EDITORIAL: Parcialidad y subjetividad del PDH por defender a la CICIG

EDITORIAL: Parcialidad y subjetividad del PDH por defender a la CICIG

Como en otras ocaciones, el Procurador de los Derechos Humanos en Guatemala, procura de forma parcial denunciar los hechos, para favorecer sus intereses y mediatizar a su conveniencia.

Aún cuando la CICIG hizo un excelente trabajo desarticlando importantes estructuras como la línea, entre otras, es importante acotar que últimamente solo era un brazo político que amedrentaba para perseguir su propia agenda. Mientras que por el otro lado, las estructuras bandálicas de asesinos, estafadores y delincuentes, se sigen organizando y sigen lapidando al pueblo Guatemalteco.

La noticia que un organizmo de Justicia se quede sin seguridad es preocupante, y es preocupante porque resta seguridad a su actuar y a sus actuadores. Tal es el caso de los policías que fueron retirados de la CICIG.

Al hacer su recorrido el Procurador de los Derechos Humanos, reportó ascinamiento y condiciones infrahumanas de aquellos que habían sido retirados de la CICIG. Pero no reportó que así son las condiciones de toda la POLICIA NACIONAL CIVIL en Guatemala, y no denunció el trato inhumano que se le dá a las fuerzas de seguridad.

Este no es el primer caso de inpunidad que se persigue, violando unos derechos por favorecer otros. Hace una semana campesions de casi 25 comunidades habrían tapado el paso antes de la entrada de Coatepeque paralizando el tráfico y perjudicando a una gran cantidad de Guatemaltecos. Los antimotines ya habían recibido la orden de desalojarlos, pero la PDH prefirió defender el derecho a “Manifestar” de un grupo de delincuentes que roban luz, a defender el derecho legítimo de los humildes guatemaltecos que debieron de caminar kilómetros para llegar hasta sus trabajos y de regreso a sus hogares, sin contar con los pobres empleados de transporte pesado que se quedaron sin ganar por estar varados en la carretera.

Creemos firmemente que la lucha contra la impunidad y la corrupción debe de darse de forma frontal y constante, sin favorecer a nadie, y no mediatizandolo como se ha venido haciendo en los últimos meses.