Cómo los colores nos influyen

Comparte

Las fresas deben ser rojas, las piñas y los plátanos amarillos. Esto nos dice que están maduros y que podemos comerlos sin problemas. “Esto tiene que ver con las funciones biológicas del color. Los colores son consejeros para nuestra salud”, dice el  psicólogo Axel Buether. “Tiene algo que ver con el hecho de que los colores nos permiten saber desde lejos si los frutos están maduros y si ya han alcanzado su mayor valor nutritivo”, dice Buether, que ha publicado numerosos libros sobre el tema de los colores.

Los colores tienen diferentes efectos en nuestra psique y en nuestro cuerpo. Cada color tiene una longitud de onda y energía típica que se transfiere a nosotros. Los colores controlan nuestro metabolismo, que a su vez es importante para nuestro bienestar físico. Los colores pueden incluso influir en nuestra presión sanguínea, aumentar nuestro apetito o no. Si nuestra comida tiene colores inusuales, podemos incluso sentirnos enfermos con solo mirarla.

Sin embargo, si vemos algo supuestamente delicioso, que también tiene el color y la forma adecuada, se nos abre el apetito. Nuestro cuerpo reduce el nivel de azúcar en la sangre y nos indica que debemos comer algo.

Los supermercados se aprovechan de esto. Allí, la fruta y las verduras suelen ser iluminadas por lámparas especiales. Tienen el efecto de que las manzanas se ven crujientes, la lechuga se ve de un verde intenso y saludable, los tomates rojos y maduros. La decepción se puede producir en casa. Con luz normal, las frutas y verduras pueden incluso resultar ser pálidas e insípidas.

200 diferentes tonos de color

Podemos distinguir unos 200 tonos de color. Todos vemos y sentimos los colores de forma un poco diferente. Los colores despiertan emociones, alegría o seguridad, odio, ira o insatisfacción. Y nos comunicamos a través de los colores. Se dividen principalmente en dos categorías, colores cálidos y fríos. Los colores cálidos incluyen el rojo, el naranja y el amarillo.

El violeta es el color de los obispos.

El violeta es el color de los obispos.

Los psicólogos del color asocian el amarillo con el verano, el sol, y la alegría. El naranja representa la calidez y la felicidad, ilumina el estado de ánimo y representa la confianza en sí mismo y la franqueza. El rojo, por otro lado, llama la atención sobre el peligro. Las señales de “pare” son rojas como el extintor de incendios. Las normas de seguridad contra incendios están marcadas en rojo. Pero el rojo también representa la sensualidad, es el color del amor, se considera erótico y sexy.

Colores para la confianza y la tristeza

Los colores fríos incluyen verde, azul y violeta o púrpura con las diversas tonalidades. A los que les gusta el verde probablemente aprecian la seguridad y la armonía, pero también la independencia y el cambio. El azul puede significar confianza y empatía, pero también melancolía. La gente a la que le gusta el color azul sabe lo que quiere. A menudo, sin embargo, son considerados como distantes y fríos.

El púrpura se equipara con un sentimiento de tristeza, pero también con sabiduría, virtud y paz interior. Los obispos se visten de color púrpura, pero no solo ellos. El púrpura también es el color del movimiento feminista.

El lenguaje de los colores

Los colores dicen algo de nosotros, ya sea que nos guste el rosa suave, el rojo fuerte o el azul profundo. Incluso aquellos que se pasan horas frente al armario por la mañana buscando un conjunto apropiado, intuitivamente eligen ciertos colores. Son una especie de comunicación no verbal, explica Buether. “Funciona para las plantas, para los animales y también para las personas. Hay códigos de color biológicos que entendemos de la misma manera en todo el mundo. Un cielo azul, por ejemplo, significa buen tiempo”.

Los monjes budistas tradicionalmente usan túnicas naranjas

Los monjes budistas tradicionalmente usan túnicas naranjas

Las personas siempre se han comunicado entre sí a través de la ropa y el color. “Las culturas que se comunican mucho con el color generalmente tenían muchos materiales de coloración”, explica Buether. “En México, por ejemplo, hay estas hermosas telas. A través de la ropa, la gente allí puede saber, por ejemplo, de qué pueblo viene alguien, o la edad que tiene. ¿Esta persona está casada o es soltera? ¿Es madre, abuela o viuda?”

Tal código de vestimenta existía y existe también en Europa. En las ciudades, sin embargo, se está olvidando cada vez más. Esto incluye el negro como color de luto. Hasta finales del siglo pasado era una práctica común que la gente se vistiera de negro por largos períodos de tiempo para señalar al mundo exterior que habían perdido a alguien. Sin embargo, en algunas regiones del mundo, el blanco es el color del luto, por ejemplo en muchos países asiáticos.

(gg/er)


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *