ECONOMÍA: ¿Brujería, Mala Suerte, o simplemente un tema económico?

ECONOMÍA: ¿Brujería, Mala Suerte, o simplemente un tema económico?

En las últimas semanas cada vez he escuchado a los comerciantes, dueños de tiendas, amigos, conocidos y hasta desconocidos compartir congojas y preocupaciones severas por temas relacionados con el trabajo, el amor, dinero, e inclusive con temas relacionados a la salud.

Algunos de ellos se han acercado más a Dios, otros han optado por buscar respuestas en líderes espirituales, o reencontrar una esperanza en lo divino aún en falsos profetas y charlatanes que se hacen ricos con la fe de las personas.

Algunos otros un poco más radicales, han aseverado que se trata de hechizos, envidias, y brujería, asistiendo a consultar a auto proclamados adivinos, y brujos que algunos como los anteriores, se aprovechan de la buena fe de las personas y de su necesidad, y otros que tienen vínculos con el lado obscuro de nuestra cultura ancestral.

El italiano Massimo Introvigne, director del Centro europeo de Estudios sobre Nuevas Religiones, afirmó, en una entrevista hace ya tres años, que cerca de un quinto de la población, tanto en Europa occidental como en Estados Unidos, se dirige, al menos una vez al año, a un mago u otro profesional de lo oculto pagano, y los ricos van más que los pobres.

Lee también:  EUA: Operación 'Magnate', ISIS intentó asesinar a Trump

Las visitas por los trabajos pueden llegar a valer varios miles de quetzales o dólares “solo en material” en éstos cultos y rituales.

La promesa de todos es alterar el destino de las personas para lograr un mayor bienestar.

 

Sin embargo haciendo un PARETO (técnica estadística de resolución de problemas) haciendo pequeños muestreos a lo largo del país, econtramos indicios muy interesantes relacionados con la idiosincracia de nuestra gente, y la forma en que afronta los problemas más severos, de los cuales más del 70% de los mismos tiene orígenes económicos, y que se agravan cada vez más por el estímulo perverso de instituciones que depredan los recursos de los más pobres, como las casas de empeño, prestamistas y usureros.

Aún algunas instituciones bancarias logran crear una sensación de bienestar en sus cuenta-habientes permitiendoles acceso a créditos para los cuales no están calificados o no están capacitados para manejar, llevando la sosobra a las familias bajo el pesado yugo de los call centers que aprovechandose de las carteras morosas se dan el lujo de exprimir hasta la última gota de paz y esperanza de las personas llevándolas a tomar decisiones que se tornan en una espiral que día a día se va cerrando más y más.

 

Dichas decisiones afectan la forma de ver la realidad a las personas, generando más conflictos, separando familias, disminuyendo el rendimiento laboral, y generando estrés y descuidos en la alimentación que terminan cada vez de forma más frecuente en enfermedades prevenibles.

Lee también:  TURQUÍA: Reportero asesinado en el consulado saudí, Policía encuentra evidencia

A su vez ésto afecta a pequeños empresarios que no cuentan más con mano de obra que resuelva las actividades de la empresa con eficiencia, llevando el problema a un nivel más elevado. A esto se le suma la guerra #sinousa (China y Estados Unidos), el aumento de los combustibles por parte de la OPEC, el como poderes ocultos pero no del mundo invisible si no del mundo de la política, hacen base para capitalizar la desgracia de Guatemalteco en triunfos electorales.

Lee también:  GUATEMALA: Hoy empieza a funcionar libramiento de Chimaltenango

Este capital político se logra con apoyo de los medios de comunicación tradicionales donde dan auge al hecho de que artistas de boga son amantes de la brujería, la santería y otras prácticas esotéricas, junto con la reaparición de radios piratas en el interior de la república donde la mayoría abarcan temáticas religiosas.

Por su parte el estado, continua en ausencia de éstas calamidades que cada vez se vuelven más comunes y de las cuales la izquierda se aprovechará en las próximas elecciones ofreciendo en el comunismo y la redistriibución de la riqueza la panacéa de todos éstos problemas.

Se anima a todos a seguir confiando en Dios, y seguir sus creencias juntamente con sus leyes religiosas y morales, pero también a realizar una revisión minuciosa de su presupuesto y de las actividades para recuperar cada uno de los pilares del bienestar del Chapín de a pie.