Documental Animales Salvajes

Forever 21 en la banca rota, ¿Porqué?

Tres razones por las que “Forever 21” se fue a la banca rota de forma irremediable. Una lección de para los minoristas.

Los inmigrantes surcoreanos Do Won Chang y Jin Sook Chang fundaron Forever 21, originalmente llamado Fashion 21, en 1984 con 11.000 dólares en ahorros – en un año, el vendedor de “fast-fashion” tuvo ingresos de 700.000 dólares. Tres décadas después, la pareja valía casi 6.000 millones de dólares, según Forbes.

Sin embargo, el éxito de la cadena de ropa también sembró las semillas de su fracaso, culminando con la decisión de Forever 21 de declararse en bancarrota el domingo y anunciar el cierre de hasta 178 tiendas. He aquí tres razones por las que el una vez próspero minorista terminó en la papelera de las gangas.

Competencia en línea

Junto con competidores de la moda como H&M y Zara, Forever 21 ayudó a popularizar la moda rápida en la década del 2000.

En ese entonces llego a vender ropa de moda pero asequible antes de que salieran de la pasarela.

Pero la compañía luchó por mantener el ritmo cuando sus compradores, en su mayoría millenials, cambiaron sus gastos en línea.

Forever 21 no la inversión en tecnología de minoristas de moda por Internet como ASOS, con sede en Londres.

Tampoco hizo inversión alguna para combatir el riesgo contra potencias del comercio electrónico como Amazon.

Demasiadas tiendas Forever 21

Durante años, Forever 21 expandió agresivamente su presencia en las tiendas de los centros comerciales, incluso a medida que el tráfico peatonal disminuía. También abrió muchas tiendas de formato grande, con un promedio de 38.000 pies cuadrados, a pesar de los altos costos generales.

Forever 21 tiene una deuda de alrededor de 500 millones de dólares, según la firma de investigación de mercado Mintel. El minorista planea recortar costos cerrando muchas de sus tiendas en Norteamérica y retirándose de los mercados de Asia y Europa. Continuará operando en México y América Latina. La compañía, que solicitó la protección del Capítulo XI, dijo que planea reestructurarse y eventualmente salir de la supervisión de los tribunales.

“Para volver a encaminar el negocio, los prestamistas tendrían que estar dispuestos a inyectarle más dinero y esto podría ser una venta difícil”, dijo Chana Baram, analista minorista de Mintel, en un comunicado. “Sólo el tiempo dirá lo que sucederá, pero estos son tiempos preocupantes para la tienda de moda rápida.”

El chic barato ya no está de moda

Forever 21, llamado así por su fundador Do Won Chang para que los compradores puedan sentirse siempre jóvenes, también pasó de moda a medida que los compradores más jóvenes demandaban cada vez más productos de mayor calidad, incluso a precios bajos. Los minoristas de moda rápida también se han enfrentado a críticas por el impacto medioambiental de la industria de la moda. La producción de ropa y calzado representa el 8 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según un informe de 2018 de Quantis.

La minorista, conocida por ayudar a los estudiantes de secundaria a vestirse como sus celebridades favoritas, también se enfrenta a una demanda de Ariana Grande, quien demandó a la compañía por 10 millones de dólares por supuestamente levantar el concepto y el esquema de color de su reciente álbum, “Thank U, Next”, sin su aprobación.

Síguenos en Facebook