CULTURA: Así nació la tradición de los “Tres Reyes Magos”

CULTURA: Así nació la tradición de los “Tres Reyes Magos”

La tradición dice que los Reyes Magos son tres: Melchor, Gaspar y Baltasar. Son tres Reyes de Oriente que cada año el llamado Día de Reyes, traen los regalos a los mayores y muy especialmente a los niños. Aunque según algunos pudieron ser más de tres (los armenios, por ejemplo, suponen que fueron 12).

La Biblioteca Nacional de España (BNE) atesora en su colección piezas como el ‘Auto de los Reyes Magos’ (siglo XII), o códices medievales y renacentistas que permiten reconstruir cómo se forjó la leyenda de los tres Reyes Magos durante la Edad Media, según ha informado la institución.

Según precisa, a lo largo del medievo, se fue configurando la leyenda que se conoce hoy en día: fueron dignificados como ‘reyes’, se estableció que eran tres -por las tres ofrendas que cita el Evangelio (oro, incienso y mirra) y porque se prestaba mejor al simbolismo trinitario-, se les bautizó como Melchor, Gaspar y Baltasar y su culto se extendió por toda Europa.

Fué en el siglo quinto fue que el Papa San León I estableció que eran tres los Reyes Magos que fueron a adorar al niño Jesús guiados por una estrella: Melchor, Gaspar y Baltazar, y que los regalos que llevaban eran oro, incienso y mirra, significando: Rey y Dios Hombre.

Así, el ‘Auto de los Reyes Magos’, texto teatral más antiguo conservado en lengua castellana, fue descubierto en el siglo XVIII por un canónigo de la catedral de Toledo, Felipe Fernández Vallejo, en un códice misceláneo y entró en la Biblioteca Nacional junto a otros manuscritos toledanos en 1869.

En la obra aparecen Melchor, Gaspar y Baltasar pero que no son definidos como “reyes” sino como “steleros”, es decir, astrólogos, según indica. Además, a pesar de la inexistencia de acotaciones escénicas, el auto se divide en cinco escenas.

 

Asimismo, la BNE custodia testimonios artísticos sobre la leyenda de los Reyes Magos como los dibujos y grabados conservados en el Departamento de Bellas Artes y Cartografías, destacando las miniaturas de los códices medievales y renacentistas, tanto de libros de horas como de otras tipologías.

Otro de los testimonios que atesora es ‘El Libro de horas Clinton’, elaborado en Francia en el tercer cuarto del siglo XIII, contiene una secuencia de seis escenas donde también aparecen los tres magos. En la primera se les representa siguiendo la estrella; en la segunda se encuentran delante de Herodes, a continuación hay una escena doble en la que están adorando al Niño y después la representación de un sueño en el que un ángel les advierte para que no regresen junto a Herodes. La escena final, la Matanza de los Inocentes, es la consecuencia de todo lo anterior.

 

Igualmente, la BNE custodia ‘el Breviario de amor de Matfré Ermengaud’, una obra catalana fechada en torno a 1400, que también contiene escenas con los tres sabios de Oriente. Así, aparecen ante Herodes y en una adoración al Niño, en la que un rey está arrodillado y los otros dos de pie, con uno de ellos señalando la estrella que los ha guiado.

Lee también:  SALUD: ¿Qué es el gluten? ... No te dejes engañar por la industria.

La BNE cobija también ejemplos en libros de horas flamencos y franceses, donde es muy común ilustrar la hora de Sexta dentro de la secuencia de Horas de la Virgen.

Los nombres actuales de los tres reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecen por primera vez en el famoso mosaico de San Apollinaire Nuovo (Rávena) que data del siglo vi, en el que se distingue a los tres magos ataviados al modo persa con sus nombres encima y representando distintas edades. Aún tendrían que pasar varios siglos, hasta el siglo xv, para que el rey Baltasar aparezca con la tez negra y los tres reyes, además de representar las edades, representen las tres razas de la Edad Media. Melchor encarnará a los europeos, Gaspar a los asiáticos y Baltasar a los africanos.

