CHILE: Turistas recogen sus propias uvas en el festival de la cosecha

CHILE: Turistas recogen sus propias uvas en el festival de la cosecha

VALLE DE COLCHAGUA, Chile – Docenas de turistas armados con tijeras afiladas y con guantes y delantales polvorientos caminan a través de filas de enredaderas verdes, recogiendo a mano uvas moradas oscuras que se convertirán en vinos chilenos disfrutados en todo el mundo.

Es un trabajo duro bajo un sol abrasador y los recolectores profesionales los observan desde la distancia sonriendo a escondidas. Pero los turistas han pagado por la experiencia práctica de la cosecha chilena, que atrae a miles de visitantes cada año, por lo que cuidadosamente cortan las preciadas uvas en racimos y las depositan en cajas de madera en la viña Viu Manent.

“La verdad es que siempre se bebe el vino, pero realmente no se conoce el proceso que hay detrás de él”, dijo Gina Cuesta, una visitante de Colombia.

Chile es el noveno productor mundial de vino, con una producción de cerca de 800 millones de litros el año pasado. Fue el cuarto exportador mundial en volumen y el líder entre los productores del “Nuevo Mundo”.

Lee también:  GUATEMALA: Hoy empieza a funcionar libramiento de Chimaltenango

El país sudamericano lleva elaborando vino desde mediados del siglo XV, cuando los colonos españoles trajeron las primeras viñas, y se ha hecho conocido por producir vinos fiables y asequibles.

Los visitantes pagan hasta $90 por el tour de Viu Manent, que incluye montar en carruajes tirados por caballos o en bicicletas en los pastizales del Valle de Colchagua, una de las regiones vitivinícolas más conocidas de Chile.

Y tienen la experiencia de recoger uvas.

 

Aunque los turistas no se quedan con las uvas, completan su trabajo con carne a la parrilla, jugo de uva fermentado y una copa de malbec en el centro de visitantes del viñedo, que este año fue nombrado el mejor del mundo por la revista británica Drinks International. Fundada en 1935, Viu Manent también fue galardonada como la Bodega del Año 2017 por la asociación Wines of Chile.

“Hay algunos viñedos que ofrecen iniciativas similares, pero ninguno es tan completo y enfocado en la experiencia integral de la producción de vino y la enología como el nuestro”, dijo Freddy Grez, quien está a cargo de las actividades turísticas de Viu Manent.

 

Cada año, cerca de 37.000 visitantes -la mayoría de ellos de Brasil y Estados Unidos- visitan la viña a unos 140 kilómetros (90 millas) al sur de la capital chilena. El viaje de dos horas en auto desde Santiago por la “Ruta del Vino” del país ofrece a los turistas la oportunidad de hacer compras de vino en casas de huéspedes y restaurantes que ofrecen carmenere, cabernet sauvignon y otras variedades por las que Chile es conocido.

Lee también:  Puerto Rico: Los límites de la democracia americana - El caso de PR ante la OEA

Las barreras naturales de Chile tienen mucho que ver con el exitoso crecimiento de su industria vitivinícola. Está protegido por el Océano Pacífico al oeste, la Cordillera de los Andes al este, la Antártida al sur y el desierto más seco del mundo al norte. Esto ha ayudado a proteger a Chile de las plagas, permitiendo a los enólogos cultivar viñas sin injertar, utilizando técnicas de cultivo antiguas.

En los últimos años, los enólogos chilenos también han estado experimentando con otras temperaturas y terrenos. En busca de sabores y personajes más interesantes, han cultivado uvas en lugares extremos como el helado sur y el desierto de Atacama.

Lee también:  Miles de hondureños albergados en Guatemala se dirigen ya hacia la frontera mexicana

De vuelta en Viu Manent, el equipo de turistas ha recolectado cerca de 500 kilogramos de uvas. Parece mucho, pero Grez dice que dependiendo de la cosecha, los trabajadores profesionales pueden cosechar de dos a cuatro veces más, desde 900 kilogramos (2.000 libras) hasta 2.000 kilos (4.400 libras) al día.

“Me pareció interesante porque me puse en el lugar de la gente que hace este trabajo”, dijo la abogada Ana María Farren. “Estuvimos aquí media hora y terminamos cansados. Los (trabajadores) están aquí por horas a la vez. Esta experiencia me permitió entender todo el trabajo pesado que hay detrás de una botella de vino”.

 

___

El escritor de Associated Press Luis Andrés Henao, de Buenos Aires, Argentina, contribuyó con ésta historia / Fuente División de Noticias de Fox.