OPINIÓN: De Syria Hacia América Latina, Un Nuevo Horizonte / ¿Un Nuevo Riesgo?

OPINIÓN: De Syria Hacia América Latina, Un Nuevo Horizonte / ¿Un Nuevo Riesgo?

Tony Kassab no sabía qué le depararía el futuro cuando tuvo que abandonar su casa en la ciudad siria de Homs, a causa de la guerra. Gracias a su tío, llegó a Argentina en 2016 y ahora trabaja manejando un restaurante en la ciudad de Córdoba, donde prepara comida típica de su país de origen.

“La gente aquí no conoce mucho la comida árabe, así que nuestra misión es preparar comida de este tipo de buena calidad. Y así puedo compartir mi cultura con la gente de aquí”, explica Kassab.

Kassab es uno de los 320 sirios que han llegado a Argentina gracias al “Programa Siria”, puesto en marcha por el Gobierno argentino en 2014. Las demandas de asilo desde que empezó la guerra en Siria en 2011 no paran de crecer, y en 2017 Argentina registró su récord de llegada de refugiados provenientes del país en guerra, doblando los datos del año anterior.

Una “generosa tradición de asilo”

América Latina tiene una “generosa tradición de asilo”, destaca la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR). A finales del siglo XIX empezó la llegada masiva de migrantes europeos. En los años 30 fueron los españoles que huían de la Guerra Civil en su país; a los que siguieron otros muchos buscando refugio de guerras y abusos hasta el día de hoy.

Según las estadísticas de ACNUR, América Latina ha acogido hasta ahora a unos 5.000 refugiados sirios, y los pronósticos apuntan a que las cifras seguirán aumentando. El país que más refugiados sirios ha recibido es Brasil, unos 2.300. Otros destinos principales son Argentina y Uruguay.

 

¿Cómo funciona el Programa Siria en Argentina?

Lee también:  NICARAGUA: Cámara de empresarial COSEP convoca a una marcha nacional

El programa otorga un visado humanitario a aquellos refugiados sirios que cuenten con un “llamante” o “requiriente” en Argentina que se comprometa a cubrir sus gastos básicos de alojamiento y manutención durante no más de un año.

 

Los “llamantes” o “requirentes” pueden ser personas privadas, familias, organizaciones de la sociedad civil, e incluso instituciones o entes del Estado. La ciudad argentina de San Luis, por ejemplo, recientemente acogió a 18 personas, entre adultos y niños, para ofrecerles la oportunidad de reconstruir sus vidas.

En el caso de Kassab, su tío Farhan se comprometió a hospedarlo y darle trabajo en su restaurante. El programa también le permite tomar clases de español y, con el apoyo del programa de asistencia humanitaria de los Cascos Blancos, le ha designado un voluntario.

Se trata de Gonzalo Fiore, un abogado que ha sido vital para ayudar al joven sirio a ponerse de pie. Rápidamente se hicieron amigos y ahora se ven habitualmente. “Aprendo más de Tony que de mis libros”, dijo Gonzalo, de 26 años, que ahora está estudiando para obtener una maestría en relaciones internacionales. Utilizando el inglés como lengua común, han forjado un fuerte vínculo. Tony espera pronto poder hablar español con su amigo.

Lee también:  OPINIÓN: El fin del financiamiento

“Me siento muy bien, es genial que nos reciban y aquí la gente es muy buena. Quiero agradecer a Argentina todo su apoyo—a la gente y al Gobierno”, dice Kassab.

Apoyo regional al reasentamiento

A diferencia de otros destinos como Europa occidental o Canadá, los refugiados en América Latina se encuentran con retos añadidos: mayores índices de pobreza y criminalidad, inflación disparada, estructuras gubernamentales y servicios sociales más débiles, así como menores oportunidades laborales.

Con la intención de ofrecer apoyo técnico y financiero a países emergentes que quieran establecer o fortalecer programas de reasentamiento de refugiados, ACNUR y OIM lideraron la creación del Mecanismo de Apoyo Conjunto para Países de Reasentamiento Emergentes (ERCM, por sus siglas en inglés).

Desde mediados del 2017, ACNUR y la Organización Internacional para la Migración (OIM) están apoyando la implementación del Programa Siria en Argentina. Su trabajo se enfoca en tareas de identificación, traslado e integración de estas familias.

Otro vecino del Cono Sur, Chile, se ha sumado recientemente a la acogida de refugiados sirios. En octubre, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dio la bienvenida a 66 sirios (18 hombres, 16 mujeres y 32 niños) provenientes de Líbano. Los refugiados acogidos han empezado a rehacer sus vidas en dos comunidades: Villa Alemana, a 100 kilómetros al noroeste de la capital Santiago, y Macul, en el centroeste del área del Gran Santiago.

Tanto los adultos como los niños han empezado a recibir clases intensivas de español y apoyo psicosocial por parte de la Vicaría de Pastoral Social Caritas, la organización responsable del proceso de seguimiento y apoyo a su integración.

Lee también:  NICARAGUA: El pueblo pide la renuncia de Ortega, aún después de retirar polémica ley

El programa de reasentamiento de refugiados sirios en Chile busca reasentar, desde Líbano, a un total de 120 refugiados sirios en condición altamente vulnerable.

Hacia un Pacto Mundial sobre Refugiados 

El trabajo del ERCM es un ejemplo de responsabilidades compartidas para mejorar la situación de aquellos que se han visto obligados a abandonar sus hogares. ACNUR lidera el proceso para desarrollar un Pacto Mundial sobre Refugiados que permita encontrar formas de responder conjuntamente a los movimientos de refugiados y no sobrecargar a unos pocos países.

La intención es ayudar a los refugiados a encontrar una solución a su difícil situación, que podría incluir la repatriación voluntaria cuando las condiciones lo permitan, encontrar la forma de ser autosuficientes en el país de asilo o reasentarse a terceros países.

La agencia para los refugiados ha presentado propuestas para expandir vías complementarias, formas alternativas para que los refugiados sean admitidos en terceros países, además de las rutas de reasentamiento tradicionales.

¿Existen Riesgos Para Los Latinoamericanos?

Según las entidades dedicadas a apoyar a aquellas personas que han sido desplazadas, el riesgo es mínimo. Sin embargo los movimientos islamofóbicos que empujan el rencor podrían representar un riesgo a considerar, aunque la mayoría de ciudades en latinoamerica no son objetivos militares ni partes participantes en el conflicto en Siria hasta el momento.