Willy y el distante lema de “estoy con vos”

Comparte

Por: Carlos Menocal

El antejuicio en contra del vicepresidente, César Guillermo Castillo Reyes, no es un hecho aislado pues forma parte de una estrategia del ‘Pacto de Corruptos’ que pretende hacer a un lado todo aquello que les representa animadversión y oposición en su agenda pro impunidad y corrupción.

El vicemandatario ha mostrado en su agenda pública de trabajo ser una figura que respalda los procesos de fortalecimiento de la justicia, combate a la impunidad y corrupción, el respeto a los derechos humanos y a la interdependencia de las instituciones que conforman el Estado.

Ha dado señales de no compartir y estar en la ola de los políticos que pretenden defenestrar a los cuatro magistrados de la Corte de Constitucionalidad, al Procurador de los Derechos Humanos, al fiscal especial contra la Impunidad, Juan Francisco Sandoval, al presidente del Seguro Social, entre otros. Y lo ha hecho a través de visitas de cortesía en donde ha declarado abiertamente su apoyo al fortalecimiento de la justicia, por ejemplo.

En contraste, al vicemandatario se le ha visto distante del presidente Alejandro Giammattei y de su equipo de gabinete. Esto ha quedado demostrado en fotografías y videos en donde el Consejo de Ministros ha tenido la silla vacía del Vicepresidente.

Es evidente que dentro de las filas del gobierno capea la alta traición y la mayoría de funcionarios no pretende responder las orientaciones de Castillo, a pesar de que por mandato constitucional debe de hacerlo.

El Vicepresidente ha sido electo en la misma planilla que el mandatario y según la Constitución Política de la República, debe participar en las deliberaciones del Consejo de Ministros, con voz y voto; coadyuvar, junto al Presidente, en la dirección política general del gobierno; participar en la formulación de la política exterior y relaciones internacionales; presidir el Consejo de Ministros en ausencia del Presidente; coordinar la labor de los ministros de Estado, entre otros.

En conclusión, tiene responsabilidades que cumplir y es justamente a esa figura de peso político a quien pretenden afectar en un caso que se convirtió judicial de la noche a la mañana y con la misma velocidad ha sido ratificado por la mayoría de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la misma que ha negado al menos cuatro veces que le levanten la inmunidad al diputado Felipe Alejos, por ejemplo.

En este contexto, Giammattei ha enviado señales de supuesto apoyo a Castillo pero ha sido del diente al labio. Esta semana el mandatario ha tenido reuniones con el sector diplomático y sus funcionarios pero lo ha hecho sin su presencia.

Es evidente que en los pasillos de Casa Presidencial y del Palacio Nacional de la Cultura camina la traición y el albur en contra del vicemandatario. El espectro está ahí, a su vista, lo puede sentir respirando en su cuello mientras fragua el siguiente golpe en su contra.

Accionar en contra de Castillo es un paso más que el ‘Pacto de Corruptos’ tiene dentro de una estrategia que teje junto a sectores interesados en mantener a Guatemala en un profundo abismo de corrupción.

Así que el “Willy, estoy con vos” es palabrería pero en el fondo ya se conoce cuál es la agenda de Giammattei y sus diputados en el Congreso. Ya se sabe a quién responde el mandatario y cómo es su actuar.

Y si Castillo se queda impávido será copado, será cercado y pasará cuatro años de su vida ejerciendo una figura que no tiene poder político y real. La historia la escribe él y nadie más.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *