La Corte Suprema respalda a Trump en la construcción del muro fronterizo con fondos militares

Comparte

La Corte Suprema ha permitido al presidente Trump desafiar al Congreso y continuar gastando más de $6 mil millones desviados de fondos militares para pagar la construcción de un muro fronterizo en partes de Arizona, Nuevo México, Texas y California.

Por 5-4 votos, los jueces rechazaron el viernes a los abogados del Sierra Club y los demócratas de la Cámara de Representantes que demandaron para desafiar la desviación de fondos de Trump, catalogándola como ilegal e inconstitucional.

La demanda ganó fallos ante jueces en California y Texas, pero en una orden el verano pasado, el tribunal permitió a Trump continuar gastando los fondos en disputa mientras continuaba el litigio.

Pero sobre la disidencia de los cuatro jueces liberales, quienes dijeron que la decisión probablemente “funcionaría como un juicio final”, el tribunal mantuvo esa decisión.

La semana pasada, los abogados de ACLU y el Sierra Club presentaron una apelación de emergencia argumentando que la orden del tribunal permitiría completar los proyectos del muro fronterizo antes de que el tribunal superior tenga la oportunidad de decidir si el gasto era legal. Los demócratas de la Cámara presentaron un escrito en apoyo de la apelación.

Mantenerla le ofrece a Trump “una victoria completa sin haber prevalecido en ningún tribunal”, dijeron a los jueces.

El caso ofrece un claro ejemplo de cómo el presidente puede desafiar la Constitución y su separación de poderes con la ayuda del tribunal superior.

A principios del año pasado, Trump exigió $5.7 mil millones para el muro fronterizo, pero la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, se negó, lo que provocó un cierre parcial del gobierno que duró 35 días. El callejón sin salida terminó cuando Trump firmó un nuevo proyecto de ley de gastos que no incluía los fondos del muro fronterizo que buscaba.

Pero un día después, declaró una emergencia nacional y ordenó al Pentágono transferir $2.5 mil millones para pagar los proyectos del muro fronterizo. La administración dijo que las nuevas barreras, que se extienden hasta 130 millas, fueron diseñadas para prevenir el “contrabando de drogas”. Más adelante, Trump ordenó la transferencia de otros $3.6 mil millones para nuevas barreras fronterizas en Texas.

La Constitución dice: “No se extraerá dinero del Tesoro sino como consecuencia de las apropiaciones hechas por ley”.

En defensa de Trump, los abogados de la administración citaron una disposición legal que autorizaba la transferencia de fondos militares en emergencias. Sin embargo, como lo señalaron los jueces de los tribunales inferiores, la ley dice que estas transferencias deben estar “basadas en requisitos militares imprevistos… y no donde el Congreso haya denegado el rubro para el que se solicitan fondos”.

Dijeron que las transferencias de Trump fallaron en ambos casos. La necesidad de detener el contrabando de drogas o que los inmigrantes crucen la frontera no fue “imprevista”, y el Congreso de hecho negó los fondos solicitados para el muro fronterizo.

Pero el tribunal superior ha dejado maniatado al Congreso y a otras personas que buscan impedir que el poder ejecutivo tome acciones presuntamente ilegales. Los legisladores, así como los ciudadanos comunes, no tienen derecho a demandar para impugnar el gasto inconstitucional.

El Sierra Club demandó en nombre de ambientalistas y nativos americanos que afirmaron que el muro fronterizo dañaría o destruiría hábitats sensibles cerca de la frontera. Se les otorgó la posición en los tribunales inferiores, pero eso por sí solo no fue suficiente para obtener un fallo judicial, según los jueces.

El año pasado, los cinco jueces más conservadores emitieron una explicación de una línea, sin firmar, de su decisión de dar a Trump luz verde para proceder a pesar de las órdenes de los tribunales inferiores.

“Entre las razones es que el gobierno ha demostrado suficientemente en esta etapa que los demandantes no tienen ningún motivo de acción para obtener una revisión del cumplimiento del secretario interino con la disposición que autoriza la transferencia de fondos militares”, dijeron en una votación de 5-4 en el caso Trump vs. Sierra Club. Esto sugiere que debido a que el Congreso no autorizó específicamente demandas judiciales sobre esta parte de la ley de gastos militares, nadie puede acudir a los tribunales para impugnar una transferencia supuestamente ilegal.

El resultado es proteger al presidente y su administración de reclamos legales de que está desviando fondos del gobierno para gastarlos para otros fines.

Después de que se concedió su permanencia el verano pasado, el caso se presentó ante el juez federal de distrito Haywood Gilliam en Oakland. Él dictaminó que las transferencias eran ilegales y emitió otra orden que prohibiría el gasto adicional de los fondos militares para construir muros fronterizos.

Esto preparó el escenario para que la administración presente una apelación formal ante la Corte Suprema en busca de una revisión del fallo. Pero eso tomaría meses y no arrojaría un fallo hasta algún momento de la primera mitad del próximo año.

Esa posibilidad de retraso provocó el esfuerzo de la semana pasada para que los jueces levantaran la suspensión y bloquearan la construcción del muro.

“Este caso se refiere a un debate de apropiaciones públicas, daños irreparables a una tierra protegida, preocupaciones sustanciales de separación de poderes y el desvío de miles de millones de dólares de los contribuyentes a un proyecto que el Congreso se negó a financiar”, dijeron los abogados del Sierra Club y ACLU.

Pero su apelación fue denegada.

Dror Ladin, abogado del personal del Proyecto de Seguridad Nacional de ACLU, dijo que los opositores al muro no abandonarían la batalla legal.

“Cada tribunal inferior para considerar la cuestión ha dictaminado que el muro fronterizo del presidente Trump es ilegal, y la orden temporal de la Corte Suprema no decide el caso”, manifestó. “La administración ha admitido que se puede derribar el muro si finalmente prevalecemos y haremos que cumplan su palabra, buscaremos la eliminación de cada kilómetro de la construcción del muro ilegal”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *