SAT se retracta acerca de tener planes de aumentar impuestos a los combustibles y al cemento

Comparte

Aumentar el impuesto al cemento fue una de las posibilidades mencionadas por el jefe de la SAT, pero este jueves afirmó que no hay ningún análisis sobre esa posibilidad. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
Aumentar el impuesto al cemento fue una de las posibilidades mencionadas por el jefe de la SAT, pero este jueves afirmó que no hay ningún análisis sobre esa posibilidad. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Las declaraciones las brindó el pasado martes 22 de septiembre en el marco de una citación en la Comisión de Finanzas del Congreso de la República, y este jueves 24 de septiembre se retractó durante su participación en XV Congreso Industrial al justificar que esa posibilidad se debió a la pregunta de cómo analizaba la situación de la consolidación fiscal.

El jefe de la SAT dijo que había que hacer un esfuerzo por empezar a bajar el déficit fiscal.

“En ese marco de consolidación fue que se planteó la posibilidad de revisar algunos impuestos específicos, pero no dije que en estos momentos de pandemia hubiera un incremento, no hay proyecto de ley, no se ha presentado nada al Congreso de la República, pueden estar tranquilos que eso no pasará ahora”, expresó Díaz.

El superintendente agregó que no ve adecuado presentar una reforma de esa naturaleza, y afirmó que es difícil revertir lo que dijo, pero reiteró, que fue en el marco de una consolidación que lleva muchos análisis y estudios.

“No es función de la SAT la política fiscal y en la citación estábamos juntos, pero yo respondí esa pregunta y dije que eso había que revisarlo en el mediano plazo, no podemos subir arbitrariamente los impuestos”, enfatizó el jefe de la SAT.

Antecedentes

En la reunión Díaz dijo que para elevar la recaudación fiscal se podría aumentar los impuestos al cemento y los combustibles, pero aclaró en rueda de prensa que el proyecto de presupuesto no plantea alguna propuesta en ese sentido.

Según el jefe de la SAT, las fuentes de ingreso del gasto de 2021 están diseñadas con bases técnicas del Banco de Guatemala, el Ministerio de Finanzas y la institución que dirige, cuyas proyecciones son una recaudación de Q64 mil 326.2 millones de ingresos brutos (Q61 mil 426.1 de ingresos netos) durante el próximo, sin tomar en cuenta aumento de impuestos.

En una reunión de funcionarios con la Comisión de Finanzas del Congreso, el Superintendente de Administración Tributaria (SAT), Marco Livio Díaz, dijo que como país se tiene la responsabilidad de elevar la carga tributaria y que posiblemente se necesitaría una reforma tributaria para lograrlo y mantener la relación entre los niveles de deuda e ingresos impositivos.

La respuesta surgió al ser consultado por parlamentarios sobre los niveles de deuda y de déficit fiscal del país y la calificación que las firmas calificadoras de riesgo puedan emitir para Guatemala.

Ante consultas de diputados, Díaz respondió que no se prevé aumento a los impuestos generales de la población, sino a algunos impuestos específicos y que por el momento se analizan cambios de tasas al impuesto a la distribución de cemento y al de distribución de petróleo y sus derivados (combustibles), conocido como IDP.

Implementan nueva metodología de fiscalización

Díaz dijo que están haciendo los esfuerzos administrativos por mejorar la recaudación y hay varias unidades que se encargan de dialogar con los contribuyentes para un cumplimiento voluntario.

Por ejemplo, antes de notificar a un contribuyente se le llama y se le otorgan 10 días para que prepare sus pruebas documentales y en base a eso se analiza y se puede llegar a un acuerdo.

Hasta la fecha se está analizando la situación de 6 mil 009 contribuyentes con base a una nueva metodología con controles tecnológicos y cruces de información.

El jefe de la SAT afirmó que en las aduanas empieza a aumentar la recaudación y la percepción de riesgo está mejorando.

“La aduana de Tecún Umán llegó al 100% de la menta mensual, por lo tanto, está funcionando. Lo que se deja de recibir por contrabando y defraudación son Q280 millones anuales, pero también hay que dedicar tiempo a la defraudación tributaria”, resaltó Díaz.

El superintendente afirmó que la mala declaración en aduanas está mejorando los sistemas, pero son esfuerzos que llevan tiempo.

Según análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) los esfuerzos de la SAT pueden significar 0.20 o .30% del producto interno bruto en recaudación y por eso aumentó en Q1 mil 100 millones, aceptado un reto de Q1 mil 500 millones para el 2021.

Via PL (ver fuente)


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *