Solo habas se cuecen…

Comparte

Desde hace tres noches han tenido lugar reuniones maratónicas y extenuantes entre el Ejecutivo, con la presencia del propio Presidente, la Corte Suprema de Justicia en pleno, el Pacto de Corruptos del Congreso, encabezado por su presidente de facto, Felipago Alejos y Sandra Torres; Jimmy Morales, el drogadicto Javier Hernández, José Luis Benito Ruiz y el Trompudito Velásquez, para reunir los votos necesarios para expulsar a los y las magistradas “intolerables” de la Corte de Constitucionalidad. Con dignidad se retiró Adelita Camacho de Torrebiarte.

Jimmy Morales ofreció la cifra que fuese necesaria para comprar el voto de Óscar Chinchilla, de Creo, que, según a estos especímenes repugnantes, les hace falta. Se suele decir que el pisto queda y la mala fama pasa: Chinchilla es joven, es cierto ya tiene plata, pero aún es respetado: ojalá piense en el legado de sus descendientes.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *