Cuál era el destino de la Incaparina que venció mientras estaba almacenada en una bodega de la Conred

Comparte

En la bodega regional de la secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) se vencieron 5  mil 900  unidades de Incaparina lista para tomar. Este almacén está ubicado en Quetzaltenango y guarda recursos disponibles para atender de forma inmediata un incidente en cualquiera de los seis departamentos de la sede regional, según explicó Sandino Monzón, delegado.

“Para nosotros hacer entrega de recursos o ayuda humanitaria debemos tener un justificante,  un incidente o un evento que haya generado afectación directa a personas. Teniendo un incidente podemos a través de la coordinación hacer la gestión para que se pueda dar este recurso- Estos no vienen específicos para un lugar, están para la atención inmediata. Sin un justificante nosotros no podemos brindar estos recursos, son los procedimientos”, informó Monzón.

La delegación regional ubicada en Quetzaltenango atiende a ese departamento, así como a San Marcos, Sololá, Huehuetenango, Quiché y Totonicapán.

De acuerdo con el delegado regional por la fecha en que se recibió la Incaparina se tenía planificada para dos eventos.

“Para la atención de personas que combaten incendios forestales y Sinaprese. Lamentablemente Sinaprese se suspendió por los motivos que ya conocemos, debido a que se suspendieron todas las actividades de Semana Santa. La temporada de lluvias se adelantó y los incendios forestales terminaron antes, eso creó un rezago en que hubiera justificante para dar este y otros recursos en bodega”.

Desde el 13 de marzo, cuando se conoció sobre el primer caso de covid-19 en Guatemala la crisis económica y sanitaria en el país se agudizó, además incrementó el hambre, así como la  desnutrición.  Sobre esta situación y la posibilidad de haber utilizado estos recursos que vencieron en la bodega de la Conred, el delegado explicó “yo no autorizo los recursos”.

“Yo hago la gestión basada en los soportes que se tienen con la ocurrencia de eventos, y dentro de los procedimientos establecidos debe haber la responsabilidad de una autoridad que va a solicitar a nosotros esa ayuda humanitaria. No puedo venir y decirle a una persona ‘usted lo necesita, téngala’. Me crearía un problema administrativa por el mal manejo de los recursos”, dijo.

La Incaparina estaba disponible en la bodega para utilizase en alguna emergencia. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Además de la Incaparina vencida hay otros productos en la bodega como ponchos, raciones de alimentos y agua pura, los cuales aún no han vencido y su fecha de caducidad es en septiembre de 2020.

“Seguramente esto va a generar una investigación interna para determinar qué procesos hay que modificar o cambiar. Yo justificó mi actuar como responsable de la región, estoy indicando desde cuando se avisó que ese recurso iba a vencer y también cuando ya había vencido. No es para buscar culpables ni inocentes pero si para mejorar esos procesos”, detalló Monzón.

En mayo el delegado informó que la Incaparina vencería pronto. Monzón desconoce cuál será el destino final de la Incaparina, ya que está sujeta a un proceso de rotación por el que se debe cambiar por una vigente.

Volver Volver El Quetzalteco

Via PL


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *