EUA: Trump anuncia reunión con Kim Jong Un

EUA: Trump anuncia reunión con Kim Jong Un

Donald Trump ha anunciado una segunda cumbre con Kim Jong Un, el máximo líder de Corea del Norte.

En su discurso de el “Estado de la Union”, Donald Trump aprovecho para anunciar que tiene la intención de reunirse con Kim Jong Un los días 27 y 28 de febrero en Vietnam, diciendo que aunque queda mucho trabajo por hacer para lograr la paz en la península de Corea, su relación con el líder de Corea del Norte ahora es buena.

Después de afirmar dramáticamente que si no hubiera sido elegido presidente, Estados Unidos y Corea del Norte estarían librando una gran guerra ahora, reconoció que queda mucho trabajo por hacer. Eso es un cambio en su afirmación justo después de su cumbre de junio con Kim en Singapur de que la amenaza nuclear del Norte había terminado.

Después de un año de crecientes amenazas, y en marcado contraste con la política de distanciamiento del presidente Barack Obama, Trump obtuvo mucho crédito por simplemente estar dispuesto a abrir un diálogo con el Norte y a reunirse directamente con Kim Jong Un.

Se esperaba que Trump anunciara el momento y el lugar de la cumbre. Había estado bromeando durante semanas. Pero sus comentarios sobre Corea del Norte fueron sorprendentemente breves.

La palabra desnuclearización no se encontraba en ninguna parte. Tampoco fue nada específico sobre lo que logró en Singapur ni sobre lo que pretende conseguir en otra reunión.

Los jefes de inteligencia de Estados Unidos creen que es poco probable que Kim Jong Un Unrenuncie voluntariamente a sus armas nucleares o a sus misiles capaces de transportarlas.

 

Sin embargo, los esfuerzos para fijar la logística y la agenda de la cumbre parecen estar en marcha. Justo antes de que Trump hablara, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, habría volado a Pyongyang para tratar de desarrollar la logística de la cumbre y una agenda.

Pero ahora que el hielo se ha roto, el sólo hecho de sentarse con Kim Jong Un no le dará más prestigio a Trump.

 

Los presidentes anteriores se negaron a reunirse con Kim Jong Un y sus predecesores porque no querían legitimarlos o reforzar su estatus. Kim Jong Un consiguió todo eso y más en Singapur.

Trump necesita probar que su relación con Kim Jong Un tiene un propósito que va más allá de las operaciones fotográficas. En su discurso, Donald Trump destacó que el Norte ha devuelto a los estadounidenses que habían sido encarcelados y que no han lanzado ningún misil de largo alcance en 15 meses.

Hay un riesgo real esta vez de que si Trump no puede lograr una victoria significativa en el frente de la desnuclearización, podría encontrarse trabajando en oposición directa a su propio objetivo principal. En lugar de hacer que Kim Jong Un renuncie a sus armas nucleares, cualquier aceptación tácita del statu quo podría envalentonarlo para que siga trabajando como líder de la nueva potencia nuclear del mundo.