Ejecutivo se corrige y evita deuda para la compra de vacunas

Comparte

La iniciativa fue presentada por el presidente y sus ministros de Finanzas y Salud. Fotografía: Congreso.
La iniciativa fue presentada por el presidente y sus ministros de Finanzas y Salud. Fotografía: Congreso.

El Pleno de diputados está convocado para sesionar hoy a las 10 horas. Entre los temas de agenda figura una propuesta legal que busca facilitar el proceso de compra de las vacunas contra el covid – 19, que fue impulsada por el Ejecutivo.

Pero no es la misma iniciativa que se presentó hace menos de una semana, el presidente Alejandro Giammattei se vio obligado a retirar su primera propuesta, luego que la sugerencia recibió críticas de la oposición y levantó dudas en diputados de la alianza oficialista.

Esa sugerencia basaba parte del financiamiento de las vacunas en la emisión de bonos del tesoro, que no es más que un préstamo bancario al Estado de Guatemala, lo que sumaba una deuda más como sociedad con una tasa de intereses elevada, según los críticos.

Incluso el ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci, fue cuestionado en el Congreso por la forma en que se pretendía hacer la compra, según informes financieros de los legisladores existen fondos que no se gastaron el año pasado que alcanzan para las vacunas.

Estrategia a la que tuvo que recurrir el propio presidente, quien junto al ministro de Finanzas inspeccionó el gasto de cada una de las entidades de gobierno durante el 2020.

La conclusión fue clara: Si hay recursos para la compra de vacunas sin la necesidad de endeudar más al país, como ellos habían sugerido inicialmente en su propuesta de ley.

“Con Finanzas, nos pusimos a rascar la olla en un montón de lugares y encontramos fondos que ya no se van a utilizar o que fueron para préstamos que ya se concluyeron, lo que nos permitiría poder contar con la vacuna sin necesidad de pedir un solo centavo”, explicó el presidente ante los Jefes de Bloque del Congreso al momento de presentar su nueva propuesta.

La formula

Los fondos para financiar las vacunas contra el covid – 19, sin la necesidad de deuda, será utilizando el dinero que no se gastó en el 2020 y el que fue otorgado en préstamos para la atención de la pandemia, según explicó el titular de la cartera de Finanzas.

“Básicamente utilizando saldos que en condiciones normales son saldos de caja, que en el ministerio de Finanzas utilizamos en caso haya alguna sorpresa en la recaudación los vamos ajustando”, refirió el ministro.

Tomaran recursos autorizados mediante los decretos legislativos 12, 13 y 20 que no fueron ejecutados el año pasado, que detallan 43 saldos de caja que equivalen  Q1240 millones; de los cuales Q460 millones eran del Fondo de Crédito para Capitales de Trabajo y Q780 millones en bonos del tesoro ya autorizados en 2020.

Así mismo 52 préstamos externos que hacen Q16 millones más y 11 ingresos corrientes  que provienen de la recaudación tributaria, lo que hacen otros Q244 millones.

La iniciativa también busca excluir de la ley de compras a las vacunas contra el covid – 19, para que el gobierno tenga la libertad de dar adelantos que la norma impide y que son clave para apartar las medicinas.

También se busca exonerar del Impuesto al Valor Agregado (IVA) las vacunas, con el objeto de facilitar el ingreso de los antídotos al país, que serán distribuidos entre grupos de riesgo y el personal que atienda la pandemia en la primera línea.

Anuncian enmiendas

Tanto diputados de la alianza oficialista así como de la oposición manifestaron estar de acuerdo con esta nueva forma de financiamiento, y del espacio de diálogo que impulso el presidente, que en más de una ocasión había sido solicitado por congresistas.

Pero eso no significa que estén del todo de acuerdo con la propuesta. Se les entregó una iniciativa a menos de 24 horas de la sesión en la que se pretende que la misma sea aprobada de urgencia nacional, lo que les da menos tiempo para estudiar y evaluar el proyecto.

Aunque el apoyo a la propuesta es casi seguro, por la necesidad sanitaria, algunos congresistas afirmaron que tienen algunas enmiendas elaboradas para reforzar la iniciativa de Giammattei.

“Nosotros pretendemos presentar una enmienda que habla de la calidad de la vacuna y cuales deberían de ser los requisitos mínimos e internacionalmente aceptados para nosotros poder comprar una vacuna. No queremos la más barata, queremos la de mejor calidad”, señaló Álvaro Arzú Escobar, jefe de bloque de Partido Unionista.

Por su parte Carlos Barreda, jefe de bloque de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) dijo que es necesario plasmar en el documento otros aspectos que serán necesarios en un futuro para el combate a la pandemia, como abrir la posibilidad de compra de vacunas a entidades privadas.

“La empresa privada puede contribuir también en importar, distribuir y comercializar las vacunas, es un esfuerzo sin precedentes y todos debemos de apoyar, pero vacunar a 11 millones de guatemaltecos en un año significaría 30 mil diarios, yo estoy seguro que esto nos va a llevar más tiempo”, advirtió.

Según la presidencia la vacuna será gratuita y si se permitirá al sector privado adquirir vacunas, aunque duda que sea algo que los empresarios hagan en este momento, ya que se da prioridad a los gobiernos en el proceso de compra y la cantidad mínima es de 2 millones de dosis.

También existe la posibilidad que se busque incluir la redacción final de la ley de vacunación, que está varada desde 2017, y que según algunos diputados podría ser una herramienta útil para la logística de vacunación.

Via PL


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *