¡Tragedia y pesadilla…!

Comparte

Por: Carlos A. Rodas Minondo

Concientizar, promover y denunciar sobre la segunda causa de muertes en el país: los accidentes  de tránsito, solo superado por la violencia, es mi causa. Adorna esa tragedia ser también la  primera causa de heridos, un promedio estimado de 200 diarios, muchos con discapacidades  permanentes. Si bien nadie desea sufrir o causar un accidente de tránsito, hay dos tipos de  responsables: los conductores y propietarios de los vehículos, y los funcionarios públicos  responsables de su prevención y el cumplimiento de las leyes y reglamentos sobre la materia.

Nadie, ninguno, ni aún los seres amados de los funcionarios públicos y transportistas pueden evitar circular en las vías terrestres del país y exponerse a sufrir un accidente, de morir o ser  víctima de lesiones. De hecho es más alta esa probabilidad que morir de COVID – 19. ¿Le teme al  coronavirus?

En nuestro país los accidentes de tránsito y sus efectos le superan en todo. Sobre todo en un país  en que no hay señalización, rotulación, peraltes en las curvas, iluminación adecuada y lo que exige  una seguridad vial mínima. Siendo tan grave la seguridad vial la ayuda que puedan recibir las  víctimas cobra demasiada importancia. Sin embargo, aquí es común que los responsables no  paguen nada ni ayuden a sus víctimas. ¿Quién hace negocio de eso?

Este año, después de 24 años de aprobada la ley en continuo incumplimiento de deberes de parte  de ministros y viceministros pintado de sangre de muertos y mutilados, por fin y apenas de forma  parcial, se publicó el reglamento que obliga a todos los vehículos de uso comercial, carga y  pasajeros, a tener un seguro mínimo a favor de ocupantes y de terceros. Una ayuda automática e  incondicional que reciban las víctimas. Un debate agotado hace 24 años al publicarse esa ley:  artículo 29 de la Ley de Tránsito, refrendado porque se aplica en todos los países del mundo.

Sin embargo, parece que los funcionarios temen a 100 camiones que amenazan con hacer paros.  ¿Absurdo e inhumano? Sin duda. Cinco meses parados por el virus, todo detenido, y los ministros y  viceministros de Gobernación y Comunicaciones no publican, no exigen ni aplican multas al  transporte comercial por no tener seguro. Hay responsables y cómplices detrás de cada muerto en  accidentes de tránsito. Unos deben contratarlo y otros deben exigirlo. Una “asociación de pilotos” hace amenazas y marchas para que le quiten multas. ¿Se las van a quitar? ¿Nos las van a quitar a  todos? ¿Si hacemos eso contra los impuestos, nos los van a quitar? Son los mismos que defienden transitar sin asegurar la vida los pilotos, los que dicen representar.

Las preguntas y respuestas que son responsabilidad legal, humana e histórica de los ministros  Oliverio García Rodas y Josué Lemus: ¿Están aplicando los reglamentos que regulan los seguros  obligatorios o de forma pasiva, por omisión, se hacen cómplices del incumplimiento? ¿Saben que  son responsables legalmente si hay muertos que no reciben ayuda por su pasividad?

Les parece buena negociación sacrificar 17 millones de posibles víctimas para ayudar a la  rentabilidad de 100 camiones? Ser funcionario es difícil si se arriesga o se sacrifica lo más valioso,  la Vida y la Salud. Escribo a favor de mis seres amados y de los suyos. Y de los muertos y heridos  durante 24 años, un estimado de 750 mil víctimas, que la ley les asiste si presentan denuncias  contra funcionarios y el Estado, mucho más que lo que pueden hacerles 100 camiones.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *