Síndrome del túnel carpiano, afectación intensificada por la pandemia

Comparte

El síndrome del túnel carpiano es un padecimiento que se ha intensificado durante la pandemia de COVID-19, pues la mayoría de las personas pasan todo el día frente a una computadora

¿Se te adormecen los dedos de la mano, sientes hormigueo o dolor en los brazos? Puede que sufras del Síndrome del Túnel Carpiano. A partir de este confinamiento, el trabajo en casa, las clases escolares en línea y pasar mucho tiempo en las computadoras y dispositivos móviles, esta afectación ha aumentado.

El Síndrome del Túnel Carpiano (STC) es una afección que surge debido al aumento de la presión sobre el nervio medio en la muñeca. En efecto, es un nervio pellizcado en la muñeca. Entre los síntomas pueden incluirse adormecimiento, hormigueo y dolor en el brazo, la mano y los dedos de la mano. Hay un espacio en la muñeca llamado Túnel Carpiano por donde pasan el nervio medio y nueve tendones desde el antebrazo hacia la mano.

El Síndrome del Túnel Carpiano ocurre cuando se acumula presión debido a la inflamación en este túnel y aplica presión sobre el nervio. Cuando la presión de la inflamación se torna lo suficientemente grande como para afectar la forma en la que funciona el nervio, es posible sentir adormecimiento, hormigueo y dolor en la mano y en los dedos.

¿Qué Lo Causa?

Por lo general la causa puede ser por el sobre uso de la articulación de la muñeca por demasiado uso en los equipos de cómputo. La presión sobre el nervio puede ocurrir de varias maneras: la inflamación del revestimiento de los tendones flexores, llamada tenosinovitis, la dislocación de articulaciones, las fracturas y la artritis pueden estrechar el túnel, así como también mantener la muñeca flexionada durante períodos prolongados. La retención de líquido durante el embarazo puede provocar inflamación en el túnel y síntomas de síndrome del túnel carpiano, que a menudo desaparecen después del parto. Las afecciones de la tiroides, la artritis reumatoide y la diabetes también pueden estar asociadas con el síndrome del túnel carpiano. Puede haber más de una causa.

¿Cuáles Son Los Síntomas?

Los síntomas del Síndrome del Túnel Carpiano suelen incluir dolor, adormecimiento, hormigueo o una combinación de los tres. El adormecimiento o el hormigueo aparecen con mayor frecuencia en el pulgar y en los dedos índice, medio y anular. Los síntomas suelen sentirse durante la noche, pero también se pueden percibir durante las actividades diarias tales como al conducir o leer un periódico. Es posible que, a veces, los pacientes noten una prensión más débil, torpeza ocasional y tendencia a dejar caer las cosas. En casos graves, es posible que se pierda la sensación en forma permanente y que los músculos de la base del pulgar se encojan lentamente (atrofia tenar), lo cual causa dificultad para pellizcar.

¿Quién Está En Riesgo De Desarrollar El Síndrome Del Túnel Carpiano?

 Las mujeres tienen una probabilidad tres veces mayor que los hombres de desarrollar el síndrome del túnel carpiano, tal vez debido a que el túnel carpiano en sí puede ser más pequeño en algunas mujeres que en los hombres. La mano dominante generalmente se afecta primero y produce el dolor más intenso. Las personas con diabetes u otros trastornos metabólicos que afectan directamente los nervios del organismo y los hacen más susceptibles a la compresión también se encuentran en alto riesgo. El Síndrome del Túnel Carpiano generalmente se produce solamente en los adultos.

En el lugar de trabajo, el riesgo de desarrollar el Síndrome del Túnel Carpiano no está limitado a las personas en una sola industria o empleo, sino que es especialmente común en aquellos que desempeñan trabajos en líneas de ensamblaje — manufactura, costura, acabado, limpieza, y empaque de carnes, aves o pescados. De hecho, el síndrome del túnel carpiano es tres veces más común entre los ensambladores que entre el personal de entrada de datos.

Es importante contar con unos antecedentes detallados que incluyan afecciones médicas, cómo se han usado las manos y si hubo alguna lesión previa. Posiblemente se tome una radiografía para buscar otras causas de la dolencia, como por ejemplo artritis o fracturas. En algunos casos, es probable que se hagan pruebas de laboratorio si se sospechara de una afección médica asociada con el STC. Puede que se hagan estudios electrodiagnósticos (NCV [velocidades de conducción nerviosa] y EMG [electromiograma]) para confirmar el diagnóstico de Síndrome de Túnel Carpiano, así como también para comprobar si hay otros posibles problemas nerviosos.

¿Cómo Se Trata?

Con frecuencia los síntomas pueden aliviarse sin cirugía. La identificación y el tratamiento de las afecciones médicas, el cambio de los patrones de uso de la mano o mantener la muñeca entablillada en posición recta podrían ayudar a reducir la presión sobre el nervio. El uso de entablillados en la muñeca por las noches podría aliviar los síntomas que interfieren con el sueño. Una inyección de esteroides en el túnel carpiano podría ayudar a aliviar los síntomas al reducir la inflamación alrededor del nervio.

Cuando los síntomas son graves o no mejoran, tal vez sea necesaria una cirugía para hacer más lugar para el nervio. La presión sobre el nervio se reduce al cortar el ligamento que forma el techo (la parte superior) del túnel, del lado de la palma de la mano. Las incisiones para esta cirugía pueden variar, pero el objetivo es el mismo: agrandar el túnel y reducir la presión sobre el nervio. Después de la cirugía, el dolor en torno a la incisión puede durar varias semanas o meses. El adormecimiento y el hormigueo pueden desaparecer rápida o lentamente. Puede tardar varios meses recuperar la fuerza normal de la mano y la muñeca. Además, es posible que los síntomas del túnel carpiano no desaparezcan por completo luego de la cirugía, en especial en casos graves.

¿Cómo Puede Prevenirse El Síndrome Del Túnel Carpiano?

 En el lugar de trabajo, los empleados pueden hacer acondicionamiento, realizar ejercicios de estiramiento, hacer descansos frecuentes, usar tablillas para mantener derechas las muñecas, y usar una postura y posición correcta de la muñeca. Usar guantes sin dedos puede ayudar a mantener las manos tibias y flexibles. Las estaciones de trabajo, herramientas y manijas de herramientas y las tareas pueden ser rediseñadas para permitir que la muñeca del trabajador mantenga una posición natural durante el trabajo. Los trabajos pueden ser rotados entre los trabajadores. Los empleadores pueden desarrollar programas en ergonomía, el proceso de adaptar las condiciones del lugar de trabajo y las demandas del trabajo a las capacidades de los trabajadores. Sin embargo, la investigación no ha demostrado de manera concluyente que estos cambios en el lugar de trabajo eviten la ocurrencia del síndrome del túnel carpiano.

Nos leemos en una semana.

Via López-Dóriga


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *