Los Efectos de La Pornografía en el Cerebro

Lo que tienen en común todos los que ven pornografía, es como son afectadas sus estructuras cerebrales.

Desde que apareció la pornografía en Internet, se ha vuelto más accesible que nunca y por lo tanto un producto que se consume masivamente de forma indiscriminada, tanto por hombres como por mujeres pero también por aquellos que legal mente no tienen edad para consumirla. Lo que tienen en común todos los que ven pornografía, es como son afectadas sus estructuras cerebrales.

Un estudio conjunto del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y el Hospital Psiquiátrico Universitario Charité del Hospital St. arrojó datos interesantes acerca de la forma en que las estructuras cerebrales son alteradas con la exposición de una persona de cualquier edad a la pornografía.

La pornografía es un tabú social. Pocos admitirán su uso, pero el mercado es enorme. En las sociedades anteriores a Internet, la pornografía a menudo tenía que adquirirse en secreto. Hoy en día se puede ver discreta y directamente en un ordenador doméstico con sólo unos pocos clics. Los sitios de pornografía ocupan un lugar destacado en la lista de sitios web más visitados de Alemania, y a menudo atraen más visitas que los principales medios de comunicación y los sitios de venta al por menor.

Pero, ¿qué efecto tiene el consumo de material pornográfico en el cerebro humano? Los investigadores Simone Kühn y Jürgen Gallinat, con sede en Berlín, examinaron el asunto. Los científicos estudiaron a 64 hombres adultos de entre 21 y 45 años. Primero se les preguntó a los sujetos sobre su consumo actual de pornografía. Por ejemplo: “¿Desde cuándo usas material pornográfico?” y “¿Por cuántas horas a la semana lo ves en promedio?” Luego, con la ayuda de la resonancia magnética, los investigadores registraron la estructura cerebral y las actividades cerebrales mientras los sujetos veían imágenes pornográficas.

La evaluación encontró una conexión entre el número de horas que los sujetos pasan viendo material pornográfico por semana y el volumen total de materia gris en sus cerebros, con una correlación negativa entre el uso de la pornografía y el volumen del estrato (materia gris involucrada), un área del cerebro que forma parte del sistema de recompensas. Cuanto más expuestos estaban los sujetos a la pornografía, menor era el volumen de su estrato. “Esto podría significar que el consumo regular de pornografía entorpece el sistema de recompensas”, dice Simone Kühn, autora principal del estudio y científica en el área de investigación de psicología del desarrollo en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano.

Adictivo y destructivo como una droga – Literalmente destruye la felicidad

Además, mientras los sujetos veían imágenes sexualmente estimulantes, el nivel de actividad en el sistema de recompensa era significativamente menor en los cerebros de los usuarios frecuentes y regulares de pornografía que en los usuarios raros e irregulares.

“Por lo tanto, asumimos que los sujetos con un alto consumo de pornografía requieren estímulos cada vez más fuertes para alcanzar el mismo nivel de recompensa”, dice Simone Kühn.

Esto es consistente con los hallazgos sobre la conectividad funcional del estrato con otras áreas del cerebro: se encontró que el alto consumo de pornografía estaba asociado con la disminución de la comunicación entre el área de recompensa y la corteza prefrontal. La corteza prefrontal, junto con el estrato, está involucrada en la motivación y parece controlar la búsqueda de recompensas, destruyendo gradualmente la capacidad del individuo de recibir y disfrutar el placer de cualquier actividad cotidiana, no solo el placer sexual si no cualquiera que pudiera experimentar.

Los investigadores creen que los hallazgos sobre la conectividad entre el estrato y otras áreas cerebrales pueden interpretarse de dos maneras: o bien la disminución de la conectividad es un signo de plasticidad neuronal dependiente de la experiencia, es decir, un efecto del consumo de pornografía en el sistema de recompensas, o bien, puede ser una condición previa que determine el nivel de consumo de pornografía. Los investigadores piensan que la primera interpretación es la explicación más probable. “Asumimos que el uso frecuente de la pornografía conduce a estos cambios. Estamos planeando estudios de seguimiento para demostrarlo directamente”, añade Jürgen Gallinat, coautor del estudio y psiquiatra del Hospital Psiquiátrico Universitario Charité del Hospital St Hedwig.

El trabajo, liderado por Adriana Galván, experta en el cerebro adolescente de la Universidad de Los Ángeles (California), sugiere que los individuos cuyo sistema de recompensa cerebral responde a actividades que conducen a una gratificación rápida pero carente de significado son más propensos al malestar psicológico.

Además el equipo de Galván demostró que cuando esta zona del cerebro se activa más frente a actividades que proporcionan un placer centrado en uno mismo o frente a conductas de riesgo, la probabilidad de desarrollar síntomas depresivos aumenta, y GRAN DIFICULTAD para alcanzar la autorealizacón o felicidad con el tiempo. Sin embargo, cuando los jóvenes experimentan placer en comportamientos con un significado más altruista o bien orientados a la consecución de objetivos, el riesgo de malestar psicológico en el futuro era mínimo, y la capacidad para disfrutar la “felicidad” era por mucho mayor.

Datos alarmantes 2019

Cada segundo 28,258 usuarios ven pornografía en el Internet. y durante cada segundo que pasa esas más de 28 mil personas están gastando USD$3,075 dólares americanos en pornografía en Internet.

372 personas están escribiendo la palabra “adulto” en un motor de búsqueda.

  • El 35% de todas las descargas de Internet están relacionadas con la pornografía.
  • El 34% de los usuarios de Internet han experimentado una exposición no deseada a contenido pornográfico a través de anuncios, anuncios emergentes, enlaces mal dirigidos o correos electrónicos.

    También todos los días:
  • 37 videos pornográficos son creados en los Estados Unidos.
  • 2.500 millones de correos electrónicos que contienen pornografía son enviados o recibidos.
  • Se generan 68 millones de consultas de búsqueda relacionadas con la pornografía -el 25% del total de búsquedas-.
  • Se han recibido 116.000 consultas relacionadas con la pornografía infantil.

    Cómo afecta la pornografía en línea a los estadounidenses
  • Cerca de 200,000 estadounidenses están clasificados como “adictos al porno”.
  • 40 millones de estadounidenses visitan regularmente sitios pornográficos.
  • Un tercio de los espectadores pornográficos son mujeres.

Al centrarse en los datos que hay detrás de la creación y el consumo de contenidos pornográficos, es fácil pasar por alto los peligros a los que se enfrentan las personas. La mera magnitud de la pornografía en línea disponible es simplemente un aspecto de un problema mayor que debería afligir a la sociedad.

La pornografía y los efectos en los adolescentes

Un área de estudio considerada importante entre los expertos en desarrollo es el efecto de la pornografía en adolescentes y adultos jóvenes.

Aumenta las probabilidades de embarazo adolescente. Los adolescentes con exposición frecuente a contenido sexual en la televisión tienen una probabilidad sustancialmente mayor de embarazo adolescente, y la probabilidad de embarazo adolescente era el doble de alta cuando la cantidad de exposición al contenido sexual dentro de los episodios de visualización era alta.

Impide el correcto desarrollo sexual y psico-emocional.
La pornografía que ven los adolescentes los desorienta durante la fase de desarrollo, cuando tienen que aprender a manejar su sexualidad y cuando son más vulnerables a la incertidumbre sobre sus creencias sexuales y valores morales. El bloquear los dispositivos es una estrategia para protegerlos, pero es mejor crear en ellos estructuras de reglas que les permitan escapar a éste flagelo, como por ejemplo: “Nunca usar los dispositivos electrónicos estando solos”

Aumenta el riesgo de depresión.
También existe una relación significativa entre hombres y mujeres con uso frecuente de pornografía y los sentimientos de soledad, incluyendo la depresión mayor, y la dificultad para experimentar felicidad.

Crea expectativas distorsionadas.
Los adolescentes expuestos a altos niveles de pornografía tienen niveles más bajos de autoestima sexual. Mantener la conversación con su hijo sobre los efectos de la pornografía es esencial para evitar problemas como la depresión y la baja autoestima.

Estadísticas de la pornografía en la psicodinámica familiar/matrimonial

Los efectos negativos de la pornografía no terminan con el desarrollo. Pueden ser igual de perjudiciales para las familias y los matrimonios.

Según la Coalición Nacional para la Protección de los Niños y las Familias (National Coalition for the Protection of Children & Families), 2010, el 47% de las familias en los Estados Unidos reportaron que la pornografía es un problema en sus hogares.

El uso de la pornografía aumenta la tasa de infidelidad matrimonial en más de un 300%.

El 40 por ciento de las personas identificadas como “adictas al sexo” pierden a sus cónyuges, el 58 por ciento sufre pérdidas económicas considerables y alrededor del 33 por ciento pierde su empleo.

El 68% de los casos de divorcio involucran a una de las partes que conoce a un nuevo compañero de vida a través de Internet, mientras que el 56% involucra a una de las partes que tiene un “interés obsesivo” en sitios web pornográficos.

Síguenos en Facebook

El sitio web Prensa Objetiva utiliza cookies como parte funcional de la misma, recabamos dicha información de forma anónima y únicamente con el fin de darle un funcionamiento correcto al sitio web. Asumimos que estás de acuerdo con ello, pero de no estarlo puedes abandonar la página o puedes darle Click al botón de aceptar, y continuar disfrutando del contenido que te ofrecemos. Aceptar Leer T&C

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!