ARGENTINA: Amianto un cancerígeno por el que retiraron vagones del metro SUBTE

ARGENTINA: Amianto un cancerígeno por el que retiraron vagones del metro SUBTE

Subterráneos de Buenos Aires y Metrovías sacaron de circulación de manera preventiva tres formaciones de la línea B adquiridas al Metro de Madrid en 2011, luego de que la empresa española confirmara “la existencia de amianto en dos modelos de tren”.

Esta sustancia se encuentra en el recubrimiento de “un pequeño componente eléctrico” situado en la parte inferior de los vagones al cual los viajeros “no tienen acceso”, por lo que “no supone ningún peligro ni para los pasajeros, ni para los operarios si no manipulan el material”.

Sin embargo, los servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid confirmaron a final de 2017 un caso de cáncer de pulmón en un trabajador del subterráneo afectado por la exposición prolongada a este material.

En Argentina,  voceros de la entidad aseguraron que con la retirada de estas tres formaciones de seis vagones cada una, para hacer un total de 18 vagones, aseguran que “la frecuencia de la línea no se verá afectada”, en tanto siguen funcionando normalmente las otras 24 que prestan servicio en el recorrido entre Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas.

¿Que sucedió? ¿Porqué retiraron los vagones?

José es el primer empleado del Metro de Madrid al que la Seguridad Social le ha reconocido que el cáncer de pulmón que sufre es una “enfermedad profesional”, supuestamente derivada de la exposición prolongada al amianto en su puesto de trabajo.

A cambio de que utilicemos un nombre ficticio para preservar su intimidad, su familia nos cuenta que el suyo “no es el único caso” porque al menos un compañero más presenta una sintomatología similar en el Metro de Madrid, España.

 

La labor que realizaban en los talleres del suburbano en Canillejas consistía en reparar componentes eléctricos de los trenes que contienen este material altamente tóxico y prohibido en España desde 2003, y que de igual forma está prohibido en Argentina.

La desinformación del caso llegó al punto que un rotativo español denunció la muerte de “José”, como le hemos llamado, pero no fue si no un reporte erróneo tomado como fuente real, por lo que se constató que José está en tratamiento en el hospital actualmente.

 

El escándalo provocado por ésta situación desde hace algunos meses, obligó a la empresa estatal y la subsidiaria del SUBTE, a solicitar la confirmación de la existencia de éstos materiales cancerígenos en los vagones que finalmente fueron retirados, después de haberse confirmado la existencia de amianto en los componentes eléctricos en el modelo de vagones CAF 5000.

Tras la confirmación de la existencia de éste material, se tomó la decisión de ejecutar de inmediato el retiro de las 18 unidades afectadas.

¿Qué es el amianto?

Su nombre deriva del griego amianto = incorruptible, asbesto = incombustible. Ambos son silicatos, minerales filamentosos, formados por fibras largas y delgadas, flexibles, fácilmente separables, aislantes del calor, la electricidad y del sonido; y resistentes a la acción del fuego.

Su nombre deriva del griego amianto que significa incorruptible, es parecido al asbesto que de igual forma del griego se traduce como incombustible.

Ambos son silicatos, minerales filamentosos, formados por fibras largas y delgadas, flexibles, fácilmente separables, aislantes del calor, la electricidad y del sonido; y resistentes a la acción del fuego.

Estos silicatos están compuestos principalmente de cal,  hierro y aluminio.

Estas fibras al desprenderse se desplazan hasta las vías respiratorias causando daños severos en el pulmón y luego cáncer.

Imagen con fines ilustrativos.