Con buenas intenciones se puede hacer el mal

Comparte

Por: Jaime Arimany

Existen dos  sistemas de gobierno, que tienden a confundir y a convertir a una gran cantidad de pobladores, en ciudadanos de segunda clase e inclusive en esclavos. Siendo ellos con su extremo: el socialista, “la dictadura comunista” y el libre mercado, “la dictadura”;  ambos extremos se constituyen bajo el mando de un grupo relativamente pequeño, apoyado por fuerzas armadas.

La democracia tiene un problema, la decisión de la mayoría puede llevar a cometer injusticias, por lo cual surge la república, sistema que pone límites a las decisiones del grupo gobernante, que tiene su peor actuación cuando emite sentencias injustas, con prevaricato, al ignorar el sistema judicial uno de los valores fundamentales de la sociedad.

En Latinoamérica es común evitar el desarrollo de los pueblos, cuando una parte de quienes dictan conocimiento en la educación, los medios de comunicación e inclusive en las iglesias, convencidos en su corazón de que hay injusticia social, por la situación de pobreza en que viven millones de personas, a través de razonamientos que los ubican en una actitud, que lleva al servilismo dictatorial, gracias a las equivocadas enseñanzas que con buenas intenciones imparten, distorsionando sin darse cuenta los principios que ellos pretenden defender.

Históricos parcial o totalmente falsos. 

Cuando América sufrió la llegada de los primeros europeos, el área nacional había sido Olmeca, luego Maya y posteriormente de pueblos que venían del Norte, en México hablan 68 lenguas básicas, en Guatemala, hace 40 años se hablaban 24 nativas, de las cuales la mayoría, quizá todas, NO ERAN MAYAS, siendo idiomas de migrantes, del norte de México, de donde, la población en el siglo XVI era tan poca en nuestro país, que unos cientos de españoles y pueblos nativos del norte los vencieron, confirmado porque unos 250 años después, en el censo de 1778, sólo había una población de 396,149 habitantes, hoy hay más de 17 millones.

El área de Alta Verapaz estaba casi deshabitada, cuando a un grupo de alemanes les fueron concesionadas o vendidas tierras por los gobiernos liberales, entre 1885 y 1920. Por estar con pocos habitantes, se contrató y trasladó desde otras regiones a los antepasados de quienes allí viven. Casi todas esas fincas fueron robadas a los propietarios alemanes y sus descendientes guatemaltecos, los legítimos dueños, durante tiempos del general Jorge Ubico, presionado por el gobierno de EE. UU., con un decreto, emitido el 11/XII/1941.

En el año 1995 volé sobre terrenos selváticos, sin habitaciones o siembras, hoy con habitantes, desde la casa de máquinas del proyecto Chixoy hacia el Norte, para ver y proponer al gobierno la realización de tres presas de menor altura, en vez de una, por ser un terreno kárstico, para el importante proyecto hidroeléctrico Xalalá.

La población debe entender que el desarrollo y la eliminación de la miseria, se logra con una población con actitud ambiciosa, responsable y emprendedora, en un sistema de oportunidad a los trabajadores, para comprar y montar bienes productivos, ya que tenemos un país con escasas posibilidades de adquirirlos.

Quienes queriendo ser buenos, no respetan la propiedad privada que contempla el sistema social, están cometiendo un delito que impide el desarrollo, al detener el proceso productivo industrial, agravado por la falta moral de fomentar el robo de bienes ajenos.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *