Radio en Línea

Documental Animales Salvajes

Aeronautica y Narcotráfico ¿Porque y por quienes?

Un agente encubierto de la CIA nos relata parte de la historia:
Todo comenzó un mes antes, reuniones entre “directos” y personas con los contactos correctos de “La Oficina” para coordinar un vuelo.

A inmediaciones de el bulevar los Próceres en un concurrido centro comercial, se sentaron a platicar representantes de un cartel mexicano, quienes necesitaban halar algunas canecas.

Uno de los presentes conocía al dueño de la aeronave que podrían pintar para alterar las placas, otro conocía a alguien en la “torre” para que les pasara todos los datos necesarios para hacer el plan de vuelo.

Los pilotos que ofrecían en Guatemala estaban muy caros, mejor traerían pilotos que ya habían trabajado para el cartel antes. “Era Gente de Confianza”, y solo les costaría USD$140,000.00 la cabina.

El costo de la torre era alto, así que tendrían que “sacarle raja” a toda costa. Así llegó el día 27 de mayo de 2018. Ya se había pagado “La Torre”, habían pedido USD$80,000.00 por la pista.

Entre los directos hay un exmilitar guatemalteco que en su ansia por cumplir la orden de los patrones, le metió más candela a la situación.

En el camino posiblemente una bolsa de aire descontroló la pesada nave, es lo que los mensajes entre “La Oficina” y los “Directos” comienza a circular luego de que se reportaran las primeras fotografías del accidente aéreo.

Aunque el accidente se produjo durante la mañana, hubo total hermetismo durante varias horas en la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Los rescatistas al llegar al lugar dan a conocer, el nombre de las víctimas, e indican que son dos mexicanos

Diego Hernández, de 25 años y
Erick Gil Hernández, de 24.

Ambos provenientes de Ciudad Hidalgo, Chiapas, México. Pero ninguno de los dos nombres coincidían con los registros que “LA TORRE” había consignado en el plan de vuelo. Aparentemente ésta incongruencia o la falta de información válida fue la razón que no se divulgara como en otros casos, de forma inmediata y oficial los nombres de la tripulación.

Ese día fuentes internas aseguraron que el plan de vuelo era incongruente, y que los fallecidos no eran las personas que aparecían en el documento.

De hecho al contactar al dueño de la aeronave a quien pertenecían las placas y cuyo nombre y registro aparecían en el plan de vuelo, indicó que el no estaba en su avioneta, que se encontraba en un desayuno familiar, e inclusive acompañó al personal que estaba iniciando las primeras investigaciones para verificar que su avioneta estaba varada en un hangar totalmente imposibilitada para volar en ese momento.

Poco más de un año después, hoy por la mañana algunas investigaciones han dado con algunas de las personas a quienes se les sindica ser parte de “La Torre”.

En el allanamiento de este día se detuvo a
Mauricio Antonio Cruz Estrada,
Walter Giovani Herrera Gamarro,
Mario Arnoldo Fernández Barrios,
Mynor Josué Chin Lima y
Oscar Adolfo Méndez Muñoz.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, las personas aprehendidas son trabajadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil y el Círculo Aéreo Guatemalteco y según la acusación, ellos habrían incumplido sus funciones ya que la aeronave despegó del área privada de los hangares sin practicarle ninguna revisión, con una matrícula inexistente y no reportaron que se desvió de la ruta marcada que era el Estor, Izabal.

Nuestra fuente pidió total anonimato e indicó que los indicios que el pudo aportar fueron enviados a la fiscalía correspondiente en el momento oportuno.

Síguenos en Facebook