El arte político de Christo, a 25 años de cubrir el Reichstag

Comparte

Miles de personas quedaron maravilladas con las telas brillantes que cubrieron el edificio del Parlamento alemán (Reichstag). La gente llevaba mantas de picnic para sentarse en el gran césped del frente, y poder así disfrutar de la luz dorada del atardecer. Imágenes que son parte del gran cuento de hadas del verano berlinés de 1995.

“Este fue y sigue siendo un proyecto sobresaliente entre los proyectos que hicieron Christo y su esposa Jeanne-Claude. No hubo otro proyecto con tantos espectadores”, dice a DW Wolfgang Volz, fotógrafo exclusivo de la pareja de artistas y director del proyecto para cubrir el Reichstag.

En dos semanas, cinco millones de personas de todo el mundo vieron el edificio simbólico e histórico empaquetado. Un número récord de visitantes para un evento cultural en tan poco tiempo.

700 páginas para la solicitud

Durante 23 años, Christo y su esposa Jeanne-Claude tuvieron que luchar para que se realizara el espectacular proyecto artístico. “Fue, por supuesto, una sensación absolutamente rara verlo de repente hecho realidad, después de tantos años de preparación”, recuerda Volz. “Empleamos a un total de 1.500 personas, 90 de las cuales eran escaladores profesionales, que tuvieron que desplegar nuestros paneles en situaciones peligrosas. Fue un desafío increíble para mí”.

Cuando el Reichstag fue envuelto, Volz, que trabajaba con Christo y Jeanne-Claude desde 1971, asumió la dirección del proyecto por primera vez, porque como alemán era el que mejor hablaba el idioma. “Fue un shock y un gran desafío. Tuve que aprender todo sobre leyes de protección contra incendios en poco tiempo, y nuestra solicitud de construcción para la cubierta tenía 700 páginas”.

Ante la mirada de miles de curiosos, escaladores profesionales ayudaron a cubrir el Reichstag.

Ante la mirada de miles de curiosos, escaladores profesionales ayudaron a cubrir el Reichstag.

El Reichstag, una “bella durmiente”

El 23 de junio de 1995, los paneles de plástico que protegían la tela fueron retirados. En total, los escaladores profesionales habían extendido unos 100.000 metros cuadrados de tela sobre el edificio del Reichstag y lo habían atado fuertemente con cuerdas de un kilómetro de largo para que los contornos del Reichstag sean visibles.

“Hasta 1989, el Reichstag era un mausoleo, un edificio sin futuro, una bella durmiente. Lo emocionante es que estamos realizando el proyecto del Reichstag en este momento de reestructuración y podemos demostrar físicamente esta transformación”, dijo Christo a los periodistas en ese momento.

Christo nunca cubrió edificaciones para hacerlas irreconocibles, él quería despertar la curiosidad de la gente. Su biógrafo David Bourdon describió su arte como “revelar algo, ocultándolo”. Algo que coincide particularmente con el Reichstag.

“Los proyectos siempre tienen un momento en el que encajan”, dice Volz. “En el caso del Reichstag, eso ocurrió claramente después de la reunificación. Encajaba perfectamente con la filosofía de que el proyecto envolvía la historia y luego la liberaba de nuevo, y así una nueva historia surgía de ella”.

Christo (Izq.) y Wolfgang Volz en una presentación del proyecto, en 2013.

Christo (Izq.) y Wolfgang Volz en una presentación del proyecto, en 2013.

Un símbolo de libertad

Desde 1999, el Parlamento alemán se reúne en este edificio, después de que fuera reconstruido por el arquitecto británico Norman Foster, quien le agregó una cúpula de vidrio.

Fue la caída del Muro de Berlín en 1989 lo que permitió a Christo y Jeanne-Claude realizar su proyecto. “Fuimos muy ingenuos de 1971 a 1989 al pensar que podíamos realizar el proyecto mientras existía la República Democrática de Alemania (RDA), mientras los soldados de guardia nos veían extender la tela. Eso nunca habría funcionado”, comenta Volz. 

El edificio histórico fascinó a Christo como símbolo de libertad. “Libertad” era un término central para este exrefugiado de la Bulgaria comunista. Se mantuvo independiente y financió sus proyectos él mismo vendiendo bocetos, objetos y fotos firmadas. Las obras de Christo y Jeanne-Claude siempre fueron fugaces y solo fueron pensadas para un corto tiempo. Así es como el cubrimiento del Reichstag de Berlín deleitó a los visitantes del 24 de junio al 7 de julio de 1995.

(ct/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Via DW


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *