OPINIÓN: La banca de Qatar ¿Presta capital sin intereses?

OPINIÓN: La banca de Qatar ¿Presta capital sin intereses?

Qatar mitad más de pequeño que El Salvador para 1971 era el territorio más pobre de las colonias británicas. Con temperaturas de 50 grados, despoblado, era el peor lugar para vivir. Ahora es el país más rico del mundo.

Con negocios y propiedades en varias naciones posee un fondo de inversión de $330,000 mil millones para colocarlos fuera de Qatar. El Salvador, -por ejemplo- si tan siquiera no existieran trabas para que Qatar airways aterrizara en el Romero.

Con el hermanamiento con Doha, capital de Qatar Nayib, Bukele hace un avance inteligente de que para él, el modelo de desarrollo económico es el país más rico del mundo.

¿Cómo Qatar salió de la pobreza? Su fuente de desarrollo más que petróleo fue el gas natural y la impresionante transformación de «campo norte» en la mayor reserva de gas del mundo.

De no valer nada ya que debía ser transportado en gaseoductos y estando Qatar lejos de cualquier lugar a nadie le interesaba la riqueza qatarí.

El gobierno del emir Hamad bin Khalifa al Thani, le apostó a la tecnología, una que no estaba ni muy desarrollada y extendida para llevar al gas de su estado natural y de difícil exportación hacia una forma líquida como si de petróleo se tratara. Así llenar un buque metanero es 4 veces más barato en Qatar que en EE.UU.

 

Y allí esta una de las apuestas en las que nuestro país puede aprovechar el fondo de inversión qatarí: gas o tecnología.

Lee también:  TECH: Nuevo Chrome, requerirá mucha más RAM

La segunda: como ya vimos con el desastre económico venezolano creado por el socialismo del siglo XXI, para Qatar, no solo bastó tener y extraer recursos naturales. Supo con esa riqueza prepararse para no depender de un solo rubro económico.

 

Constituyó la Autoridad de Inversiones de Qatar, un fondo que tiene como objetivo dejar de depender del gas o petróleo y para ello invierte no solo a nivel nacional sino mundial:

Cuarto inversor de oficinas en EE.UU. con $5,000 millones. Propietarios mayoritarios de la City de Londres. Mayores accionistas en: Volkswagen, Iberdrola, Barclays Bank, Tifany; Shell e importantes acciones en el ruso Rosneft.

El interés qatarí de aperturar relaciones diplomáticas e invertir en Latinoamérica (y que El Salvador debiese aprovechar) vendría de la mano de otro objetivo: el político-diplomático.

Ganar peso internacional. En la batalla por dejar de estar bajo la influencia de Arabia Saudita la identidad propia y establecimiento de áreas de influencia social y política son vitales para Qatar.

Así la mayor base militar estadounidense de la región está allí. Creó Al-Jazeera. Derrotado el bloqueo por parte de los Saud, anunció más apertura: inversión extranjera y reforma migratoria para hacer más fácil la residencia de la mano de obra que emigra.

Lee también:  OPINIÓN: ¿Cuál será el legado del Papa Francisco para América Latina?

SEGUNDO

Todos conocemos el sistema perverso bancario salvadoreño. Es decir no prestan para iniciar un negocio, sino para irse de viaje o comprar un carro. Los banqueros se justifican por la mala gestión empresarial o desvío de destino que hacen los salvadoreños con el dinero prestado.

¿Pero entonces quien debe aperturar créditos para las startups o MYPES que inician? Es mentira que el GOES creará empleos, la única salida de la pobreza de un país es crear empresas que empleen a las personas.

Si la banca local no cambia ese sistema entonces una salida es promover desde el Estado la competencia de un nuevo actor financiero: la banca islámica.

Partiendo de la Sharia que considera que prestar con intereses es pecado de usura esta banca actualmente muy popular opera bajo esa filosofía en países islámicos.

Sus ganancias provienen de cobrar una comisión por guardar el dinero también de plusvalías relacionado con bienes raíces donde participan de beneficios los clientes (dación en pago y reventa de la casa). A sus clientes les aplican la Hibab: pequeños regalos en lugar de intereses por sus ahorros.

La banca islámica contraria a la banca occidental tiene un listado de negocios donde se puede y no (tabaco, armas, pornografía) invertir: el dow jones islamic markets.

Esta clase de banca es muy novedosa en los países musulmanes (tan acostumbrados a la corrupción bancaria) y su mejor ejemplo lo encontramos en Bangladesh donde este sistema bancario lo sacó de ser un país agrícola por uno de manufactura textil.

Lee también:  Finlandia HELSINKI: 2mil Personas Protestan contra Putin y Trump

Incluso Citybank viendo que la idea de transparencia y buena praxis se asocia con la banca islámica ha comenzado a ofrecer este sistema de servicio a sus clientes.

¿No es acaso este un buen modelo para impulsarlo en nuestro país desde la sana idea de competencia que tanto defiende el capitalismo?

Corolario:

La oportunidad salvadoreña con Qatar o la banca islámica podrían compararse a primera vista con la ideologizada  relación que ARENA/FMLN mantienen con Taiwán sobre China Popular.

Pero visto el uso histórico de despilfarro con los recursos económicos taiwaneses en nuestro país dicha posición de apoyo diplomático salvadoreño a Taipéi le tiene más redito a los partidos de gobierno que al desarrollo económico nacional.

Es innegable que es nueva idea la incursión de negocios desde medio oriente en nuestro país ya que la diferencia estaría que con los árabes sería para el desarrollo de nuestros habitantes porque desean recuperar su dinero, no regalárselo a un partido de gobierno para su campaña electoral.

Después de todo, la derecha, nos ha enseñado que el capitalismo no tiene ideología, raza y menos religión. El dólar es verde aquí, NYC, Doha o Dacca, y los intereses por pagar no siempre son monetarios.

Autor: Marvin Aguilar

Columnista de elsalvadortimes.com