La aerolínea Virgin Atlantic solicita protección por quiebra debido al impacto del coronavirus

Comparte

La compañía del multimillonario británico Richard Branson busca la protección de acreedores en EE.UU.

La aerolínea Virgin Atlantic, fundada por el multimillonario británico Richard Branson, ha presentado una declaración de quiebra debido al impacto de coronavirus, mientras busca protección de acreedores en Estados Unidos, informa The Guardian.

La aerolínea está buscando protección conforme al capítulo 15 del Código de quiebra de EE.UU., que permite a un deudor extranjero proteger los activos en el país mientras realiza la reestructuración y finaliza un plan de rescate privado. Virgin Atlantic, el 49 % de cuyas acciones pertenecen a Delta Air Lines, suspendió en abril sus vuelos internacionales de larga distancia debido a la pandemia del covid-19.

La aerolínea declara haber negociado un acuerdo con las partes interesadas para “una recapitalización consensuada” que sacará la deuda de su balance y “la posicionará inmediatamente para un crecimiento sostenible a largo plazo”.

Trabajadores de British Airways deben decidir hoy entre el cese voluntario o un importante recorte salarial

Trabajadores de British Airways deben decidir hoy entre el cese voluntario o un importante recorte salarial

En julio la empresa anunció un acuerdo de rescate por 1.570 millones de dólares. Según CBS News, la compañía dijo que no está técnicamente en bancarrota y que planea continuar operando a medida que se reestructura, un proceso que espera completar a fines de septiembre. Sin embargo, Virgin Atlantic dijo en su declaración judicial que se quedará sin efectivo y que tendrá que cerrar antes de fin de mes si no puede llegar a un acuerdo antes de esa fecha.

“Con el apoyo ya obtenido de la mayoría de tenedores, se espera que el plan de reestructuración y la recapitalización entre en vigencia en septiembre”, dijo un portavoz de la compañía a CBS MoneyWatch en un comunicado. “Seguimos confiando en el plan”, añadió.

Por su parte, la aerolínea Virgin Australia, que entró en administración voluntaria en abril, ha anunciado que recortará unos 3.000 empleos y que su compañía de bajo coste, Tigerair Australia, será suspendida, según The Sydney Morning Herald. Asimismo, ha comentado que intenta reanudar los viajes nacionales e internacionales de corta distancia, bajo la administración de Bain Capital.

El pasado mes de mayo, Virgin Atlantic anunció el recorte de 3.150 puestos de trabajo y el traslado de sus operaciones del aeropuerto de Londres Gatwick al de Heathrow.

Via RT


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *