SALUD: Este niño se hace #VIRAL al ver por primera vez los colores reales.

SALUD: Este niño se hace #VIRAL al ver por primera vez los colores reales.

¿Estas seguro de que los colores que te ves son los colores reales?. En nuestra búsqueda por apoyar a niños con dificultades visuales, nos topamos con éste video que aunque navideño, nos recuerda del milagro que son nuestros ojos.  Después del video te dejamos información completa de éste defecto que afecta a tanta gente sin que lo sepa incluso. Recurre a tu oculista o visita Kairos en Centro Comercial Zona 4 Torre Profesional 2, Oficina 604 (Tel 2313-0920 y 21)

 

Su regalo de navidad fue una vida con mejor color

Publicado miércoles, 10 de enero de 2018

La visión del color es una respuesta fisiológica y psicológica al estímulo de la radiación que incide en los ojos. Es decir, el color no es una propiedad intrínseca de los cuerpos sino la forma en que las personas interpretan las diferentes frecuencias que forman parte de la luz. De ahí que convenga distinguir entre los elementos objetivos y subjetivos que ocurren en la sensación de color.

Los cuerpos que emiten luz por algún método físico- químico se ven del color de la radiación.

 Por otro lado, el color de un cuerpo depende de la luz que incide sobre él y de la naturaleza del propio objeto. El color que se observa es el resultado de la absorción selectiva de algunas de las frecuencias que pertenecen al espectro visible. El resto de las frecuencias llega a nuestros ojos después de haber sido reflejadas o transmitidas por el cuerpo.

Una vez que el rayo llega al ojo, y más concretamente a la retina, se produce la excitación de las células fotorreceptoras (conos y bastones) que convierten los estímulos luminosos en impulsos que transmiten a otras células hasta que llegan al cerebro. Los conos son los encargados de la agudeza visual y discriminación de los colores con iluminación muy intensa, siendo muy numerosos y desarrollados en la zona central de la fóvea; mientras, los bastones conciernen a la visión con luz escasa.

Una de las características en la visión de los seres humanos es su capacidad para discriminar colores y también para igualar cualquier color (mediante mezclas aditivas) a partir de una determinada cantidad de los llamados colores primarios. Esto se lleva a cabo como síntesis neuronal que a partir de las absorciones máximas de los tres tipos de conos realiza el cerebro. Los conos aislados no transmiten información acerca de la longitud de onda del estímulo luminoso. Cuando un cono absorbe un fotón, la respuesta eléctrica que genera es siempre la misma, sea cual sea la longitud de onda.

 

 Cuando estos procesos no se producen correctamente se dice que la persona posee una “visión defectiva o anómala”.

Con este trabajo se persigue mostrar los tipos de anomalías que se conocen, las causas, y distintos estudios que se han llevado a cabo.

 

TIPOS DE ANOMALÍAS CONOCIDAS:

Según Hering, el color es el resultado de la actividad de tres tipos de mecanismos perceptivos (procesos opuestos) relacionados con la detección de desequilibrios relativos en la energía luminosa que llega al observador. El primero de ellos es el denominado “blanco- negro” o “acromático” cuya actividad se basaría en la comparación de las cantidades de luz procedentes de áreas vecinas. A los otros dos se les denomina “cromáticos”. Son la ceguera “rojo-verde“, en la que predominan las longitudes de onda medias o cualquiera de los extremos. Y la ceguera “amarillo-azul” que indica un predominio de las longitudes de onda largas o cortas, pero no simultáneas.

Lee también:  Finlandia HELSINKI: 2mil Personas Protestan contra Putin y Trump

Las anomalías pueden estar relacionadas con la imposibilidad de reconocer un color (debida a la falta, inactivación o falta de desarrollo de algún tipo de conos) o la dificultad de reconocerlo (causada por una alteración en la absorción de dicha célula fotorreceptora). A las primeras se les denomina deficiencias cromáticas severas, y a las segundas anomalías cromáticas.

Entre las primeras hay que destacar:

  • MONOCROMATOPSIA: Sólo presentan un tipo de conos con lo que las personas con esta deficiencia no tienen capacidad para distinguir colores, sólo ven grises. Parece como si sólo pudieran distinguir la claridad. Su visión es similar a la de aquellos que carecen de cualquier tipo de conos (ACROMATOPSIA).
  • DICROMATOPSIA: presentan dos tipos de conos. Podrían hacer igualaciones pero algunas combinaciones serían indistinguibles y muchas mezclas serían inaceptables para el observador normal.

Se pueden distinguir cuatro tipos de dicromatopsias:

  1. Protanopía: confunde el rojo y el verde entre sí, y el rojo y el verde azulado con el
  2. Deuteranopía: también confunde rojo y verde entre sí y, además, el rojo púrpura y el verde con el gris.
  3. Tritanopía y tetranopía: confunden el amarillo y el azul, y el púrpura azulado y el amarillo verdoso con el gris. La diferencia entre ellas se debe a que la longitud de onda máxima de la primera es de 555nm y la de la segunda es de 560nm.

La primera es del tipo protán (los rojos se ven como verdes), la segunda del tipo deuterán (en este caso los verdes se ven como rojos) y las terceras del tipo tritán.

 

  • TRICRÓMATAS ANORMALES. También existen anomalías en los observadores tricrómatas a los que no les satisface las igualaciones hechas por un observador normal. Son las pertenecientes a las anomalías cromáticas.

 Hay tres tipos:

  1. Protanomalía: pertenece al grupo de anomalías del tipo protán (presenta una confusión entre el rojo y el verde, viéndose los rojos como verdes como en el caso de los protonopes).
  2. Deuteranomalía: esta pertenece al tipo deuterán (confusión entre rojo y verde, viéndose también los verdes como los rojos como ocurre con los deuteranopes). Se diferencia con la anterior en la curva de sensibilidad espectral y en las igualaciones colorimétricas.
  3. Tritanomalía o tritanopía incompleta: como en el caso de la tritanopía se confunde el amarillo con el azul.

 

Excepto en el caso de las anomalías cromáticas que carecen de puntos neutros, para el resto de las deficiencias cromáticas sí existen. Destacando el caso de la acromatopsia en la que para todas las longitudes de onda existen puntos neutros.

Lee también:  GUATEMALA: 60 policías son detenidos por actuar fuera de la Ley

 

 


  • CAUSAS DE LAS ANOMALÍAS:

 

Existen dos tipos de deficiencias según las causas a las que son debidos los defectos visuales del color. De tipo congénito, de carácter permanente, y de tipo adquirido, con posibilidad de reversibilidad.

 

  • DEFICIENCIAS CONGÉNITAS: La mayoría de los daltonismos (rojo- verde) y de los monocromatismos son de origen genético.

Este tipo de anomalías afecta más a los varones (entre 7-8%) que a las mujeres (0.5-0.6%) afectando a los dos ojos.

A la hora de explicar cómo están relacionadas estas alteraciones con la genética aparecen varias teorías tales como:

 

  1. Modelo primario de transmisión: a la conclusión que llega este modelo es a que el defecto se encuentra en el cromosoma X, pero es un gen recesivo con lo que se explicaría la predominancia del daltonismo entre los varones (que sólo poseen un cromosoma X) que entre las mujeres (que poseen dos). Esta teoría sólo permite explicar la existencia de una sola anomalía en un individuo, pero no explica el motivo de que se den más de una.

 

  1. Modelo de Piantanida: este modelo sí que explica este último supuesto. La manera de hacerlo es recurriendo a la idea de que se unen en un individuo genes marcados con distinto tipo de anomalías. Esto permitiría confirmar la hipótesis de que las deficiencias del tipo protán y deuterán no se encuentran en los mismos locis en el cromosoma X.

Piantanida considera seis tipos de deficiencias rojo- verde (protanomalía, protanomalía extrema, protanopía, deuteranomalía, deuteranomalía extrema y deuteranopía) asociadas no sólo ya a la degeneración normal de los fotopigmentos rojo y verde, sino también a su propia generación anómala. O como en los casos extremos de protanopía y deuteranopía en los que se carece del fotopigmento rojo y verde, respectivamente.


  1. Aportaciones de Nathans: con sus trabajos llegaron a las siguientes conclusiones: las anomalías del tipo tritán están relacionadas con las anomalías que se puedan presentar en el cromosoma 7, mientras que las anomalías del tipo protán y deuterán lo están con las posibles anomalías en el cromosoma X.

