Con decenas de desaparecidos en un posible “incidente de fatalidad masiva”, Oregón lucha por combatir los incendios forestales

Comparte

Christine VanOeveren tomó un balde el sábado y sacó agua de la piscina de un vecino para apagar las brasas de un incendio forestal que amenazaba con fusionarse con otro que cubriría un área tan grande como Los Ángeles.

La madre de dos hijos, de 45 años, y su esposo, John, ayudaron a combatir las llamas que llegaron a 500 yardas de su casa a 45 millas al sur de Portland, Oregón. El sábado, después de limpiar las cenizas de su techo, se unieron a los vecinos para mojar puntos críticos en una casa cercana.

Los VanOeverens se encontraban entre los miles de residentes de Oregón que, a pesar de las advertencias de los funcionarios estatales para evacuar, han tratado de defender sus casas y propiedades de los incendios forestales que han dejado al menos a siete personas muertas y decenas desaparecidas. La pareja se mantiene alejada por la noche y envió a sus hijos a quedarse con los abuelos, pero regresa durante el día para controlar la casa y combatir los incendios en curso en el vecindario.

A falta de bomberos, la gobernadora de Oregón, Kate Brown, está pidiendo a otros estados y al gobierno federal que envíen equipos para ayudar a combatir más de tres docenas de siniestros que han quemado 1 millón de acres y destruido pueblos enteros. El director de manejo de emergencias del estado, Andrew Phelps, dijo el viernes que los funcionarios se estaban preparando para un “incidente de fatalidad masiva” una vez que las cuadrillas tengan acceso a las comunidades quemadas. Él y otros han advertido enérgicamente a las personas que no regresen a las comunidades evacuadas.

Pero con 500.000 personas, más del 10% de los residentes del estado, sujetas a órdenes de evacuación o advertencias, muchos se sintieron obligados a quedarse y luchar.

“Incluso si perdemos nuestros hogares, al menos luchamos para salvarlos”, dijo VanOeveren, cuya casa en una zona de evacuación ha estado sin electricidad desde el martes. “Tenemos generadores en funcionamiento para mantener nuestros congeladores en funcionamiento; todas las alarmas de humo y detectores de monóxido de carbono suenan constantemente”.

El humo espeso y las cenizas de los incendios hicieron que la calidad del aire de Portland sea la peor entre las principales ciudades del mundo el sábado por la mañana. El humo bloqueó parcialmente el sol, reduciendo las temperaturas y aumentando la humedad a medida que disminuían los vientos, ayudando a los bomberos.

Fuera de los suburbios de Portland, el incendio de Riverside que amenazaba la casa de los VanOeverens había quemado 133.000 acres y destruido al menos 33 casas hasta el sábado. Las autoridades dijeron que podría fusionarse con el incendio de Beachie Creek hacia el sur en un incendio que cubriría 500 millas cuadradas, lo que podría causar una actividad explosiva.

Los fuertes vientos a principios de semana provocaron incendios eruptivos que diezmaron ciudades como Phoenix, Talent y Blue River.

Para el sábado, hasta 40.000 habitantes de Oregón habían evacuado sus hogares.

En el condado de Clackamas, al sur de Portland, los funcionarios impusieron un toque de queda nocturno. Los equipos de búsqueda y rescate comenzaron a buscar cuerpos a medida que algunas áreas se volvieron más seguras para ingresar.

El director de emergencias, Phelps, advirtió a los residentes que se mantengan alejados de las áreas evacuadas y que no se involucren en el turismo de desastres. “No lo hagan”, pidió el jueves. “Es una falta de respeto para aquellos que lo han perdido todo” y es “peligroso para usted y los bomberos”.

Pero muchas personas han regresado para controlar sus hogares y ganado. Algunos residentes han establecido puntos de control para detener a los automovilistas, diciendo que quieren hacerles preguntas para evitar robos, una práctica que los funcionarios también han desalentado.

En una señal de tensión en la respuesta oficial, el jefe de bomberos de Oregón, Jim Walker, renunció el sábado después de haber sido puesto en licencia administrativa, anunció la policía estatal. Su principal adjunta, Mariana Ruiz-Temple, fue nombrada para reemplazarlo.

En el sur de Oregón, las cuadrillas que luchan contra incendios devastadores que han dejado a unas 50 personas desaparecidas avanzaron gracias al clima favorable durante la noche del viernes, según la Oficina del Sheriff del Condado de Jackson. Las autoridades dijeron que el incendio de Almeda, que arrasó con Phoenix y Talent, tuvo un crecimiento mínimo y estuvo contenido en un 50%.

El incendio arrasó barrios enteros y parques de casas móviles, donde los residentes tenían poco aviso para evacuar.

Vanessa Houk y sus dos hijas escaparon por poco del incendio cuando el martes arrasó su parque de casas móviles cerca de Ashland, dejando el área devastada y humeante.

Cuando la mujer de 51 años vio el humo gris que llenaba el aire a unas tres millas de su casa, les dijo a los niños que comenzaran a empacar su ropa. El plan era que el esposo de Houk regresara a casa, los recogiera y se fueran.

Houk agarró una caja que contenía papeleo, pasaportes y otros documentos. Dejó los artículos en el porche, incluidos los recuerdos de su hijo, que murió poco después de su nacimiento en 1998, y esperó a su esposo.

