Hacer ejercicio no aumenta las ganas de comer en personas con sobrepeso, señala estudio

Comparte

Prevenir la obesidad desde la infancia es más efectiva.<br _mce_bogus="1"/>

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, España, analizó el efecto que tiene hacer ejercicio en el consumo de calorías.

La investigación permitió analizar el efecto que tiene el ejercicio físico en la ingesta de calorías y cómo puede ayudar a combatir los problemas derivados del sobrepeso mediante la modulación de la dieta.

¿Cómo afecta el ejercicio en la alimentación?, ¿produce una mayor sensación de hambre haciendo que se incremente el consumo de calorías?, ¿hace que una persona tenga preferencia por unos alimentos frente a otros? estas fueron algunas de las preguntas que se plantearon los investigadores de la UPM, quienes se centraron en analizar si un tipo de ejercicio podría favorecer una mejor adherencia a la dieta prescrita, mayor motivación relacionada con la alimentación, composición de dieta más saludable o mayores cambios en la composición corporal en personas con sobrepeso y obesidad.

La investigadora Ana Belén Peinado recuerda que la obesidad es un problema de salud pública que se relaciona con numerosos factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

“Sin embargo, el tipo de ejercicio que podría inducir mayores cambios fisiológicos y de conductas relacionados con el comportamiento alimentario y la ingesta de alimentos, sigue sin estar claro”, explicó la investigadora Ana Belén Peinado en una nota difundida por la Universidad.

Esa es la relación que han estudiado los investigadores, quienes tomaron una muestra de 300 personas sobre las que se analizaron más de dos mil 500 variables.

Los resultados no mostraron efectos sustanciales del tipo de ejercicio sobre la ingesta de energía, la selección de macronutrientes o los cambios en la composición corporal.

Los expertos comprobaron que las personas que hacían más ejercicio aumentaban el consumo de proteínas, lo cual calificaron de positivo, ya que un aumento en la actividad física diaria requiere una mayor ingesta de estas. Además, comprobaron que el ejercicio de fuerza, aeróbico o la combinación de ambos no provocan una mayor necesidad de ingesta en personas con sobrepeso y que las personas que empiezan un programa de ejercicio a largo plazo no aumentan su consumo de energía de manera compensatoria.

En la investigación participaron el Interdisciplinary Centre for the Study of Human Performance (CIPER) de Lisboa, el Instituto de Investigación Hospital Universitario La Paz (IdiPAZ) y el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, según una publicación de tvpacifico.mx.

Además, los resultados se han publicado en la revista Nutrients.

Salud, Deporte, España, Sobrepeso

Via PL


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *