#CICIG y MP solicitarán antejuicio contra Alcalde Quiñónez y Concejal Martínez

El Ministerio Público a través de la Fiscalía Especial Contra la Corrupción FECI y Cicig presentarán una solicitud para que se le retire la inmunidad al alcalde capitalino Ricardo Quiñónez, así como a Víctor Martínez, ministro de Finanzas.

A ambos se les señala de ser operadores para el partido unionista de los delitos por los cuales se les señala.

Quiñónez lamentó en redes sociales éstas acciones aduciendo que han hecho una campaña limpia.

Ricardo Quiñónez Lemus, Vicealcalde de la ciudad de Guatemala, Concejal I del Concejo Municipal y Vocal II del Comité Técnico del FAPU, se solicitará antejucio por los delitos de:

  • Financiamiento electoral ilícito
  • Fraude
  • Peculado

Víctor Manuel Martínez Ruiz quien ostenta el cargo de Concejal II de la Municipalidad y Vocal I en el Comité Técnico del FAPU, se solicitará antejucio por los delitos de:

  • Financiamiento electoral ilícito
  • Fraude
  • Peculado

LOS PLANES Y ESTRATEGIAS OPERADOS POR EL UNIONISMO PARA MANTERNER EL CONTROL DE LA MUNICIPALIDAD CAPITALINA

El 05 de octubre del 2017, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad del Ministerio Público, con el acompañamiento de la CICIG, realizaron varios allanamientos (16) en las oficinas de la Municipalidad de Guatemala, incluidas las dependencias del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana (FAPU), y en residencias de personas vinculadas con la investigación. El 12 de julio de 2018 se ejecutaron otros allanamientos (18)  en dicha comuna y en la Financiera de Occidente.

En los operativos se incautó un gran número  de documentos y dispositivos electrónicos: más de 8 mil presentaciones proselitistas en power point, informes, reportes de los planes  de estrategia político partidaria, correos electrónicos y propuestas de actividades. La información obtenida dio cuenta de la existencia de estrategias y planes diseñados desde la Municipalidad con el propósito de generar o incrementar el número de simpatizantes o militantes del Partido Unionista (PU), y para sufragar los gastos de dichos planes se utilizaban fondos municipales.

Hechos

En el presente caso se pudo concluir que dirigentes del Partido Unionista (PU) actuando desde dentro de la Municipalidad de Guatemala y con cargos en esa dependencia, de manera conjunta con personal operativo municipal, conformaron un grupo que de forma organizada y sistemática -desde los años 2011 hasta 2015- llevó adelante los planes y estrategias concebidos para generar o incrementar la militancia o simpatía con el Partido Unionista así como el caudal de votos. Todo este esfuerzo sostenido durante años y en favor del partido y del alcalde Álvaro Enrique Arzú Irigoyen, buscaba asegurar su triunfo electoral en las elecciones de los años 2011 y 2015.

Para financiar los gastos del partido, así como otras actividades proselitistas se utilizaron fondos públicos del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana –FAPU- con el que se sufragaban actividades continuas de promoción con fines electorales, pretendiendo perpetuar en la comuna capitalina al partido político Unionista y la administración de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen.

Se pudo acreditar que las estrategias y planes se materializaron de dos formas: a través de actividades municipales a las que se les dio contenido proselitista y actividades directamente proselitistas. Para ello, involucraron el recurso humano contratado por el ente edilicio y asesores internacionales, así como fondos públicos municipales.

Se acreditó la existencia de dos grandes planes dentro de la estrategia partidista sostenida dentro de la comuna capitalina:

  1. El denominado “plan hormiga”, que consistió en convertir a cada uno de los trabajadores municipales un captador de votos, puerta por puerta, realizándose también eventos y actividades de campaña a favor del PU y de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen.
  2. El denominado “plan 8”, diseñado para que, a través de actividades varias (convivencias, capacitaciones, y similares) al interior de la Municipalidad de Guatemala, se captaran los votos de los trabajadores en favor del PU y de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen, con el objeto que dichos trabajadores, a su vez, se encargasen de buscar nuevos votantes y/o adeptos al PU entre su círculo cercano, buscando así un efecto multiplicador en el voto.

El primer plan se ejecutó desde 2011 a 2015; el segundo, durante los 8 meses anteriores a la contienda electoral 2015 (a eso debe su nombre).

Los planes y acciones eran conocidos por las máximas autoridades, quienes recibían reportes, supervisaban y/o participaban directamente en labores de coordinación. Sus requerimientos y gastos eran cubiertos por la comuna a través de la infraestructura material y humana de ésta, y de los fondos públicos del Fideocomiso de Apoyo a la Planificación Urbana (FAPU).

Para que los fondos del FAPU fluyesen sin restricciones se utilizó el engaño, disfrazando los pagos mediante facturas alteradas o falsas. Quienes conformaban el Comité Técnico de dicho fideicomiso -órgano que aprobaba los pagos- ocupaban a su vez cargos partidistas y eran militantes del PU. Es decir, ellos mismos “autorizaban”  sus gastos de campaña electoral. De esta forma presuntamente actuaron Luisa María Salas Bedoya, Ricardo Quiñónez Lemus, Víctor Manuel Alejandro Martínez Ruiz y Luis Pedro Villanueva Mirón. Ellos tenían conocimiento de que los gastos correspondían a actividades vinculados con las estrategias partidistas, en especial  el “plan hormiga” y el “plan 8”; incluso, tuvieron participación directa, coordinación y/o supervisión en las actividades de dichos planes.

En base a los medios de prueba obtenidos en los 34 allanamientos realizados en octubre de 2017 y julio de 2018, la documentación y las extracciones forenses practicadas a los dispositivos electrónicos incautados, el cruce de análisis y verificación necesaria, testimoniales y otros medios de convicción, se pudo establecer que existen indicios suficientes para sostener que el Partido Unionista instrumentalizó a la Municipalidad de Guatemala, conformando un grupo que de forma organizada y sistemática -durante los años 2011 hasta 2015- llevó adelante los planes y estrategias partidistas y procuró que fondos públicos del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana (FAPU) sufragaran dichas actividades del partido político Unionista y de la administración de Álvaro Arzú, con el fin de perpetuarlos en el poder municipal.

Síguenos en Facebook

El sitio web Prensa Objetiva utiliza cookies como parte funcional de la misma, recabamos dicha información de forma anónima y únicamente con el fin de darle un funcionamiento correcto al sitio web. Asumimos que estás de acuerdo con ello, pero de no estarlo puedes abandonar la página o puedes darle Click al botón de aceptar, y continuar disfrutando del contenido que te ofrecemos. Aceptar Leer T&C

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!