Pero fue demasiado tarde. El fuego se acercaba poco a poco y no podía llegar hacia ellos.

“Me dijo que teníamos que irnos a pie”, recordó Houk. Pronto, sus vecinos la siguieron. Mientras caminaban hacia un arroyo cercano, lucharon por respirar a través del denso humo que los envolvía.

“Vinieron dos ayudantes del Sheriff y dijeron que teníamos que subir a sus vehículos”, dijo Houk. “Cuando nos fuimos, todo estaba ardiendo a nuestro alrededor”.

José Acosta, de 73 años, huyó de su casa donde ha vivido por 60 años en Phoenix, donde la población es de 4.500 habitantes, sin tiempo para llevarse las herramientas de sus tres tiendas. La casa y las tiendas se quemaron, causando al menos $1 millón en daños, dijo.

Un vecino salvó su segunda casa y otras tres más en el área al apagar fogatas con agua de un arroyo cercano después de que los grifos locales se secaran. Se encontraron el sábado en el estacionamiento de un parque que Acosta ayudó a construir hace años.

“Él salvó mi casa. Estoy agradecido por lo que tenemos aquí y por ustedes”, dijo Acosta.

“Simplemente entramos e hicimos todo lo que pudimos”, respondió el vecino, Jim Brady, de 68 años, quien se mudó a la ciudad hace cinco años desde Torrance. “Hay algunas cosas que están más allá de lo que podemos hacer”.

Las autoridades arrestaron el viernes a un hombre bajo sospecha de haber provocado un incendio en Phoenix, cerca del área donde los bomberos ya estaban luchando contra el fuego de Almeda. El sospechoso, Michael Bakkela, de 41 años, fue acusado de dos cargos de incendio provocado, 15 cargos de actividad criminal y 14 cargos de peligro imprudente.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en todo el estado estaban tratando de detener lo que dijeron que eran rumores infundados de que los partidarios de Antifa, un movimiento de izquierda y antifascista de izquierda, estaban iniciando incendios, en protestas por la justicia social en Portland.

“Los rumores se esparcen como la pólvora y ahora nuestros despachadores del 911 y el personal profesional están siendo invadidos con solicitudes de información y consultas sobre un rumor falso de que seis miembros de Antifa han sido arrestados por provocar incendios en el condado de Douglas, Oregón”, expuso la Oficina del Sheriff del condado en una publicación de Facebook el jueves. “Desafortunadamente, la gente está difundiendo este rumor y causando problemas”.

En todo Oregón, alrededor de 3.000 bomberos combatían incendios forestales, pero las autoridades dicen que para contenerlos, se necesita el doble de esa cantidad. Utah estaba enviando equipos de ataque, y el gobernador Brown, un demócrata, ha pedido al Departamento de Defensa de Estados Unidos que envíe equipos capacitados.

Haciendo caso omiso de las advertencias oficiales, algunos voluntarios formaron equipos itinerantes y se dirigieron a las zonas de incendio. Los ayudantes del Sheriff, a veces, parecían mirar para otro lado a pesar de la política oficial.

En la ciudad del cañón de Gates, muy afectada, a unas 35 millas al este de Salem, el obrero de la construcción Ricky Keen condujo con su hermano y un amigo en un camión cisterna, con mangueras de incendio improvisadas, apagando pequeñas llamas en una casa, pasó junto a ella y roció brasas humeantes de los arbustos circundantes hasta que se extinguieron.

“Todavía está ardiendo. Hay muchos lugares”, dijo Keen de 38 años, de la cercana Mill City, cuya casa había sobrevivido. “Solo estamos tratando de ayudar”.

Stephan Weaver luchó contra incendios cuando era más joven como parte de un equipo privado, pero esta semana se unió a voluntarios en Gates. “Eso marcó una gran diferencia. Hay que dejar que el departamento de bomberos local se preocupe por la ciudad, pero hay muchos brotes pequeños que podrían haberse sumado a incidentes más grandes”, manifestó Weaver de 42 años, quien vive en Mill City y conduce un camión de troncos.

El viernes, Weaver dijo que él y otros voluntarios vieron llamas de 15 pies saliendo de una cepa.

“Tomamos el camión de agua y mangueras, se unieron algunas personas y apagamos los incendios”, dijo, antes de que llegara la policía del Servicio Forestal de Estados Unidos y les dijera que se fueran del área. Weaver reveló que él y sus amigos, uno de los cuales vivía en la propiedad, se negaron.

“Dijimos: ‘No nos vamos’”, relató. “’Ustedes se fueron hace cinco días. Hemos estado aquí todo ese tiempo. No regresen ahora y nos digan eso’”.

Pero Weaver aseguró que también comprende las preocupaciones de los bomberos.

“Un voluntario puede ser tanto un obstáculo como una ayuda. Había gente saliendo a una zona completamente incinerada donde arrojaba agua sobre un poco de humo”. Agregó que “Las personas con experiencia no (hacen eso), tenemos que pasar a donde está ardiendo activamente y podemos ser de más ayuda”, manifestó.

“Es una especie de espada de doble filo. Es bueno que la gente quiera ser voluntaria, pero en mi opinión, no deberíamos tener que hacerlo”, agregó Weaver. “El Servicio Forestal no tendría que haberse ido y poner a la comunidad en esa posición”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *