Columna: A punto de ahogarse solos, los Clippers están perdiendo una gran oportunidad

Comparte

No hay una forma delicada de expresar esto: los Clippers se están ahogando solos.

Y no solo están cayendo contra los Nuggets de Denver, lo están haciendo de una forma tan caricaturesca que cualquiera con una familiaridad pasajera con la NBA tiene que considerar si los Clippers están realmente condenados.

Su colapso más reciente fue aún más impresionante que el anterior, ya que cayeron por 111-98 ante los Nuggets el domingo en un juego en el que lideraron por 19 puntos en el tercer cuarto.

La derrota después de ir adelante le sigue a un fracaso similar dos días antes en la que los Clippers desperdiciaron una ventaja de 16 puntos.

Así, una serie que se minimizó cuatro días antes se extendió al Juego 7, que se jugará el martes por la noche. Además de una primera aparición de la franquicia en la final de la conferencia, estará en juego un enfrentamiento, muy esperado, con los Lakers.

Cuando tenían una ventaja de tres juegos a uno.

Las visiones de Kawhi Leonard y Paul George convirtiendo a los Clippers en campeones están en peligro, ya que el equipo está a punto de establecer un tipo de legado completamente diferente.

Como el de Clayton Kershaw en octubre. O Sean McVay en el Super Bowl.

Tan talentosos como son, tan dominantes como han parecido en ocasiones, no pueden cerrar el círculo.

Cuando se le preguntó directamente si los Clippers se ahogaron solos en el Juego 6, Leonard respondió: “Simplemente nos enfriamos”.

Por supuesto, eso es lo que finalmente le sucede a un cuerpo cuando una obstrucción permanece alojada en la garganta durante demasiado tiempo.

“Nos enfriamos en ese tercer cuarto”, continuó Leonard. “Seguimos metiéndonos en el área, pasando el balón, nos estancamos un poco y no pudimos hacer tiros”.

Eso no es lo que vio el entrenador Doc Rivers.

“Dejamos de mover la pelota”, dijo Rivers. “Dejamos de atacar a la ofensiva”.

“Es gracioso, porque por lo general, al final del juego, solo dices que nuestra defensa nos decepcionó. Pensé que era nuestra ofensiva [hoy]. Realmente lo hice”.

¿Confundido por la disparidad de opiniones?

Bueno, los Clippers estaban confundidos por lo que les sucedió.

Su desconcierto estaba en sus rostros cuando Rivers pidió tiempo fuera con menos de tres minutos para el final del juego y los Nuggets iban al frente con 106-93.

Leonard miró al vacío. George también lo hizo.

Su sorpresa era comprensible. Los Clippers iban a perder en este día lo que Michael Jordan ganaba en la cúspide de su reinado. En retrospectiva, el resultado fue inevitable.

“Solo tienes que mirarlo en la grabación y ver qué cambios necesitamos hacer”, dijo George.

George señaló que los Clippers no pudieron igualar el ritmo elevado de los Nuggets en la segunda mitad.

“Tenemos que igualar eso y encontrar el ritmo y ‘tempo’ en nuestro extremo”, comentó George. “Y, como dije, simplemente debemos volver a ver lo que pasó y mirar qué están haciendo y por qué no los emparejamos”.

Centrado en las X y las O, George restó importancia a los factores emocionales o psicológicos que contribuyeron a que se derrumbaran.

“No, no, no”, dijo George.

Rivers también comentó que creía que los Clippers perdieron el ritmo en la ofensiva. Sin embargo, cuando se le preguntó si eso era por falta de concentración o instinto asesino, respondió: “No tengo ni idea”.

Cualquiera que sea el caso, no son los Lakers, que terminaron con los Houston Rockets en cinco juegos la noche anterior.

Esa realidad fue convenientemente ignorada por cualquiera que estuviera mirando hacia un enfrentamiento entre Lakers y Clippers en las finales de la Conferencia Oeste.

Estos son los Clippers. Han fallado antes.

Los Clippers de “Lob City” con Chris Paul y Blake Griffin también tenían una ventaja de 3-1 en las semifinales de conferencia en 2015. Perdieron la serie ante Houston en siete juegos.

Desde entonces han cambiado sus uniformes, pero no su nombre.

Están recibiendo más apoyo del propietario Steve Ballmer, el que nunca recibieron de Donald Sterling, pero el exejecutivo de Microsoft no puede comprarles una victoria en un juego de cierre.

Fueron el segundo mejor equipo de la conferencia en la temporada regular, pero Los Ángeles todavía los ve como el “otro” equipo de la ciudad.

Siguen siendo los Clippers.

Y si no descubren cómo eliminar los bloqueos en sus tráqueas para el martes, seguirán siendo los Clippers, la franquicia destinada a infligir angustia a las almas desafortunadas que los adoptaron como su equipo.

For the original stoy in English, please click here.

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *