SALUD: ¿Por que envejece la piel de las mujeres? y te decimos cómo contrarestarlo

SALUD: ¿Por que envejece la piel de las mujeres? y te decimos cómo contrarestarlo

Existen varios factores que contribuyen a el envejecimiento de la piel. El tomar algunas precauciones podrían ayudarte a detener el proces o inclusive a revertirlo, pero el caso de cada una es diferente, por lo que descubre los principales factores.

La capa más externa de la piel, la epidermis, forma una barrera física protectora. La dermis, o capa media, contiene colágeno y elastina, que proporcionan fuerza, firmeza y elasticidad. También contiene vasos sanguíneos, células inmunitarias, nervios y glándulas que producen sudor y grasa.

La capa más profunda consiste en tejido conectivo y grasa. Con el paso de los años, la piel sufre una serie de cambios. Las células epidérmicas no se desprenden tan fácilmente. La piel no retiene tanta humedad. El colágeno y la elastina en la capa media se descomponen. Como resultado, la piel es menos firme y menos elástica.

No dejes de leer y entérate como participar

La Capa Superior

Es similar a lo que le sucede a una banda elástica a medida que envejece y se seca: Pierde elasticidad. Como resultado, cuando la gravedad tira de la piel, en lugar de rebotar, comienza a caerse: Se forman líneas finas alrededor de los ojos, aparecen líneas más profundas en las esquinas de la boca y a través de la frente, y la piel en varios lugares (como debajo de la mandíbula y en el cuello) comienza a colgar.

Otros cambios pueden no ser tan notorios para usted. Por ejemplo, la capacidad de la piel para combatir infecciones, sentir sensaciones y regular la temperatura corporal también disminuye con la edad.

 

Pero la causa más grande de daño a la piel en su capa superior a medida que envejece no es el envejecimiento en sí; es la exposición al sol. Con el paso de los años, la exposición al sol causa arrugas finas y gruesas; piel holgada con una apariencia amarilla y coriácea; y piel seca y escamosa. También aumenta el riesgo de cáncer de piel.

Crecí cerca de las playas del sur de California. Muchos adoradores del sol estaban en la playa casi todo el día, todos los días. Los daños en la edad adulta media eran severos, con resequedad e inclusive arrugas visibles.

 

Para distinguir los efectos de la exposición al sol de los del envejecimiento, mire y sienta la piel de su cara y el dorso de sus manos. Ahora haga lo mismo en una parte de su cuerpo que no esté expuesta regularmente al sol, como la parte baja del abdomen o los glúteos. La diferencia puede ser dramática.

Nunca es demasiado tarde para proteger su piel del daño causado por el sol:

  • Use un protector solar con un FPS de 60 o más.
  • Vuelva a aplicar protector solar cada dos horas.
  • Use sombreros de ala ancha y otra ropa protectora.
  • Evite el sol entre las 10 a.m. y las 2 p.m., cuando sus rayos son más intensos.
  • Toma suficiente agua de forma constante

La Segunda Capa

Las hormonas no solo son para regular los ciclos reproductivos, y además están presentes en hombres y mujeres. Tanto las mujeres tienen en su organismo producción de testosterona, como los hombres producen estrógenos.

Pero cuando hay un desbalance en la producción normal de las mismas o los componentes producidos por éstas es bloqueado por toxinas, nuestra segunda capa de piel comienza a perder el fino entretejido que existe.

Los factores hormonales se ven afectados por el medio ambiente, el estres y hasta lo que comemos, bebemos o inclusive el tabaco y el licor.

Un cambio hormonal puede hacer estragos en la apariencia del rostro. De hecho, se estima que en el caso de las mujeres la disminución en los estrógenos tiene una influencia decisiva sobre el grosor, nivel de hidratación, pigmentación y en la regulación de la cantidad de grasa que tiene la piel.

En este sentido, la dermatóloga Patricia Cerda explica que al igual que sucede con otros órganos la piel también está regulada por las hormonas.

“Las hormonas femeninas tienen una influencia decisiva sobre el aspecto y textura de la piel, ya que favorecen la renovación de las células dañadas que se acumulan en la superficie. Además, son capaces de estimular la síntesis de las fibras de colágeno para una mejor elasticidad de la piel”.

La especialista advierte que ello explica el que cualquier baja en el nivel hormonal incida en lo envejecida que se vea la piel. “El déficit hormonal que se produce por ejemplo durante la menopausia provoca una pérdida del 25 por ciento de los lípidos de superficie, del 25 por ciento del agua y del 30 por ciento de las fibras de sostén”, agrega la doctora. Contrario a lo que podría creerse, el déficit hormonal y su influencia en la piel no sólo se producen en mujeres mayores que bordean la menopausia.

La dermatóloga Ester Santander sostiene que existen hábitos como el consumo de cigarrillos y alcohol que hacen que los estrógenos se metabolicen más rápido, esto es que sean consumidos y desaparzcan del organismo, lo que podría tener los mismos efectos estéticos que la baja hormonal en la menopausia.

“Así, una mujer fumadora de treinta años se podría ver hasta diez años mayor, ya que si bien produce un nivel normal de hormonas, éstas son eliminadas tan rápido, que tiene el mismo efecto que si produjera menos”, explica la dermatóloga.

Otra revolución hormonal que puede causar tanto daño es no saber cuidarse durante y después del embarazo. No está mal tener hijos, lo que está mal es no preocuparse por el cuidado de la piel y la regulación del sueño adecuado entre otros factores.

Además según la doctora Santander, añade que en el posparto, se produce una baja hormonal con similares efectos. “Por lo general, durante el embarazo las mujeres gozan de pieles suaves y lozanas, lo que se altera drásticamente después del parto. La razón de ese cambio es la considerable disminución de estrógenos que se produce después del nacimiento, que hace que la piel se vuelva seca, aparezcan manchas, los tejidos pierden firmeza, y que incluso se caiga el pelo”.

En cada período menstrual, la ovulación se encarga de generar una alta cantidad de estrógenos con el fin de preparar a la futura madre a ser atractiva, seductora, y suave al tacto de su compañero. Este ciclo se detiene después del parto.

En cuanto a los signos que evidencian ese déficit, la especialista sostiene que las hormonas inciden directamente en tres aspectos fundamentales, el ritmo con que se recambian las células, la firmeza de los tejidos y el nivel de hidratación de la piel.

Resequedad: Cuando decae la cantidad de hormonas, no importa cuál sea la razón, todos los tipos de piel tienden a secarse más allá de lo saludable. Y una de las principales consecuencias de ello es que aparecen finas líneas de deshidratación que si no se cuidan podrían remarcarse hasta transformarse en arrugas más profundas. Lo que sucede en este sentido es que las hormonas alteran la película hidrolipídica que se forma a partir de la grasa que secreta el organismo.

Esto, porque la actividad de las glándulas sebáceas está comandada por las hormonas, y al decaer ellas, se produce menos grasa y de peor calidad. Entonces esa película se debilita y permite que se evapore más agua de lo normal, agotando así las reservas hídricas de la dermis.

Al final, la piel se vuelve más seca y vulnerable a los factores ambientales que la erosionan, envejecen e irritan.

Renovación celular: Uno de los principales efectos a nivel cutáneo de la baja de hormonas es que el proceso de renovación celular se hace más lento. En condiciones normales, se supone que la superficie de la piel debiera renovarse cada 28 días, lo mismo que el periódo menstrual, y este cambio de la superficie de la piel se da tanto en hombres como en mujeres, para lo cual durante los primeros catorce las células nacen y se multiplican en la capa basal y en los siguientes suben a la superficie para reemplazar a las ya dañadas y que han cumplido con su ciclo de vida.

En cambio cuando los estrógenos decaen, ese proceso se ralentiza y la epidermis parece tener menos energías para renovarse al mismo ritmo. El problema es que eso repercute en la función protectora de la capa córnea y compromete las funciones de la piel.

Asimismo, hace que las células dañadas permanezcan más tiempo del debido sobre el rostro, lo que se traduce en un cutis grisáceo y de textura irregular.

Flacidez: En cuanto a la firmeza de los tejidos, el efecto viene dado porque en las primeras capas de la piel existen ciertos receptores hormonales que ven alterada su función cuando disminuyen los estrógenos, ya que no tienen con quién interactuar. Como consecuencia de ello se produce una atonía dérmica que altera la elasticidad.

Es por ello que se puede decir que el déficit hormonal no sólo se nota en una piel que se vuelve más seca, sino también en la creciente flacidez. Para entenderlo es importante recordar que las fibras de sostén ubicadas en la dermis van perdiendo sus propiedades de extensión y recuperación.

Y los fibroblastos, que son los encargados de producir el colágeno y la elastina, ralentizan su actividad. A esto se suma la acumulación de azúcar en la piel, que se enlaza y enreda con el colágeno. Entonces, las fibras que al principio son largas y suaves, se enroscan, anudándose, pierden flexibilidad y dejan de cumplir como soporte.

Así, las finas líneas de expresión se convierten en arrugas más profundas, gracias a la flacidez que las remarca. La zona en la que más se notan estos cambios es en el cuello, por eso se dice que delata la edad.

Plan de acción

A la hora de los cuidados, es importante reforzar la piel para dejarla en mejor pie ante este tipo de efectos, y también procurar el uso de cosméticos capaces de reparar el daño ya hecho.

Debes de estar muy atenta de los ciclos de regeneración de la piel, y reforzarla con apoyo de un especialista en la materia, por medio de vitaminas y minerales, así como de rutinas de ejercicio y condiciones medioambientales que favorezcan al consumo adecuado de las hormonas. Además puedes solicitar un contéo de hormonas a tu especilista de preferencia para monitorear los aspectos que pueden ir causando que tu piel cambie, a lo largo de tu vida,

Mientras tanto es esencial favorecer la aplicación de cremas de acción hidratante y humectante, a fin de reestablecer los niveles óptimos de humedad cutánea y evitar que se evapore más agua de la necesaria.

Agrega a tus comidas dietas ricas en antioxidantes y Vitamina E.

Será importante también favorecer el uso de productos que inhiban la degradación de las fibras de soporte, y al mismo tiempo que aumenten y mejoren la síntesis de colágeno.

En cuanto a la reparación del daño evidente, se recomienda el uso de cremas que posean entre sus componentes activos como los alfa hidroxiácidos y el retinol, ambos con la facultad de reparar estructuras dañadas y prevenir futuros daños.

Ten cuidado con el sol mientras usas cremas para la reparación de la piel porque podría causarse manchas irreversibles. Lee cuidadosamente la etiqueta de los productos que uses.

En el caso del retinol, se debe tener la precaución de usarlo durante la noche no se recomienda emplear filtro solar si se aplica en el día porque suele reaccionar con el sol.

Una forma bastante eficaz que ha encontrado la industria de la cosmética para enfrentar el efecto hormonal en el envejecimiento es a través de la incorporación de fitoestrógenos en sus fórmulas.

Estos principios activos no son sino estrógenos de origen vegetal, capaces de actuar en la primera capa de la piel, aumentando el ritmo de renovación de las células. Se sabe también que ayudan a combatir problemas a nivel cutáneo como la resequedad, así como a atenuar y retrasar las señales visibles del envejecimiento. Además, usados en forma tópica, consiguen un aumento de la respiración de la piel y mejoran el funcionamiento del metabolismo celular.

El consumo diario de fitoestrógenos recomendable es de 70 mg. Existen diferentes tipos de fitoestrógenos. En la actualidad se reconocen aproximadamente 3 decenas de ellos. Todos los fitoestrógenos tienen propiedades diferenciadas y que pueden ser utilizadas para distintas cuestiones. Sin embargo, los fitoestrógenos más conocidos son los llamados isoflavonas y los lignanos. Las isoflavonas son los que producen un efecto similar al que producen las hormonas estrógenos.

Regaliz
La glicirricina de esta raíz se destaca por poseer propiedades muy eficaces y certeras a la hora de regular los estrógenos del cuerpo femenino. Recomendable el regaliz para su uso.

Brotes de alfalfa
Es otro vegetal que pueden tener efectos beneficiosos en la piel. Sus contenidos concentrados de fitoestrógenos son ideales.

Perejilperejil como tener el pecho másgrande
Es otro vegetal que posee contenidos altos de fitoestrógenos. Con este aliento debes tener especial cuidado puesto que en cantidades excesivas puede ser tóxico y peligroso.

El trébol
Este vegetal es muy eficaz puesto que produce formonotenina la cual regula la acción hormonal. Puedes consumir una infusión compuesta por una taza de agua una cucharita de hojas secas de trébol.

Soya

Este es uno de las más utilizados debido a sus múltiples formas de preparación, tanto en grano como en brote o retoño, contribuyen altamente a la porción de isoflavinas requeridos por tu cuerpo para mantenerse en optimo estado. También el uso exesivo de soya puede eliminar los beneficios de otros productos y vitaminas y puede alterar la capacidad de las células de comunicarse entre si para administrar la insulina. Dosis máxima 15 a 25 gramos diarios.

Otros Nutrientes que Favorecen el Colágeno

Otras fuentes importantes de ácidos grasos de alta calidad son el salmón, el atún, las sardinas, las anchoas y las nueces.

Gelatina
Es una de las fuentes principales de colágeno, Se obtiene del colágeno animal y está compuesto de aproximadamente un 90 % de colágeno.

Té verde
Este té contiene flavonoides, poderoso antioxidante que ayudan a combatir a los radicales libres que rompen las fibras de colágeno.

Vitamina C
La vitamina C ayuda a afirmar el cuerpo para que genere más colágeno, Consume alimentos ricos en vitamina C como las frutas cítricas, tomates, fresas y cerezas. Esta vitamina es una de las más potentes antioxidantes, lo que ayudara a mantener altos niveles de colágeno.

Proteínas
El colágeno es una proteína, por lo que cuando la consumimos se facilita la producción del mismo.

Los alimentos que contienen mayor proporción de proteína son: Huevos, carnes de res magra, atún, pechugas de pavo y pollo, queso ricotta, nueces, avena, granos integrales, garbanzos y lentejas.

Alimentos ricos en lisina
Los alimentos ricos en lisina, una proteína esencial, pueden ayudar a producir colágeno en el cuerpo, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Las fuentes de esta proteína son las carnes roja, de aves, de cerdo, el bacalao, las sardinas, el queso parmesano y los huevos. Las fuentes vegetales de proteínas también pueden suministrar algo de lisina como la soja, legumbres, nueces y semillas.

La coenzima Q10
Esta enzima mejora la actividad celular lo que aumenta la capacidad de reparación y producción de colágeno. Los alimentos que la contienen son el pescado azul, sardinas, anchoas, atún, la carne roja, el hígado y germen de trigo. También se puede tomar en cápsulas.

Selenio
El selenio es un micromineral que respalda a los antioxidantes y que a su vez protege la elastina en tu piel. El atún, el bacalao, la carne y el pavo contienen importantes cantidades de este mineral. Una fuente de selenio de origen vegetalson las nueces de Brasil.

Alimentos ricos en zinc
Come muchos alimentos ricos en zinc para ayudar a mantener la elastina en tu piel. El zinc puede ayudar a construir y mantener el colágeno y las fibras de elastina.También permite que estas proteínas se combinen con otros bloques de construcción de la proteína para formar nuevo colágeno.
Una excelente fuente de zinc son los mariscos. La carne con mayor cantidad de zinc es el pavo. Los vegetales que más lo contienen son: la espinaca, el miso, las semillas de calabaza, las semillas de sésamo, el jarabe de arce y la levadura.

Vitamina B-6
Esa vitamina participa en la producción de elastina natural en tu piel. Tu cuerpo tiene que tener ésta vitamina para producir colágeno y elastina. Las espinacas, brócolis, atún, pargo, germen de trigo, las setas crimini, la banana, la coliflor y los pimientos son algunas de las excelentes fuentes de la vitamina B-6.

Algas marinas
Además de contener una gran cantidad de yodo que estimula el metabolismo del cuerpo mejorando sus funciones, son una fuente de proteínas vegetales inigualables por aportar todos los aminoácidos esenciales en una proporción adecuada. Las proteínas son una excelente fuente para la producción de colágeno. La espirulina es un alga excelente y la puedes conseguir en cápsulas.

Aguacate
El aguacate posee propiedades hidratantes para la piel por su gran contenido de aceites. Estimula la formación de colágeno y retrasa el proceso de envejecimiento por su contenido de vitamina E.

CONCLUSIÓN

  • Protector Solar
  • Ejercicio
  • Toma medio vaso o una tasa de agua cada MEDIA hora.
  • Duchas de agua fria (para estimular la eliminación de toxinas), usa el dedo anular para lavar tu rostro y aplicar cremas.
  • Un régimen de 70mg diarios de isoflavinas, podría ser tu fuente de la juventud, y puedes tomarlo desde varias fuentes adicional a las que naturalmente produces. NUTRETE
  • Se constante

Te retamos a poner ésto en práctica, y si te funciona envíanos fotografías del antes y después y compartelo con tus amigas y amigos. Tus fotografías puedes enviarlas por correo a noticias@prensaobjetiva.com con el asunto “RETO PIEL DE ANGEL 2018”, y podrías entrar en un concurso con maravillosos premios.