No es coronavirus, es bacteria

Comparte

Por: Mario Mérida

Sobre el COVID-19, se han escrito millones de páginas, se han entrevistado a miles de expertos -infectólogos, epidemiólogos- incluso he escuchado a expertos en seguridad, economía, sociología y antropología. Lo último que escuché fue que el virus procedente de España, aquí se le denomina “coronavirus guatemalense”.

Después de los supuestos o reales resultados encontrados por los médicos italianos, mediante las necropsias realizadas a los fallecidos por el COVID-19, que los llevó a confirmar la pandemia no de carácter viral sino bacterial.

Establecer la diferencia es importante, porque la “bacteria es un organismo formado por una sola célula, de pequeño tamaño” y el virus es un “agentes infecciosos compuesto por una o varias moléculas de rna o dna (nunca ambos a la vez), rodeados de una cubierta protectora, de naturaleza proteica o cápside. el ácido nucleico puede ser mono- o bicaternario, circular o lineal. son parásitos intracelulares obligados. su ácido nucleico contiene la información necesaria para su replicación en el interior de una célula hospedadora susceptible”. https://www.cun.es/diccionario-medico.

Estoy convencido que el tema es de infectólogos y epidemiólogos nacionales con apoyo del Inacif, de allí la trascendencia que reviste la designación del doctor Edwin Asturias para dirigir la Comisión Nacional Contra el Coronavirus y el inmediato apoyo y respaldo ofrecido la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI).
La articulación de Infectólogos, que diagnostican, previenen y tratan las enfermedades producidas por agentes infecciosos y los epidemiólogos, que observan, cuantifican y evalúan sus decisiones y el impacto de estas en las poblaciones; ayudará a encarar la pandemia sea esta de origen viral o  bacterial.

Finalmente hago referencia a la infinidad de análisis, sobre los efectos desastrosos que dejará la pandemia en Europa, Asia, EE. UU y Latinoamérica, en esta última incluyen a Centroamérica, a pesar de la existencia de evidentes diferencias en los ámbitos económico, político, social y cultural entre los cinco países. La razón de mencionarlo estriba en la importancia de analizar la situación presente y futura desde nuestro contexto particular y no encajonados en un enfoque latinoamericano. No necesariamente, lo que, es bueno o malo para Latinoamérica, lo será también para Guatemala; ni siquiera México resulta latinoamericano para fines del análisis.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *