200 años, a la vuelta de la esquina

Comparte

Por: Richard Aitkenhead Castillo

A un año de cumplir doscientos años de vida independiente, de tener ya treinta y cinco años de una democracia representativa; de veinte y cuatro años de la firma de la paz; y, de largos seis meses de este sufrimiento del COVID-19. Es buen momento de hacer un balance de donde estamos y hacia donde deseamos que se mueva Guatemala. ¿Cuál es la visión para los próximos cincuenta o cien años? Con esa visión, la lógica sería preguntarse qué se requiere hacer en los siguientes diez años.

El primer ámbito de la visión estratégica debe ser geopolítica, dada nuestra ubicación geográfica y nuestras características poblacionales, culturales y naturales. Es un esfuerzo de tratar de definir quienes serán nuestros aliados principales, cuáles serán los mercados prioritarios, qué ventajas competitivas deben ser alcanzadas y en qué entidades internacionales deseamos tener mayor influencia. Esto permite que nuestra política exterior se construya con una lógica que va más allá de coyunturales afinidades ideológicas o de reacciones a iniciativas de otros.

Un segundo ámbito es la arquitectura interna. En todo país moderno se trata de establecer el sistema político, con capacidad de evolucionar y hacer las readecuaciones necesarias en el tiempo, que permitan garantizar la vida, la libertad y el desarrollo integral de los habitantes, dentro de un Estado de derecho, en democracia y con capacidad institucional para el buen funcionamiento de la sociedad. Este ámbito ha sufrido un importante deterioro en la última década, funciona con menor capacidad que en los inicios del proceso democrático de 1985 y está más cooptada por intereses de grupos al margen de los verdaderos intereses nacionales. No es posible visualizar un futuro promisorio sin una reforma estructural de la Constitución Política y un fortalecimiento de la capacidad institucional y de la transparencia de los principales Organismos de Estado.

El modelo de desarrollo social debe ser conceptualizado de nuevo para poder proyectar un cambio de fondo en los indicadores sociales del país. Sin cambios profundos de estrategia, de reforma institucional, de compromisos multisectoriales y del uso adecuado de las nuevas tecnologías disponibles, será muy difícil modificar los niveles de desnutrición, insalubridad, bajo nivel educativo, escasa integración multicultural, limitada incorporación internacional y una precaria sostenibilidad ambiental que mantiene a Guatemala debajo de la media de las naciones del mundo en términos de desarrollo y de las metas del milenio. Es necesario crear una base correcta de estándares mínimos que todo guatemalteco debiese tener a su alcance en términos de servicios públicos, acceso alimentario, oportunidades de desarrollo y red de protección social en las crisis. 

En término de la estrategia económica es fundamental visualizar cuáles podrían ser los sectores centrales de la economía en diez, veinte y cincuenta años para hacer los planes de desarrollo que nos permitan, como sociedad, crear las condiciones necesarias para efectuar el salto económico requerido. Por de pronto, es evidente que cualquier estrategia pasa por dar un salto cuántico en términos de construcción de infraestructura vial, de volver a dinamizar los puertos y garantizar su transparencia, de fortalecer la red de aeropuertos que permitan fortalecer nuestra logística interna y externa. Un segundo elemento es alcanzar mejores niveles de productividad interna, de aumentar sustancialmente la oferta de empleo y de apoyo a los emprendedores, de ampliar la capacidad adquisitiva de grandes segmentos de la población para dinamizar el mercado interno, así como definir la estrategia competitiva de nuestras exportaciones de bienes y servicios. Es definir como el Producto Interno Bruto pasa de poco más de ochenta billones de dólares a más de doscientos billones en el 2030. Estas debiesen metas a definirse antes del bicentenario, el cual está ya a la vuelta de la esquina.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *