Luego de la tormenta… la reconstrucción

Comparte

La Pandemia de Covid-19 y ahora la tormenta ETA, son las secuelas que han marcado el año 2020, desde el inicio del gobierno de Giammattei. Lamentablemente, y para tristeza o vergüenza de los guatemaltecos, estas situaciones dejaron salir a luz, la calidad de liderazgo del presidente. Con preocupación, la población ha podido darse cuenta que las actitudes y decisiones del gobernante, demuestran su incapacidad cegada de soberbia, irresponsabilidad, indiferencia y principalmente complaciente con sus funcionarios y más allegados, quienes solo buscan sus interés personales o sectoriales.

Para nadie es un secreto la secuela de daños materiales, la pérdida de vidas y de personas desaparecidas, en miles de hogares guatemaltecos, como resultado de la tormenta Eta. Viviendas completas fueron destruidas y, al igual que los cultivos arrasados, en su totalidad; puentes caídos, red vial destrozada. Todo ello como resultado de los deslaves e inundaciones, que dejó a su paso la tormenta Eta.

El Gobierno no tuvo la capacidad ni la voluntad política de actuar y atender de inmediato la emergencia. Las redes sociales han escrito la historia. El pueblo una vez más se levantó para ayudar. Los primeros helicópteros y lanchas que rescataron sobrevivientes fueron privados; además del rescate y toda la ayuda que llegó en alimentos y ropa, en las comunidades más vulnerables y afectadas, fue de grupos y personas particulares, mientras el gobernante aseguraba que no se podía hacer nada.

Es motivo de orgullo y satisfacción, poder agradecer a todas las personas particulares y empresas privadas que, sin detenerse a pensarlo, colaboraron y se organizaron para llevar ayuda; también, a los países amigos que han mandado alimentos, rescatistas, helicópteros, lanchas, etc. Muchas gracias. Confío en que dicha ayuda, el Gobierno sea capaz de llevarla a las personas necesitadas sin discriminación.

Luego de la tormenta, ahora viene la tarea de reconstruir. La población afectada va urgir la ayuda para levantar sus viviendas y poder reiniciar su vida. Hay que tener presente que la perdida de los cultivos de maíz, frijol, arroz, cardamomo y café, en muchos casos, son granos básicos para consumo propio.

El Ministerio de Desarrollo -MIDES-, cuenta con presupuesto como para apoyar programas de granos básicos y, evitar una hambruna que provoque más desnutrición en el país. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, debe implementar programas agrícolas para sembrar nuevamente y, de esta forma que, los agricultores más afectados, puedan iniciar su actividad económica de subsistencia. Por aparte, a través del Ministerio de Comunicaciones y Vivienda, se debe implementar una política de reconstrucción de viviendas, para las familias que perdieron por completo sus casas.

Finalmente, reitero mi llamado al presidente Giammattei, a tomar conciencia sobre su responsabilidad; actuar como un verdadero estadista y ordenar la implementación estratégica e integral de la reconstrucción en las zonas afectadas por la tormenta Eta. Debe dejar por un lado la politiquería. El pueblo de Guatemala está dispuesto a colaborar y apoyar.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *