Hernández: Here’s why the Dodgers will win the World Series for first time in 32 years

Comparte

El video del jonrón de Kirk Gibson nunca será dejado de lado, pero el hito está cerca de perder su puesto como el recordatorio más reciente de la tradición ganadora de la franquicia.

Los derrotados están a punto de convertirse en campeones. En algún momento durante los próximos nueve días, los Dodgers derrotarán a los Tampa Bay Rays y ganarán la Serie Mundial.

Varias generaciones de angelinos experimentarán su primer título. Celebrarán en sus casas y apartamentos, no en el Dodger Stadium, el bar de su vecindario o en cualquier otro lugar donde puedan intercambiar choques de manos con extraños. Pero no importa; solo conocen la decepción. Así que, estarán felices.

“¡Éste es nuestro año!”, declaró el manager Dave Roberts el domingo por la noche, después de que los Dodgers aseguraran su pasaje a la Serie Mundial, que se jugará en el Globe Life Field en Arlington, Texas.

La frase de Roberts fue una rara promesa en el más dogmático y supersticioso de los deportes, pero ¿cómo podría el entrenador no creerlo después de guiar a su equipo a una remontada increíble en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional?

Para llegar a su tercera Serie Mundial en cuatro años, los Dodgers tuvieron que revertir un déficit de tres juegos a uno contra los Bravos de Atlanta.

Pero la fe de Roberts en su equipo se basa en más que sus victorias en tres juegos de eliminación consecutivos. La forma en que ganaron los Dodgers fue igualmente importante, si no más.

Este equipo no es como los de sus recientes predecesores. Hay una confianza en estos Dodgers que estuvo ausente en años anteriores, cuando parecía una cuestión de tiempo antes de que traicionaran las esperanzas de su ciudad natal.

Cuando hay que hacer jugadas críticas, las hacen. En ninguna de sus siete postemporadas anteriores, ni cuando llegaron a la Serie Mundial en 2017 o regresaron en 2018, los Dodgers hicieron tantas jugadas defensivas y radicales como lo han hecho en estos playoffs.

A estas alturas, el fotógrafo de The Times Robert Gauthier ha capturado suficientes de estos momentos como para inaugurar una exhibición con el tema de los Dodgers.

El fildeador central Cody Bellinger corrió hacia atrás casi 100 pies antes de alcanzar la pared del campo central para robar un posible jonrón de ventaja de Fernando Tatis Jr., de los Padres de San Diego, en su Serie Divisional de la Liga Nacional.

Dodgers center fielder Cody Bellinger robs San Diego's Fernando Tatis Jr. of a home run during Game 2 of the NLDS.

Dodgers center fielder Cody Bellinger robs San Diego’s Fernando Tatis Jr. of a home run during Game 2 of the NLDS.

(Robert Gauthier/Los Angeles Times)

El fildeador derecho Mookie Betts hizo un agarre por encima de la pared similar en el Juego 7 de la Serie del Campeonato de la Liga Nacional, luego de hacer una atrapada espectacular de espaldas a la pared en el Juego 6 y otra grácil y sofisticada en el Juego 5.

Mookie Betts made big plays in the outfield to help the Dodgers beat the Atlanta Braves in the NLCS.

Mookie Betts made big plays in the outfield to help the Dodgers beat the Atlanta Braves in the NLCS.

(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Los Dodgers perdían 3-2 en la cuarta entrada cuando los Bravos tenían corredores en segunda y tercera sin outs. Turner envió una bola rasa de Nick Markakis y tiró a home sin dudarlo.

El séptimo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional también contó con una jugada del tercera base Justin Turner que representó la combinación del atletismo y el conocimiento del equipo.

Dodgers third baseman Justin Turner tags out Atlanta Braves shortstop Dansby Swanson during Game 7 of the NLCS.

Dodgers third baseman Justin Turner tags out Atlanta Braves shortstop Dansby Swanson during Game 7 of the NLCS.

(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Dansby Swanson, que corrió al contacto, quedó atrapado. Turner se lanzó horizontalmente en el aire por la línea para marcar a Swanson en la espalda, luego rápidamente lanzó al campocorto Corey Seager, quien estaba cubriendo tercera. Seager eliminó a Austin Riley, quien intentaba avanzar de segunda a tercera. “No siempre es en el lado ofensivo donde se obtiene esa chispa”, expresó Seager.

Y hay algo más.

Estos Dodgers reconocen la oportunidad. Aprovechan un momento. Abren la puerta y encuentran un camino.

Una actuación de cuatro hits en el Juego 1 de la NLCS generó preocupaciones de que volvieran a su forma tradicional de postemporada mediocre, pero su ofensiva nunca desapareció por completo. Con la incorporación de Betts y el resurgimiento de Seager, los Dodgers ahora pueden apoyar adecuadamente a Turner, el actual Sr. Octubre del equipo.

La fuerza de la parte superior del orden redujo la carga sobre otros jugadores. El jonrón que decidió la Serie de Campeonato de la Liga Nacional fue lanzado por el sexto bateador Bellinger, quien tiene un premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional pero un historial decepcionante en los playoffs.

El bullpen sigue siendo motivo de preocupación, tanto así que los Dodgers utilizaron a uno de sus titulares como abridor en el juego final de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y a otro como cerrador.

A diferencia de las rondas anteriores, la Serie Mundial tendrá días libres -después del segundo y quinto juego como si los equipos necesitaran un día de viaje-. Roberts manejó sabiamente su defectuoso bullpen en la NLCS. El horario le permitirá recurrir a sus opciones preferidas con más frecuencia.

También hay que considerar la oposición.

Cuando los Dodgers entraron en la Serie Mundial de 2017, se enfrentaron a una alineación de los Astros de Houston que parecía imparable; en retrospectiva, tenía sentido que los Astros robaran sus señas ilegalmente.

Sus rivales en la Serie Mundial 2018 fueron los superiores Red Sox de Boston, contra los que no tenían ninguna posibilidad.

Los Rays son sólidos, pero básicamente son una versión menos costosa de los Dodgers. Los dos equipos comparten principios. Lanzan y juegan bien, pero carecen del poder estelar de los Dodgers. No tienen un jugador como Betts; ni cuentan con su propia versión de Seager.

Los Dodgers pueden ganar la serie; deberían ganar la serie. Y cuando lo hagan, algunos de los jugadores ocuparán lugares en la historia no solo de su franquicia sino de esta ciudad, junto a figuras como Gibson y Orel Hershiser, Pedro Guerrero y Ron Cey, Sandy Koufax y Larry Sherry.

Hernández reportó desde Los Ángeles.

For the original story in English, please click here.

Via : LA Times


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *