Malas prácticas y condiciones … !!!

Por: Carlos A. Rodas Minondo

Por qué aceptar una situación y condición que no está bien y que no es justa…?

En referencia a los sistemas de gestión por parte del Estado en las importaciones, regulaciones fiscales, pagos de impuestos y procesos logísticos para el Empresariado, vivimos una total pesadilla y que es parte de nuestro sub-desarrollo como país. Los intereses de los Empresarios pequeños y medianos deberían tener las mejores condiciones por parte del Estado, para su desarrollo y crecimiento a nivel de facilidades fiscales, financieras y de inversión, pero es todo lo contrario, se sufren las peores condiciones..!!!

Nos enfrentamos a un sistema corrupto e ineficiente, lleno de trabas para los trámites y procedimientos para el pago de impuestos, retiro de producto de aduanas, gestión de logística y comercial y el apoyo relacionado por parte de las Instituciones del Estado, es pésimo y de malas prácticas.

Impuestos y tasas de interés altísimas que no permiten un crecimiento y desarrollo sano creando las condiciones necesarias para apoyar al emprendedor, al pequeño empresario. Además, existe una extorsión por parte de las entidades de gobierno que otorgan los mecanismos para facilitar las gestiones de importaciones, trámites fiscales y aduaneros. Si lo quiere ya, tiene que pagar la mordida respectiva…

Esta situación obliga a caer a los empresarios en malas prácticas en pagos de mordidas para no perder sus productos en el caso que sean perecederos o la pérdida de las utilidades que representa el costo de oportunidad y el costo de tener mucho tiempo en aduana los productos. El grande paga sin problema, y el pequeño sufre con condena.

Entiendo que esta situación también tiene que ver con una clase trabajadora enraizada en el Estado que sufre de un resentimiento hacia la clase empresarial, llamada por ellos burguesía ó pudiente. Problemas de antaño que mantienen la guerra de clases en una situación de conflicto social latente. El mismo hecho, que la clase política desde sus bases y raíces promueve un sistema corrupto por principio, influye en las malas prácticas, ineficiencia y procesos extremadamente burocráticos.

Las autoridades responsables deben promover un sistema facilitador de los procesos, eficiente y con las mejores condiciones, así como fortaleciendo la certeza jurídica de las Instituciones. Desafortunadamente, no existe armonía y empatía entre un sistema creado por una clase política y desempeñado por una clase trabajadora, que tienen una visión totalmente diferente al Empresario.

El problema radica en unos pocos malos patronos que explotan al trabajador violando sus derechos. Así nacieron los sindicatos y se volvieron unos terroristas, tergiversando la naturaleza de los mismos que se deben basar en un trato y relaciones justas.

El grande que tiene la capacidad de pagar mordidas y obtener privilegios y ventajas, goza de las mejores condiciones, sin embargo, aquí se promueve la corrupción y el mismo sistema corrompido va en contra de los intereses de los pequeños que más necesitan las mejores condiciones para su crecimiento.

El sistema debería ser con procedimientos ágiles y funcionales para proteger los intereses de todos y principalmente de los pequeños y medianos Empresarios. Si nos referimos al sistema fiscal y el pago de impuestos, la SAT debería establecer un único impuesto, funcional y en porcentaje de acuerdo a la capacidad del contribuyente.

Deberían de pagar el impuesto todas las entidades e individuos económicamente activos y no recargar al pequeño grupo contribuyente todo el paquete fiscal necesario para la operación e inversión del Estado. Mucho menos pensar en nuevos impuestos con la carga impositiva al pequeño grupo. No es posible que de más de 7 millones de personas y entidades económicamente activas, aproximadamente un millón paguen impuestos.

En referencia a la cacería por parte de las autoridades de justicia al empresariado, se debería tomar en cuenta que mientras no se respete la ley empezando por las Autoridades corruptas, no se establezca la certeza jurídica y el Estado de Derecho, “irónicamente” no es es justa la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *