Home » Chile: este es solo el inicio
Opinión

Chile: este es solo el inicio

El resultado del plebiscito del domingo en Chile nos sorprendió a casi todos, no tanto porque ganara el “rechazo”, que era lo que se esperaba, sino por la magnitud con la que lo ganó. Todos los sondeos daban por ganador al “Rechazo” pero casi ninguno anticipó la gran diferencia. Ninguna encuesta ni estudio esperaba tampoco que se registrara tan alta participación, de un 85.8 por ciento.

IDEAS

Celebro esta victoria en contra de una constitución que llevaría a Chile a una gran crisis, pero desde ya deben enfocarse en los siguientes pasos, ya que los impulsores de la nueva Constitución, como ya se podía prever, no descansarán hasta lograr sus propósitos, como bien lo manifiesta el presidente Boric, que desde el mismo lunes convocó a “continuar con el proceso de reformas a la Constitución”.

Hay que ver que los resultados del plebiscito rompen algunos esquemas, en particular el de la “lucha de clases”. Según un estudio presentado este lunes, en el quintil de ingresos más bajos, la opción “Apruebo” registró una votación de 24.9 puntos porcentuales, mientras que el “Rechazo” marcó 75.1, alcanzando una diferencia de más de 50 puntos entre ambas opciones.

Ahora bien, lo importante es tomar en cuenta que hubo diversas razones por las cuales las personas rechazaron el cambio de la Constitución. Algunos la rechazaron porque legalizaba el aborto, especialmente dentro de los grupos religiosos, otros la rechazaron por dividir al país en “naciones” —plurinacional—, algunos otros la rechazaron por la situación económica —la inflación va por el 13 por ciento— y algunos más como una muestra de rechazo a Boric —su aprobación ha caído al 39 por ciento, muy similar al resultado que obtuvo el apruebo—.

Aunque quisiera creer lo contrario, lo más seguro es que quienes la rechazaron por las implicaciones que tenía sobre la propiedad privada, el sistema republicano y porque ahondaba el Estado Benefactor/Mercantilista, probablemente no fueron la mayoría de quienes votaron por el rechazo. Por ejemplo, muchos grupos religiosos dijeron que estaban de acuerdo con casi todo lo que proponía la nueva Constitución, menos con el tema del aborto. Ello implica que, si en una nueva propuesta, se elimina la legalización del aborto, probablemente estos grupos votarían por el Apruebo. Y así, podemos ir viendo muchos otros grupos, con posturas similares de oposición férrea a solo algunos pocos puntos de la nueva Constitución.

De ahí que no debería de sorprender que ahora el Plan B de quienes quieren llevar a Chile a la “venezuelización”, sea eliminar esos puntos que ocasionan más controversia —una vez no implique quitar sus objetivos principales— para limar las asperezas y lograr que se apruebe en una segunda ocasión. De hecho, hay quienes estiman que este realmente era el Plan A: perder la primera vez, para lograr un mayor “consenso” en la segunda ocasión. No considero que sean tan sagaces y calculadores, pero queda abierta esa posibilidad.

Y es por eso por lo que regreso a que, si bien esta fue una victoria muy importante, podría ser una que no dure mucho. No hay que olvidar que en otros países cuando han querido lograr un resultado de este tipo, han insistido e insistido hasta lograrlo, aún si para ello deben “copar” los organismos electorales para ganar de manera fraudulenta. ¿Seguirán esa ruta en Chile? Puede ser, aunque creo que lo más probable es que intentarán aprobarla nuevamente, luego de quitarle las “asperezas”.

Si no me cree, solo hay que escuchar las declaraciones de Boric al anunciar que “impulsará un nuevo itinerario constituyente que, recogiendo los aprendizajes, logre interpretar a una amplia mayoría ciudadana”. En pocas palabras, la segunda vez será distinta y, según ellos, la ganarán.

Etiquetas

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario