Columna: La ‘Maldición de los Clippers’ reclama otra postemporada

Comparte

La ‘Maldición de los Clippers’ vive.

El maleficio que ha perseguido a este equipo desde que llegó rechazado y sin amor a Los Ángeles hace 35 años volvió a surgir el martes por la noche con sus ramificaciones más escalofriantes hasta el momento.

La monumental serie del “pasillo” está muerta y esta maldición la aniquiló.

La histórica batalla de los playoffs de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA entre los Lakers y los Clippers terminó antes de comenzar porque la maldición llegó primero.

Necesitando una victoria contra el equipo de Nuggets de Denver el martes para avanzar y jugar contra los Lakers en la postemporada por primera vez, los Clippers desperdiciaron una ventaja de dos dígitos por tercer juego consecutivo y perdieron asombrosamente una serie, una temporada y una oportunidad de sacudirse un poco su horrible pasado.

En cambio, en una noche sombría llena de un bajo rendimiento que se sentía tan familiar, la historia se abrazó en un todo sangriento negro y rojo.

En un gimnasio en cuarentena cerca de Orlando, Florida, los Nuggets superaron a los Clippers en el momento crucial, ganaron el séptimo juego decisivo en las semifinales de conferencia 104-89 y ahora jugarán contra los Lakers por un lugar en las Finales de la NBA.

“Eso duele, eso duele”, repitió después un sombrío Paul George de los Clippers. “Duele, duele”.

No por el momento, pero al ser fácilmente el mejor equipo que queda en los últimos cuatro de la NBA, que incluye a Boston, Miami y Denver, esos Lakers pueden haber ganado su título número 17. Mientras tanto, el panorama deportivo de Los Ángeles pierde lo que habría sido un delicioso bocado dramático.

No habrá ‘Batalla por L.A.’ ni ‘Campeonato de la Ciudad’, tampoco la posibilidad de un choque de postemporada tan esperado entre dos equipos que han pasado gran parte de sus vidas incómodamente dando vueltas entre sí mientras esperan este momento.

Una vez más, en retrospectiva a los días de Donald Sterling y Michael Olowokandi y el Sports Arena infestado de ratas, los Clippers arruinaron todo. Sí, han sido vergonzosos antes, pero, al perder una ventaja de tres juegos a uno a pesar de tener un equipo favorecido por muchos para ganar el título de la NBA, nunca lo habían echado a perder de esta manera.

Son dotados gracias a Steve Ballmer, el dueño más rico y posiblemente el mejor de la NBA, y aún así lo arruinaron.

Tienen a Kawhi Leonard y George, dos de los 10 mejores jugadores de la liga, y aún así lo arruinaron.

Tienen nuevos uniformes, una nueva cultura, planes para un nuevo proyecto de arena de $1.2 mil millones, y aún así lo arruinaron.

La percepción es que se trata de una organización completamente nueva. La realidad es que son los mismos Clippers de siempre. La verdad es que la ‘Maldición de los Clippers’ nunca había parecido más real.

Incluso los fanáticos de los deportes de Los Ángeles, inmunes durante mucho tiempo a los problemas de los Clippers, tendrán dificultades para olvidar esto. A pesar de todas las mejoras del equipo, esta pérdida le costará cualquier posibilidad de ganar alguna mayor presencia en un mercado cuyos afectos anhelan tan desesperadamente.

También le costará a la ciudad la oportunidad de experimentar una serie con una magnitud inigualable. Los Dodgers y los Angels nunca se han enfrentado en una Serie Mundial. La USC y UCLA nunca se han enfrentado en un campeonato de fútbol o en el torneo de baloncesto de la NCAA. Los Kings y Ducks se han enfrentado una vez en los playoffs de la Copa Stanley, pero fue en la segunda ronda, no en las finales de conferencia.

Aunque los Lakers y Clippers se han enfrentado 224 veces en la temporada regular (los Lakers tienen una ventaja de 150-74), nunca se habían enfrentado en este escenario, e iba a ser una locura.

¡Ups! El evento deportivo del año acaba de ser suprimido.

Su último derrumbe comenzó el viernes, cuando los Clippers llevaron a los Nuggets tres juegos a uno y solo necesitaban una victoria para avanzar a la final de la conferencia por primera vez en los 50 años de la franquicia, una sequía que es la más larga en la historia del deporte estadounidense.

Esa noche desperdiciaron una ventaja de 16 puntos y perdieron. Dos días después, desperdiciaron una ventaja de 19 puntos y perdieron.

Luego aparecieron el martes y desperdiciaron una ventaja de 12 puntos en la primera mitad al ser superados 50 a 33 en la segunda mitad.

Y en todo Los Ángeles, los fanáticos de los Lakers exclaman: “Te lo dije”.

Han visto esto antes, lo han visto tantas veces.

Los Clippers llegaron aquí en 1984 y habían perdido en números récords en 22 de sus primeras 25 temporadas. Durante ese tiempo, su desdicha fue personificada por el hecho de que de alguna manera desperdiciaron dos oportunidades de adquirir Kobe Bryant. Primero lo pasaron en el draft de 1996, luego años más tarde Bryant los dejó colgados después de comprometerse verbalmente a unirse a ellos como agente libre.

En los últimos años, incluso cuando su poder de estrella ha aumentado, también lo ha hecho su incompetencia.

Su fallido equipo de “Lob City” de Chris Paul y Blake Griffin desperdició una ventaja de tres juegos a uno sobre los Rockets de Houston en las semifinales de conferencia en 2015.

Un año antes, en medio del furor de la NBA que vetó al propietario Sterling por comentarios racistas, el equipo colapsó en las semifinales contra Oklahoma City.

Pero se suponía que esta temporada sería diferente, que sería especial.

Su equipo rico y talentoso corrió hacia un segundo lugar detrás de los Lakers en la Conferencia Oeste mientras se ganaba la reputación de ser el roster más profundo de la liga.

Tienen, además, a un entrenador sociable Doc Rivers. ¿No todo el mundo ama a Doc Rivers?

“Tenemos que jugar libres, tenemos que jugar duro, tenemos que jugar inteligentemente”, dijo Rivers a su equipo antes del partido del martes.

Resulta que no hicieron nada de eso de manera constante, y la culpa de esto finalmente tiene que recaer en… sí, Doc Rivers. Él es la única constante en todos sus colapsos recientes. A lo largo de la segunda mitad del martes, al igual que con esos otros colapsos, nuevamente parecían no estar preparados y fuera de lugar.

Cuando la presión aumentó, los Clippers se debilitaron. Dejaron de hacer buenos tiros y de jugar una buena defensa. Los Nuggets estaban concentrados, los Clippers estaban perdidos.

“Soy el entrenador y tendré la culpa”, dijo Rivers después. “Quiero decir, obviamente podría haber hecho algo más. Siempre pienso que soy yo, pase lo que pase”.

También fueron otros, en particular otros dos. Leonard y George tiraron un total de 10 de 38. Ambos estuvieron sin anotaciones en el último cuarto durante el cual los Clippers hicieron seis canastas. Su defensa característica decayó y permitió a los Nuggets, particularmente a las estrellas jóvenes Jamal Murray y Nikola Jokic, correr la cancha a voluntad.

Los Clippers insisten en que con todas las partes nuevas de esta temporada, y con varios jugadores entrando y saliendo de la burbuja de Orlando por razones familiares, nunca tuvieron la oportunidad de encontrarse a sí mismos.

“Teníamos expectativas de campeonato y el talento para hacerlo”, dijo el base Lou Williams, quien continuó su decepcionante juego de playoffs con solo siete puntos. “No creo que tuviéramos la química para hacerlo y se demostró”.

Pero Williams también citó lo obvio, el único hecho que se quedará con los fanáticos de los deportes de una ciudad mientras se preguntan qué podría haber sido.

“Ibamos adelante 3 a 1… deberíamos haber cerrado y no lo hicimos”, dijo.

No, una vez más, se cerró sobre ellos la ‘Maldición de los Clippers’ con fuerza innegable, eternamente invicta.

For the original story in English, please click here.

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *