PALESTINA: Ahed Tamimi sale de prisión tras 8 meses, por abofetear a soldado Israelí

Las autoridades israelíes han liberado este domingo a la joven palestina de 17 años Ahed Tamimi, que fue detenida en diciembre de 2017 tras golpear a varios soldados durante una protesta en Cisjordania.

La joven fue arrestada el 18 de diciembre de 2017 durante una operación lanzada en Nabi Salé, al noroeste de Ramala, cuatro días después de que golpease a los soldados israelíes en el marco de las protestas convocadas contra la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

Tamimi y su madre, fueron condenadas por un tribunal militar israelí a ocho meses de prisión a la cual agregó una multa de USD$ 1,500 dólares tras un pacto entre la defensa y la fiscalía, donde se declaró culpable por cuatro de los doce cargos entre los que estaban abofetear a un soldado israelí y por herir a su primo de catorce años en su pueblo natal, Nabi Saleh, en Cisjordania ocupada.

El arresto y juicio de Ahed fueron más de naturaleza política que por razones legales. Aunque las autoridades israelís intentan mantener su voz baja, ella seguirá luchando contra la ocupación como haría cualquier persona normal que viviera bajo ocupación”, afirmó la abogada de Ahed, la israelí Gaby Lasky.
“Ahed ha sido liberada, pero nos preocupa qué harán las autoridades si vuelve a manifestarse. Espero que Israel no cometa el mismo error”, ha apuntado Lasky.

Un portavoz del Servicio Penitenciario israelí ha indicado que Tamimi, contra la que cursaban cargos de “asalto agravado, lanzamiento de piedras, incitación y participación en disturbios violentos”, ha abandonado la prisión y se encuentra en Cisjordani escoltada por miembros del Ejercito Israelí, hasta el momento en que fue liberada.

Ahed Tamimi, es vista ahora como una heroína, y se  ha convertido en un símbolo de la lucha y resistencia palestina entre grupos del mundo árabe y occidentales que apoyan a Palestina frente a la ocupación israelí.

 

Nariman Tamimi, la madre, apenas llegó a su pueblo fue a presentar sus respetos a la familia de Izzidine Tamimi, el último mártir de la familia.

Tras una breve parada en Nabi Saleh, Ahed se ha dirigido, junto a su familia, a Ramala, donde ha depositado flores en la tumba del líder palestino Yaser Arafat, en la Muqataa, sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Allí la ha recibido el presidente palestino, Mahmud Abás. Poco despues de las 3 de la tarde, el coche de los Tamimi, con Ahed y su madre a bordo, ha aparecido en la entrada de Nabi Saleh. Al bajarse en la plaza principal del pueblo, una multitud de cámaras ha rodeado a la joven.

 

Uno a uno, familiares, amigos y vecinos se han acercado hasta ella y su madre. Abrazos, risas y tambien llantos las han acompañado en un breve paseo que ha culminado con una rueda de prensa en la que Ahed ha afirmado que “la lucha popular contra la ocupación continuará”. “Estoy contenta porque he salido de la cárcel, pero no del todo porque tengo a hermanas y hermanos allí”, ha dicho en fererencia a los presos palestinos. Ahed ha señalado que va a seguir “focalizada en la lucha contra la ocupación”, en la que considera que “se expande el papel de la mujer” y ha destacado que “el poder está con la gente, que decide su destino”.