Perspectivas externas del impacto p del COVID en Guatemala

Comparte

Por: Mario Mérida

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), realizó el estudio “EL IMPACTO DEL COVID-19 EN LAS ECONOMÍAS DE LA REGIÓN” (abril 2020). El análisis acerca de Guatemala fue desarrollado por Jordi Prat y Gisele Teixeira, quienes inician planteando que la ‘“actividad económica podría caer en 2020. Como consecuencia de choques mundiales en la demanda y en la oferta agregada, derivados de las medidas para contención de la propagación del COVID-19, se proyecta una contracción en la actividad económica de Guatemala en 2020”’. Esta apreciación, es básica para las proyecciones del 2021, año en el cual se sentirán los efectos de los primeros nueve meses del 2020.

Otros datos se refieren al “ingreso de divisas por envío de remesas fue equivalente al 13 por ciento del PIB en 2019, mientras que las exportaciones totales representaron 18 por ciento del PIB en el mismo año. A pesar del incremento en la cantidad de productos de exportación en los últimos años, el 32 por ciento de las exportaciones de bienes (cinco por ciento del PIB) se consumen en los Estados Unidos. La exportación de banano, café y cardamomo representan el 19 por ciento de las exportaciones totales de bienes, y su valor depende de los precios internacionales de comercialización. La importación de combustibles y lubricantes, bienes intermedios esenciales para la producción nacional, representa el cuatro por ciento del PIB”.

El estudio también hace mención, que ‘“la reactivación económica del país estaría particularmente influenciada por el resultado de otras economías más desarrolladas. Las medidas adoptadas internamente para la reactivación de la economía tendrían un efecto limitado, ya que el país posee importantes fuentes de ingresos externas”’

El análisis de Guatemala, finaliza con una conclusión positiva en la que se reconoce un ‘“marco macroeconómico fuerte, el cual permite al país tomar acciones de largo plazo para compensar los efectos negativos de la pandemia de COVID-19 en la economía”.’

Los expertos nacionales podrán estar de acuerdo o en desacuerdo con las predicciones anteriores, pero es innegable que son un buen punto de partida, para realizar un análisis de mayor amplitud y elaborar una visión más integral del desarrollo (2021-2025), que abarque la modernización de algunas actividades agrícolas para su exportación, así como la industrialización y comercialización de la pesca, que hasta la fecha se practica de manera artesanal. Es momento de innovar y ser más competitivos a nivel mundial.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *