OPINIÓN: Una concesión que mata la economía en Escuintla – Por Mayduvin Trujillo

OPINIÓN: Una concesión que mata la economía en Escuintla – Por Mayduvin Trujillo

La historia de la autopista Palín-Escuintla, parece el “reprise” de las prácticas de corrupción y nepotismo con el que se han beneficiado politiqueros que no se interesan en el pueblo, si no que en sus propios bolsillos.

El vice-ministro de Comunicaciones, Rubén Mejía relató que es la primera concesión hecha  de este tipo, y generó al herario público desde el 2000 hasta el 2014 un monto de Q955.634 millones de quetzales (USD$114 millones) que implica el 1% de regalías.

Ni con éste monto ni sumandole los impuestos que supuestamente son para mantener las carreteras, estas de forma nociva se dejan descuidadas.

La carretera antigua de palín escuintla sigue siendo un paso peligroso y poco transitado, ya que el 92% de todo el tráfico es captado por la autopista y un 8% de los vehículos transitan por la carretera activa, según el MICIVI.

Este tipo de proyectos pareciera que son tan rentables que con desesperación buscan la renovación de la concesión. Pero la realidad es que para quienes verdaderamente no es rentable es para los ciudadanos de Escuinla.

El diputado del Partido Patriota Luis Contreras solicitó en forma oficial, en el 2013, que el contrato fuera declarado lesivo, por la inversión que hizo el país y porque la empresa no desembolsó más de lo que Guatemala invirtió.

 

“El país gastó más de 350 millones de quetzales (US$44 millones), y ellos construyeron una carretera —de Escuintla a Puerto Quetzal— [  y Marhnos que debía de invertir la misma cantidad ] dice que [ ellos ] invirtieron 180 millones de quetzales (US$22,7 millones), pero son precios sobrevalorados, porque esa carretera no pasó de 100 millones de quetzales (US$12,6 millones)”, dijo Contreras.

Al igual que con Belice, aca le regalamos a Marhnos 250 millones de quetzales para que ellos se enriquecieran lesionando la economía de los escuintlecos. Y por lo tanto la historia de Guatemala parece repetirse una y otra vez.

 

Las ganancia de Mahrnos fue de 209 millones y el nivel de vida de los escuintlecos no es superior a los de otros departamentos, lo cual muestra un claro contraste de los ganadores y los perdedores.

En general los ciudadanos guatemaltecos han perdido por la obra no construida por Mahrnos un total de 115.9 millones de quetzales (USD$ 14.6 millones) y el subsidio que los ciudadanos le dieron a la empresa Mahrnos durante los primeros seis años, sin que exista evidencia de que los beneficios sociales directos o indirectos para los escuintlecos hubieren generado una clase media más fuerte.

Es tan poco ventajosa para el pueblo de Guatemala que el gobierno autorizó a Marhnos a modificar las tarifas cada seis meses, pero no el porcentaje de las regalías a favor de Guatemala. Los cobros han subido más del doble desde su creación hasta la fecha.

En un acto público Juan Martinez, gerente general de Marhnos, tuvo el descaro de declara que quiere seguir “invirtiendo”, cuando aún le adeuda al pueblo de Guatemala 115.9 millones de quetzales.

Datos de la obra

En febrero de 1997, el gobierno de Guatemala hizo una licitación internacional para entregar en concesión la autopista Palín-Escuintla, con una extensión de 23.9 kilómetros y que tuvo un costo de poco más de 334 millones de quetzales (US$42 millones).

Para esto se hizo un préstamo de US$50 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), además de utilizar fondos de la Dirección General de caminos, ahora Ministerio de Comunicaciones.

La empresa que ganó el concurso fue la mexicana Constructora Marhnos, S.A. El acuerdo establecía que a partir del abril de 1998, la firma debía hacerse cargo de la obra hasta abril del 2023. En los primeros dos años, la empresa no debía entregar regalías al Estado, pero sí construir una carretera de 43 kilómetros entre Escuintla y Puerto Quetzal que, según datos de Marhnos, tuvo un costo de 168 millones de quetzales (US$21 millones). La compañía acordó construirla, pero no darle mantenimiento, como sí debe dárselo a la autopista que administra.

Según datos del Ministerio de Comunicaciones, desde el 2000 —cuando Marhnos empezó a pagar el 1% de regalías— han circulado por esa vía más de 60 millones de vehículos, lo que le ha representado 905 millones de quetzales (US$114 millones) en regalías y por lo tanto 90.5 MIL millones de quetzales a los bolsillos de los de siempre a costa de los más pobres.

¿Imagina todo lo que se podría hacer por el pueblo de Escuintla si el 100% del peaje fuera para beneficiar al pueblo y no a los amigos de los corruptos de siempre?