferencia de un color base y el de arriba pero lo que nos ayudará a salir del paso y no vernos tradicional, sera la silueta XXL, dándole otra vista a la gabardina agrandando todas las áreas de la prenda, pero acompañada de un color claro, pero no el beige de toda la vida y desempolvando algunas tonalidades que se asemejan pero no son las mismas, agregando mas claros y sutiles.

Una figura de reloj de arena y mangas holgadas:

Unos baqueros, unas botas o botines, una camisa blanca y una gabardina es lo mas común de todo pero si agregamos un cinturón, podemos crear una silueta XL, aumentando sus medidas, aumentando también las mangas, haciendo esto sin caer una ruptura de proporciones.

Lee también:  SALUD: ¿Qué es el gluten? ... No te dejes engañar por la industria.

La atención en el cuello:

Las gabardinas siempre traen doble botonadura, un cinturón medio y  solapas que tal si le damos un giro inesperado al cuello ¿Qué te parece? creando un escote asimétrico, como las redondeadas que utiliza Lisa Aiken, es perfecto y no cae en el exceso, creando un efecto de dejar caer encima de los hombros, creando una vista diferente de la gabardina.

 

Con capucha:

Esto se crea mas con la originalidad de la gabardina, esto aumenta puntos en el look, creando otra vista pero te doy un consejo, si la tuya no tiene capucha, puedes ponerte abajo una sudadera y solo dejas que se mire el gorro, haciendo que el efecto sea diferente y se logre la originalidad sin tener que ir a comprar un trench.

Lee también:  GUATEMALA: CICIG arremete contra Nineth Montenegro, y ella hace una coherente defensa ante la opinión pública

De trench a vestido:

Tal vez tienes en tu armario hasta el fondo una gabardina que es demasiado larga y no cumple la misión que debería, al usarlo podemos darle un toque más retro, poniendo una combinación de estampados de la falda que se intuye debajo de la falda, con un escote mas abiertos, descuidado y un par de zapatos de tacón o unas zapatillas

 

La riñonera:

Como en todas las pasarelas se han empeñado en demostrar que una riñonera puede ser un objeto clásico , lo que queremos es darle novedad a la pieza clásica de armario, darle un giro novedoso y excepcionas.

Los complemento de la temporada:

Los complementos de la temporada de otoño/invierno pueden ser el toque moderno de tu conjunto.

Una gabardina es una prenda básica que puede hacer que todo en tu conjunto cambie, pero ser siempre clásicos es algo aburridos, al colocar algunos artículos poder modernizarnos y hacer que todo cambien a la vista.