Gobierno ha incautado Q4.3 millones en mercancía ilegal (y por qué eso no compensa el daño del contrabando)

Comparte

Empresarios señalaron que el contrabando impacta en la competitividad, recaudación, gobernabilidad y seguridad de la población, y es un problema que se debe resolver en conjunto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Empresarios señalaron que el contrabando impacta en la competitividad, recaudación, gobernabilidad y seguridad de la población, y es un problema que se debe resolver en conjunto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Durante 30 años, el tema del contrabando ha sido de preocupación para los miembros de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), quienes volvieron a colocar el asunto sobre la mesa durante el panel Acciones y estrategias en el marco del covid-19 para el fortalecimiento del comercio lícito, que se desarrolló en el tercer día del XV Congreso Industrial, que concluye hoy.

En el panel participó Gendry Reyes, primer viceministro de Seguridad del Ministerio de Gobernación (Mingob), quien indicó que del 1 de enero al 21 de septiembre del 2020 se han incautado mercancías de contrabando por Q4.3 millones, en defraudación aduanera acumulan Q500 mil, propiedad intelectual Q4.2 millones, ajustes arancelarios Q6.6 millones, incautación de divisas Q895 mil y 306 personas capturadas.

Sin embargo, en opinión de los socios de la CIG, esos resultados aún son bajos y no compensan el impacto y pérdidas millonarias que provoca ese flagelo en el país.

Al año, se dejan de percibir Q1 mil millones en recaudación tributaria, y se producen Q32 mil millones en pérdidas, equivalentes al 1 por ciento del producto interno bruto del país, según datos que fueron publicados por la CIG y la consultora Cabi en noviembre del 2019.

Además, el impacto de ese ilícito representa el 30 por ciento de las ventas totales industriales del país, se afirmó en la actividad.

Acciones a corto plazo

El viceministro de Gobernación dijo que a finales de año se integrarán 200 elementos más a la División de Puertos, Aeropuertos y Puestos Fronterizos (Dipafront).

Por otro lado, Marco Livio Díaz, jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), informó que terminan de afinar la modificación de la Ley contra el Contrabando y la Defraudación Aduanera, que enviarán próximamente al Ministerio de Finanzas y luego pasará al Congreso de la República. Ya con esas modificaciones, les darían otras facultades para poder atacar más el contrabando y los instrumentos necesarios para la destrucción de mercadería incautada.

El jefe de la SAT comentó que se encuentran en pláticas con el Ministerio de Agricultura para hacer un módulo de riesgo conjunto, e invitaron al Mingob, con el objetivo de que los contenedores se paren una única vez y sistematizar su control.

Díaz agregó que otorgaron otros cinco títulos de operador económico autorizado, y en total se han extendido 53, por lo que se han acelerado las autorizaciones para importaciones y exportaciones, y son un referente para agilizar la operación en aduanas.

Seis puestos de control

En el 2020, se tiene contemplado completar los seis puestos de control interinstitucional, informó Gendry Reyes, viceministro de Seguridad del Ministerio de Gobernación.

El Consejo Interinstitucional para la Prevención y Combate a la Defraudación Fiscal y al Contrabando Aduanero (Coincon) trabajó en los lineamientos. Los puestos de control más recientes son los de Pajapita, San Marcos, y Entre Ríos, Izabal.

Esos dos puestos completan los seis, junto con el de Chisec, Alta Verapaz; Tecpán Guatemala, Chimaltenango; Poptún, Petén, y Taxisco, Escuintla.

Marco Livio Díaz, jefe de la SAT, indicó que lo que se deja de percibir por contrabando y defraudación son Q280 millones anuales, pero también hay que dedicar tiempo a la defraudación tributaria, enfatizó.

Via PL (ver fuente)


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *