Zimbabue: Golpe de Estado que derroca al Presidente Robert Mugabe

Zimbabue: Golpe de Estado que derroca al Presidente Robert Mugabe

El Ejército de Zimbabue ha entrado en la capital, Harare, y ha tomado el control de los edificios del gobierno como el Parlamento, el Tribunal Supremo, y la oficina del presidente, Robert Mugabe. Los medios de comunicación también se encuentran en poder de los militares, que anunciaron que la acción “no es una toma de poder militar del gobierno”. Aún no está del todo claro quién lidera el levantamiento militar ni cuáles son sus objetivos. Éstos son los desencadenantes de la crisis en el país y sus protagonistas.

El presidente Robert Mugabe y su mujer, Grace, que aspiraba a sucederle en el cargo, se encuentran “sanos y salvos”, según señaló un portavoz militar durante una declaración leída en la televisión pública en la que aseguró además que la seguridad de la pareja está “garantizada”.

Una facción del Ejército tomó durante la madrugada de éste miércoles 15 de noviembre la televisión estatal ZBC de Zimbabue y bloquearon el acceso a las oficinas gubernamentales. En un discurso televisado a primera hora de la mañana, el portavoz militar Sibusiso Moyo, negó que la acción fuera un golpe de estado y dijo que el Ejército estaba tratando de pacificar una “situación degenerativa”, arrestando a los “criminales” del entorno de Mugabe para llevarlos ante la justicia. Por lo tanto, más que ante un golpe de estado estaríamos ante una lucha de poder interna dentro del seno del partido gobernante, el Frente Nacional Patriótico de la Unión Africana de Zimbabue (ZANU-PF).

El partido presidencial, cuya sede está también controlada por el Ejército, asegura que no se trata de un golpe militar, que la pareja presidencial está detenida y que el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, destituido hace una semana, será el nuevo presidente interino del país. Blindados y tanques han salido a las calles de Harare y se han oído disparos y detonaciones en numerosos barrios de la capital. El presidente de la vecina Sudáfrica, Jacob Zuma, ha informado de que Mugabe le ha comunicado en conversación telefónica que está “detenido en su domicilio” pero que se encuentra bien.

Lee también:  EUA: Causas del Fallido intento de ataque terrorista en TIMES SQUARE. Saldo de Cuatro Heridos

Los militares, liderados por el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Constantino Chiwenga, han tomado el Palacio Presidencial y la sede de la televisión, así como las instituciones más importantes del país. Asimismo, han detenido al ministro de Economía, Ignatius Chombo, uno de los principales líderes del partido presidencial y firme apoyo de Grace Mugabe en la guerra interna que se había desatado por la sucesión presidencial. Según el periódico local NewsDay, otros dos ministros habrían sido también detenidos. Las embajadas de Reino Unido y Estados Unidos han recomendado a sus ciudadanos que permanezcan en sus casas, mientras que la española ha instado a extremar la precaución especialmente en Harare, la capital.

Ésta facción del Ejército afín al ex vicepresidente, lidera las acciones y es un aliado del jefe del Ejército Constantino Chiwenga. Muchos consideraban a Mnangagwa el sucesor natural de Robert Mugabe una vez que este abandonara el poder.

El hasta hace poco, vicepresidente de Zimbabue, Emmerson Dambudzo Mnangagwa, conocido en Zimbabwe como “el cocodrilo” por su astucia política, fue anteriormente ministro de defensa y de seguridad del estado. Tiene 20 años menos que Mugabe y al igual que él participó en la guerra por la liberación a muy temprana edad y pasó varios años en prisión antes de la liberación. Antes de que empezaran las intrigas dentro del partido era considerado como su mano derecha y mantenían una estrecha amistad.

Lee también:  EUA: Causas del Fallido intento de ataque terrorista en TIMES SQUARE. Saldo de Cuatro Heridos

El desencadenante ha sido el debate sucesorio. Si bien hasta ahora todo eran especulaciones, la destitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa hace una semana, dejaba entrever que la primera dama, Grace Mugabe, sería la elegida.

Mugabe acusó al vicepresidente de deslealtad y traición al gobierno, en lo que algunos creen que se trata de un plan orquestado para allanar el camino hacia la presidencia de la primera dama. Mnangagwa huyó a Sudáfrica y ahora algunas fuentes dicen que ha regresado al país y está detrás del levantamiento militar.

La propia Grace había mostrado su aversión hacia él diciendo que era “una serpiente a la que había que golpear en la cabeza”. El comandante del ejército Constantino Chiwenga alertó el lunes que los militares actuarían si la lucha interna contra los ex combatientes de la liberación no cesaba, haciendo referencia a los apoyos que tiene Grace dentro del partido y el supuesto plan para perpetuar el clan Mugabe. Ayer el ZANU-PF acusó al jefe del ejército de una “conducta traidora” desafiando al presidente. Esa misma tarde comenzó el despliegue de carros blindados en la capital.

Grace Mugabe, de 52 años, es la segunda esposa del presidente Robert Mugabe. Su relación comenzó durante la fase terminal del cáncer que mató a su primera mujer, la ghanesa Sally Mugabe, en 1992. Entonces ella era su secretaria, estaba casada y tenía un hijo. Se unieron legalmente en 1996 y tienen tres hijos en común, dos de ellos estudian en Johannesburgo y el último fue concebido cuando Mugabe tenía 73 años. Pese a los intentos de Grace Mugabe de fomentar una imagen de primera dama solidaria (promovió un orfanato y de vez en cuando hace obras benéficas como donaciones de su ropa), se ha ganado los apodos de ‘Gucci Grace’ y ‘DisGrace’ por su fama de consumista y excéntrica. No goza de la simpatía del pueblo aunque como presidenta de la Liga de Mujeres del ZANU-PF tiene el apoyo de las mujeres y del G40, el ala más joven del partido que creen que ella ofrecerá un cambio generacional al país. Según los medios, el líder del ala juvenil, Kudzai Chipanga, ha sido arrestado.

Lee también:  EUA: Causas del Fallido intento de ataque terrorista en TIMES SQUARE. Saldo de Cuatro Heridos

El país celebrará elecciones en 2018 y Mugabe había sido designado por el partido como el candidato oficial a finales del año pasado. Los partidarios de Mnangagwa, que a sus 72 años es uno de los veteranos en la lucha por la independencia, consideran que el próximo presidente de Zimbabue debe ser alguien que haya participado en la lucha por la liberación durante los años setenta. Además, perder el control del país supondría perder el control de las riquezas que este genera.

Publicidad

Esta acción militar ha sido una sorpresa tanto dentro como fuera de Zimbabue. Mientras que algunos creen que se mediará una solución pacífica que mantendrá a Mugabe en la presidencia hasta las próximas elecciones, otros creen que el líder ha llegado demasiado lejos defendiendo sus intereses personales y ha traicionado la revolución con el objetivo de establecer una dinastía. En cualquier caso, hablar de un fin inminente de la era Mugabe en este momento es prematuro, ya que se desconoce la hoja de ruta de los militares: si establecerán un gobierno de transición con Mnangagwa al frente, si adelantarán las elecciones o si mantendrán a Mugabe como presidente pero forzarán un acuerdo que establezca a Mnangagwa como su sucesor.

 

Publicidad