Nuevo presidente del BID

Comparte

Por: Editorial

El sábado pasado, el estadounidense Mauricio Claver-Carone fue designado como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que es el mayor de los bancos regionales de desarrollo del mundo y constituye la principal fuente de financiamiento multilateral para proyectos de desarrollo económico, social e institucional, y los de comercio e integración regional, en América Latina y el Caribe.

Los productos financieros del BID abarcan préstamos, donaciones, garantías e inversiones (estas últimas disponibles a través del BID Invest y BID Lab). El BID también financia programas nacionales y regionales de cooperación técnica en áreas que van desde el fortalecimiento institucional hasta la transferencia de conocimientos.

Claver-Carone, un joven abogado, sustituirá al colombiano Luís Alberto Moreno Mejía, quien ha venido ocupando el cargo desde 2005. Apoyaron la candidatura de Claver-Carone los gobiernos de los EE. UU., Japón, El Salvador, Guyana, Haití, Israel y Paraguay. El Ministerio de Finanzas de Japón, en un comunicado, expresó: “Este es un momento crucial para que el BID responda a la crisis relacionada con la pandemia del COVID-19 y para evitar una ausencia de liderazgo”.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, cuestionó la candidatura de Claver-Carone y articuló una ofensiva del “progresismo hispanoamericano” para abortarla. Logró el apoyo, en principio, del gobernante mexicano, Andrés Manuel López Obrador, así como del alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común y vicepresidente de la Comisión Europea, el socialista español Josep Borrell, quien llegó al extremo de proponer un aplazamiento de la designación del presidente del BID, a través de misivas y comunicaciones concertadas.

El “progresismo hispanoamericano” adversa a Claver-Carone, quien fue representante de los EE. UU. ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), señalándolo de impulsar las políticas estadounidenses contra los regímenes totalitarios de Cuba y Venezuela. Por cierto, el BID reconoció al enviado del gobierno interino de Juan Guaidó como legítimo representante de Venezuela y rechazó a la dictadura de Nicolás Maduro.

Claver-Carone, quien presidirá el BID durante los próximos 5 años, ha expresado que centrará su mandato en afianzar la economía latinoamericana durante la pandemia del coronavirus (COVID-19), catalizando la inversión del sector privado en proyectos de energía e infraestructura, y en impulsar medidas de buena gobernanza y transparencia interna, así como poner fin a las políticas del BID centradas en China.

“Mauricio (Claver-Carone) representa una nueva generación de pensadores novedosos en toda la región que creen que el BID puede reenfocar sus esfuerzos en su mandato central de impulsar el desarrollo económico”, afirmó el subsecretario de Estado interino para el hemisferio occidental de los EE. UU., Michael Kozak.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *