Documental Animales Salvajes

Cuando una mirilla de puerta es peligro para el residente: un caso de acoso hace saltar en Japón las alarmas

A finales de agosto, según se divulga ahora, la Policía japonesa arrestó en la ciudad de Fukuoka –barrio Minami– a un hombre de 40 años que había seguido a una mujer hasta su apartamento para espiarla en el lugar donde vivía. Tras detenerlo por denuncias de actividades sospechosas frente a ese piso, los agentes descubrieron que tenía un monóculo con el que espiaba a su víctima a través de la mirilla de su puerta.

El hombre se sintió prendado de la mujer cuando la vio en una estación cercana de transporte. Decidió saciar la curiosidad que le desataba el objeto de sus anhelos y para ello recurrió a un método inusual. Según confesó luego al periódico Mainichi Shimbun, en septiembre, ya detenido, el procedimiento lo aprendió en YouTube y otros sitios web.

Además de espiar a la ‘dueña de su corazón’, el admirador secreto trató de hacer fotos de la dama en cuestión ajustando a su monóculo una cámara digital, pero se le olvidó insertar una tarjeta de memoria. Gracias a ello evitó cargos por violación de privacidad, establecidos por un decreto local sobre prevención de molestias.

Para su fortuna, en el juicio correspondiente llegó a un acuerdo con la mujer y el 26 de septiembre la Fiscalía de Fukuoka decidió no procesarlo. El hombre se arrepintió y admitió que había hecho “algo imperdonable”.

El suceso ha desatado en Japón otras temáticas. El hecho de que la mirilla de las puertas puede servir no solo para comprobar quién está del lado afuera, sino también para ver desde allí –con el uso de un monóculo– qué está pasando adentro, no es nuevo, y bastante información al respecto está disponible en internet, dando se da cuenta de casos parecidos. Tanto la Policía como expertos japoneses en prevención de crímenes instan a tomar medidas para proteger la privacidad y no ser víctimas de este tipo de espionaje.

Protegerse de tales irrupciones no es tan complicado. Si la mirilla no trae ya instalada una cubierta, basta cubrirla con algo, incluso con un cartoncillo sostenido con cinta adhesiva.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

via RT

Síguenos en Facebook