Confabulación de poderes

Comparte

Por: Manfredo Marroquín

Molestos con las investigaciones que revelaron las negociaciones para el reparto de magistraturas que sacó a luz la FECI y el amparo otorgado por la Corte de Constitucionalidad para evitar la consumación de ese reparto que, por cierto, en el 2014 dio a luz a los magistrados que hoy dominan la CSJ del incestuoso pacto entre el PP y Lider, la clase política dominante en los tres poderes del Estado, está dispuesta a echar por la borda el proceso democrático.

Queda bastante claro que el principio que sustenta una democracia liberal como es el de la división de poderes ha sido borrado por esta confabulación de poderes que busca crear un sistema solo de pesos, donde no existan contrapesos.

La alianza en el poder y sus socios reclaman una institucionalidad dócil afín a sus agendas de impunidad y negocios. En el Congreso les molesta ir a una elección de magistrados donde las cartas que están marcadas queden fuera de juego.

Su estrategia consiste en acciones legales que buscan retardar lo más posible dicha elección para que sus actuales socios en la CSJ, sigan en el cargo hasta la elección de magistrados de CC, y puedan dichos magistrados elegir al representante de ese poder y garantizar junto al Ejecutivo y

Legislativo, una mayoría en dicha Corte.Pierden de vista que ese juego de poder está cada vez más mediado por operadores de mafias abiertamente ilegales que al final serán los grandes beneficiarios de un sistema que se acerca a sus intereses.

Hoy no son el PP ni Líder, pero son los mismos financistas que buscar crear las condiciones ideales para sus negociados.

La crisis legal creada para simular una lucha ideológica que confunda a la población, es tan burda que ya ha generado reacciones en el plano internacional.

Guatemala no será gobernable con ese tipo de maniobras. El país requiere de liderazgo que la saque del fallido sistema económico y político que grupos corruptos creen que pueden seguir operando.

Cada vez más requerimos de una alianza social que jubile a los intereses que piensan que los poderes del Estado son sus cajas de resonancia.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *