La Isla de Las Serpientes Mortales, Un Lugar de Esperanza

La Isla de Las Serpientes Mortales, Un Lugar de Esperanza

Existe una isla cerca de las costas brasileñas cuyo acceso es prohibido, y según cuenta la leyenda, acoge tesoros de piratas, resguardado por las serpientes más mortales del mundo a razón de una serpiente por metro cuadrado.

La Ilha de Queimada grande, también conocida como isla de las serpientes, se encuentra a 33 kilómetros de la costa paulista, sobre el Océano Atlántico. Desde el mar es visible un cartel en las orillas de la isla que advierte a los navegantes que está prohibido desembarcar allí.

La isla también es llamada ILHA DAS COBRAS, cuenta con 430,000 metros cuadrados o 0.43 km cuadrados, que cuenta con diferentes hábitats como: bosques, claros y arbustos, etc. La temperatura de la isla es suave, no pasa de 18 grados centígrados, aunque por el amplio terreno rocoso, no es muy accesible para los seres humanos. 

Existe el mito que existen hasta cinco serpientes por metro cuadrado, pero según estimaciones recientes solo hay una serpiente por metro cuadrado – según Discovery Channel -, aún así se puede considerar un lugar realmente infestado de las más mortales serpientes del mundo, las cuales no podrían habitar en ningún otro lugar del mundo.

La hipótesis que explica la razón del por que son tan mortíferas y su existencia en dicho lugar, se remonta al momento en que el nivel del mar subió hace unos 11 mil años y cortó el contacto de la isla con el continente, las serpientes se desarrollaron de una manera distinta: son cinco veces más venenosas que su parientes de tierra firme. 

Te podría interesar:  La Historia de Mario Estrada y González con el Cartel de Sinaloa: CAPTURADOS

Ellas para sobrevivir cazan y comen pájaros, no los autóctonos de la isla, porque ya saben cómo huir de sus ataques, sino aves migratorias más grandes. Por esta razón fue entonces que para poder atrapar a sus presas de forma eficaz, su veneno se volvió más potente.

 

Una picadura de estas serpientes provocaría una muerte dolorosa. Morirías gritando“, le advirtió un biólogo a un equipo de la TV australiana que se aventuró recientemente al peñasco junto a un grupo de científicos luego de conseguir las permisos pertinentes.

El equipo de investigadores australianos viajaron hasta allí con la TV australiana para obtener veneno de esta serpientes y desarrollar un mejor suero antiofídico que permita sobrevivir a una picadura.

 

Entre las virtudes tras procesar el peligroso veneno, es que estas serpientes también cumple un rol crucial en salvar vidas. De sus veneno se produce el captopril, un medicamento muy utilizado hoy para el combate de los problemas de presión arterial.

Te podría interesar:  Balean a 4 hondureños en el Periferico

También cazadores furtivos arriesgan sus vidas para cobrar hasta 30 mil dólares por una ejemplar de la Bothrops insularis.

Ésta serpiente puede llegar a crecer hasta 70 cm de largo, presenta un color marrón amarillento pálido con un patrón de manchas a lo largo del cuerpo que pueden ser triangulares o cuadrangulares. En cautiverio, este color amarillento a menudo se vuelve mucho más oscuro, este puede ser el resultado de la mala circulación causada por la termorregulación ineficaz.3​ B. insularis también tiene una cola más larga que su pariente más cercano, B. yarara, que es más probable una adaptación para ayudar a maniobrar a la serpiente a través de los árboles.

Debido a la aislada zona en la que vive, no ha habido ningún informe oficial de un ser humano que haya sido mordido por B. insularis. Pero el género Bothrops, es el que causa más accidentes ofídicos en América. Los síntomas por el envenenamiento de Bothrops incluyen: dolor local, náuseas y vomito, ampollas de sangre, moretones , sangre en el vómito y la orina, sangrado intestinal, insuficiencia renal, hemorragia en el cerebro y necrosis grave del tejido muscular, etc.4​ Los análisis químicos del veneno de B. insularis sugieren que es cinco veces más potente que el de B. jararaca y que es el que actúa más rápido entre las especies del género.

Te podría interesar:  GUATEMALA: Números del Sorteo 2861 de la Lotería Santa Lucía - 14/04/2019

Esta especie se encuentra en peligro crítico de extinción, debido a que en la isla el espacio es pequeño, solo puede ofrecer una pequeña población; lo que hace a la especie sensible a cualquier otro problema. Su principal amenaza es la pérdida de hábitat debido a los incendios provocados, entre otros motivos por parte la Marina de Brasil con el fin de construir un faro en la isla.

B. insularis puede ser arbórea y terrestre, a pesar que no tiene una verdadera cola prensil, se encuentran en los árboles para cazar a sus presas, ya que su dieta esta compuesta principalmente por aves. A diferencia de otras serpientes que muerden a su presa, la dejan ir y luego la siguen, esta serpiente mantiene a su presa aferrada a su boca después del envenenamiento. Durante el periodo reproductivo, que es entre agosto y septiembre, se aparean tanto en los árboles como en el suelo; una hembra de B. insularis tiene de media 6,5 crías.