BOLIVIA: Jornada de paro y marchas por reelección de Morales

BOLIVIA: Jornada de paro y marchas por reelección de Morales

Bolivia vivió marchas, bloqueos y concentraciones multitudinarias que paralizaron parcialmente varias ciudades capitales, promovidas por oficialistas que apoyan una nueva postulación presidencial de Evo Morales y opositores que quieren evitar una nueva reelección del líder indígena.

Desde muy temprano, los cívicos afines a la oposición procedieron al bloqueo de calles de las principales ciudades bolivianas La Paz (oeste), Santa Cruz (este), Cochabamba (centro), Tarija (sur), Sucre (sur), Potosí (sudoeste) y Trinidad (sudeste), pero no impidieron el desarrollo de las actividades laborales, escolares, centros de comercio.

Para el gobierno, el paro cívico en siete ciudades en contra la repostulación de Morales no fue contundente, porque está concentrado principalmente en las urbes y no tuvo efecto en la actividad productiva nacional.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, hizo una evaluación en conferencia de prensa en Palacio Quemado, y aseguró que “el paro ha fracasado” tomando en cuenta que anunciaban masivas movilizaciones y paralizar la economía como parte de una medida política.

Lee también:  FIFA: Investigan porqué en el encuentro entre Uruguay Egipto tenia miles de butacas vacías

En tanto, el titular del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Cuéllar, calificó de contundente el paro.

Dijo que se ha demostrado el poder de convocatoria para el respeto a la democracia, y exigió al Tribunal Constitucional anular el fallo que abre a la reelección indefinida para las autoridades electas.

 

Afirmó que el gobierno debe reflexionar el mensaje que le da el pueblo con las movilizaciones que piden el respeto a los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016 que rechazó una nueva reelección de Morales.

El Ministerio de Trabajo ratificó para este miércoles la jornada laboral como “completamente normal” en los sectores público y privado frente a las diferentes convocatorias a movilizaciones.

 

La ministra de Comunicación, Gisela López, ratificó este miércoles que para el gobierno el 21 de febrero de 2016 representa el “día de la mentira del siglo”, porque la oposición construyó una mentira para dañar la imagen del presidente Evo Morales.

Lee también:  Nicaragua llora sangre, 146 muertos y en aumento

En las movilizaciones se reportaron algunos incidentes y agresiones verbales entre miembros de ambas fracciones, que no llegaron a mayores.

En La Paz, el oficialismo se movilizó por la mañana hasta una concentración masiva en instalaciones de la plaza San Francisco, donde los máximos dirigentes de las organizaciones sociales afines al partido gubernamental proclamaron a Evo Morales como su candidato.

Por su lado, el mandatario boliviano continuaba con su agenda de actividades con la entrega de obras en diferentes regiones del país.

En tanto, los opositores al gobierno se movilizaron en horas de la tarde para realizar marchas por diferentes vías.

Luego se concentraron en el centro de la ciudad para emitir sus discursos en los que pidieron, por separado, el respeto a la democracia y al voto del pueblo que dijo No a una nueva repostulación de Morales.

Lee también:  OPINIÓN: La manipulación de las masas

En Santa Cruz, los opositores salieron a bloquear las calles y posteriormente se sumaron a las marchas contra la postulación de Morales en las elecciones de 2019.

El Comité Cívico movilizó más de una veintena de sectores, entre ellos el transporte urbano, libre y pesado, empresariado, la gobernación cruceña, entidades de salud entre otros.

Los oficialistas se concentraron la noche del martes luego de una multitudinaria marcha que proclamó al presidente Morales como su candidato presidencial para los comicios de 2019.

En Cochabamba, ambas fracciones, por separado, se sumaron a las marchas y concentraciones, con algunos incidentes aislados.

Por su parte, en su evaluación, el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, dijo en conferencia de prensa que el paro cívico contra la repostulación del presidente Evo Morales no afectó el aparato productivo del país, por la poca adhesión del pueblo boliviano a esa medida convocada por la oposición.