Los genes responsables de los fotopigmentos rojo y verde tienen muchas similitudes entre ellos, no así el responsable del azul que se parece más a los generadores de rodopsina (fotopigmento de los bastones).

Considera como responsables de las anomalías rojo- verde a los procesos de crossing over (que pueden ocurrir durante la meiosis celular). Se puede presentar falta de alineamiento en la región donde se hallan estos genes, pudiendo también, al producirse la separación de los cromosomas, que un brazo carezca del gen mientras que el otro posea dos. Causas estas que explicarían la protanopía y la deuteranopía.

 

 

 

  • DEFICIENCIAS ADQUIRIDAS:

Son muchas y muy variadas las causas que pueden generar ceguera cromática adquirida. Este tipo de alteración en la visión del color puede afectar tanto a hombres como a mujeres. En este caso no afectará por igual a ambos ojos, sino que normalmente afecta a un solo ojo, son alteraciones de monoculares.

Lee también:  RECREACIÓN: Se anuncia la creación de un nuevo manga y dos obras teatrales

En general, en contra de lo que ocurría con los daltonismos, la mayoría de las alteraciones del tipo tritán forman parte de las deficiencias adquiridas. Es destacable que esta alteración tiende a darse con mayor frecuencia entre dos grupos completamente opuestos, los ancianos y los niños. Las causas cernientes a los primeros son las debidas a la edad, el progresivo amarilleamiento del cristalino, la acumulación excesiva de pigmento macular, o los cambios degenerativos en los conos y/o en el nervio óptico. En cuanto a porqué se da en niños, y concretamente en niños de preescolar (como se comprobó en un estudio realizado por un grupo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid), la explicación está relacionada con el retraso madurativo relativo en los conos responsables del azul- amarillo (los trita- conos).


Se pueden clasificar en dos tipos: enfermedades infecciosas y no infecciosas.

 

 

  1. Enfermedades infecciosas: tales como sífilis que afectan al mecanismo receptivo (disminución en la discriminación azul- amarillo).

Este tipo no afecta siempre a toda la retina, a veces es sólo una pequeña área la afectada por la tritanopía.

Para corregir este tipo de alteraciones habrá que curar la enfermedad y, en algunos casos, aún así, no será posible la recuperación.

 

  1. Enfermedades no infecciosas: afecciones oculares (como por ejemplo, cataratas, retinopatía diabética, glaucoma, degeneración macular senil, compresión del nervio óptico, desprendimiento de retina). Afecciones de tipo nervioso como la esclerosis múltiple. Traumatismos craneoencefálicos. Enfermedades sanguíneas.

 

  1. Los casos más corrientes se deben al consumo excesivo de tabaco y alcohol, y otros tipos de drogas. A la acción de algunos fármacos como los estimulantes cardíacos, sustancias antibacterianas, píldoras anticonceptivas (como se desarrolla en el estudio realizado por un miembro del departamento de Óptica de la Universidad de Granada).

Se pueden producir alteraciones debido a intoxicaciones. En alguna de ellas se produce la debilidad entre rojo- verde acompañada de la disminución de la agudeza visual y por una menor habilidad para la discriminación amarillo- azul y claro- oscuro. Si la intoxicación prosigue, se llegará incluso a la ceguera cromática.

Existen, también, otros factores causantes de estas alteraciones tales como el láser o la exposición a algunos productos químicos. E, incluso en algunos casos, la exposición prolongada delante del ordenador puede provocar estados tritán transitorios.

 

 


  • SISTEMAS DE DETECCIÓN DE ANOMALÍAS:

 

Existen distintos tipos de pruebas para detectar las anomalías cromáticas que se han descrito con anterioridad.

Destacaremos tres de ellas:

 

  • PSEUDOISOCROMÁTICAS: sobre un color de fondo se coloca un figura con el mismo tono pero de distinto color.

Algunos de los tests que se utilizan para llevarlas a cabo son: el test de Ishihara, el test Standard Pseudoisochromatic Plates (SPP) de Igaku Shoin, el test City University Test (CUT), o el Test de Identificación de Daltonismos (TID).

Es la más utilizada en los estudios de detección de anomalías.