Mosaico de los Reyes Magos en la basílica de “San Apolinar el Nuevo”

Los regalos originales que los Reyes Magos entregaron a la Virgen María y al Niño Jesús, según el evangelio apócrifo del supuesto hermano de Jesús, eran muchos más que los recogidos en el relato de Mateo. Según Santiago, el rey Melkon entregó en ofrenda mirra, aloe (planta de la que se extrae la sabia para tratamientos médicos), muselina (tela muy fina que se usaba para adornos), púrpura (tela del mismo color con la que se viste a reyes o cardenales), cintas de lino y escrituras selladas por Dios. A su vez, Gaspar presentó sus respetos regalando incienso, nardo (planta aromática), cinamomo (flores perfumadas de color lila) y canela. Por último Baltasar se presentó ante el Niño con oro, plata, piedras preciosas, perlas finas y zafiros de gran valor.

Lee también:  SALUD: ¿Qué es el gluten? ... No te dejes engañar por la industria.

Si bien los regalos originales que portaban los Reyes Magos según Santiago son más numerosos, todos representan lo mismo que lo que representaban los recogidos en la versión de Mateo, siendo todos los regalos de Melkon elementos de embalsamamiento, los de Gaspar herramientas para facilitar la meditación y alcanzar la paz divina, y los de Baltasar joyas dignas de reyes.

El oro, el incienso y la mirra tienen cada uno un significado:

Melchor (Magalath), anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color, procedente de Europa; Melchor entrega la mirra, La mirra es una sustancia rojiza aromática que es común en medio oriente y Somalia. Era muy valorada en la antigüedad para la elaboración de perfumes. La mirra es el símbolo del hombre.

Gaspar (Galgalath), el más joven y rubio de los tres reyes magos procedente de Asia. Gaspar entrega el incienso, El incienso es una preparación de resinas aromáticas vegetales, a las que se añaden aceites de forma que al arder desprenda un humo fragante y un olor característico. El incienso en el símbolo de Dios. En muchas religiones el incienso se utiliza en los ritos religiosos.

Baltasar (Serakin), de raza negra, procedente de África, Baltasar entrega el oro, el más precioso de los metales. El Oro es el símbolo del Rey. La descripción de los tres reyes magos fue hecha en el siglo XIV por un monje benedictino, Beda, que los describió en un códice, según hemos expuesto más arriba.

En España a partir del siglo XIX se inició la tradición de convertir la noche de Reyes (noche anterior a la Epifanía) en una fiesta infantil con regalos para los niños, a imitación de lo que se hacía en otros países el día de Navidad, en homenaje al santo oriental San Nicolás. Fue en 1866 cuando se celebró la primera cabalgata de Reyes Magos en Alcoy, tradición que se extendió al resto del país y posteriormente a otros países, especialmente a países de cultura hispana

Lee también:  SALUD: ¿Qué es el gluten? ... No te dejes engañar por la industria.

En el cementerio de Priscila, situado en las Catacumbas romanas de Pedro y Marcelino que datan del siglo IV, se encuentra una pintura conocida como Adoración de los Reyes Magos en la que aparece la Virgen María con el niño Jesús en su regazo y solo 2 Reyes Magos entregando sus ofrendas.

Pintura de los Reyes Magos en las catacumbas de Pedro y Marcelino

Por otro lado, una pintura de las catacumbas de Santa Domitila del siglo III también en Roma muestra a 4 Reyes Magos en torno al recién nacido, reafirmando la fantasía creada por el teólogo Henry van Dyke en su cuento navideño El Otro Rey Mago de 1896, en el que otro mago llamado Artabán se sumaba al viaje de los otros para regalar al niño 3 piedras preciosas con poderes protectores. Según el cuento, Artabán se separó de la expedición y tardó 33 años en llegar a la Jerusalén de Poncio Pilatos despojado de sus riquezas y convertido en un mendigo.

 

La leyenda de los 4 Reyes Magos

Según la tradición armenia los Reyes Magos fueron 12 en representación de las Doce Tribus de Israel, formadas por los descendientes de los 12 hijos de Jacob procedentes de Egipto, que posteriormente fueron conducidas por Moisés hacia la tierra prometida.

El número 12 tiene mucho significado simbólico y es el número predominante en la historia bíblica, comenzando por la cantidad de tribus de Israel. Además de estar ligado durante milenios a la medición del tiempo (12 meses, 2 x 12 horas, 5 x 12 minutos, 5 x 12 segundos), a la medición matemática (cantidad, peso, longitud…) y a la anatomía humana (el intestino delgado mide 12 pulgadas y tenemos 12 pares de nervios en el cráneo responsables de funciones sensitivas y motoras), el número 12 simboliza la perfección. Los primeros en usarlo fueron los babilonios, creadores del zodíaco (12 signos zodiacales) y del cálculo actual del tiempo.