Home » ¿Estamos viendo el inicio del fin?
Opinión

¿Estamos viendo el inicio del fin?

El fin de semana pasado el ejército ucraniano ejecutó una jugada magistral que seguramente será estudiada en las academias militares por mucho tiempo. Aunque desde hace semanas se hablaba de la “contraofensiva” ucraniana, despistaron al enemigo —literalmente— haciéndole creer que atacarían al sur, en el área de Jersón, cuando realmente estaban preparando dos “contraofensivas”, una en el sur y otra en el norte. La jugada les salió tan bien que en apenas 4 días recuperaron casi seis mil kilómetros cuadrados e hicieron huir a miles de soldados rusos del “territorio conquistado” de Járkov.

IDEAS

Pero hay que estar claros que, por muy sonada que haya sido la victoria de los últimos días, todavía falta mucho por recorrer. Para su referencia, Ucrania tiene una extensión de más de 600 mil kilómetros cuadrados. La extensión ocupada por Rusia hasta antes de la “contraofensiva” era de alrededor de 120 mil kilómetros cuadrados, lo que implica que se ha recuperado menos del 5 por ciento del territorio ocupado y que Rusia sigue controlando cerca del 20 por ciento del territorio ucraniano.
Sin embargo, desde otra perspectiva, el ejército ruso no había logrado capturar más de unos 150 kilómetros cuadrados de territorio en los últimos dos meses, con lo que lo recuperado por las fuerzas ucranianas es por lo menos 20 veces más. De hecho, es más de lo que los rusos capturaron desde que se centraron en el área del Donbás hace casi 5 meses.

El manejo de inteligencia fue muy bueno. Desde hace casi dos meses el gobierno ucraniano estuvo amenazando con una contraofensiva y dio todos los indicios de que ésta sería en el área de Jersón. En el último mes, de hecho, estuvieron concentrando muchos de sus ataques, incluidos los que realizaban con las baterías HIMARS estadounidenses, en esa región. La evidencia era tal, que el ejército ruso movilizó a sus mejores tropas, del área de Járkov hacia el sur en Jersón, dejando en Járkov unidades menos capaces.

Nada parecía indicar que los ucranianos estaban concentrando fuerzas alrededor de Járkov, hasta que se inició la contraofensiva allí el jueves pasado. Los rusos resistieron un poco, pero para el viernes sus defensas empezaron a ceder y, de allí en adelante, fue una retirada masiva de la región. Los ucranianos se habían preparado con equipo y vehículos ligeros con los que podrían realizar una avanzada rápida —que fue lo que hicieron— al grado que los rusos dejaron tirada la mayoría de su equipo pesado —lento— y llegaron hasta el punto de robar carros en las ciudades y pueblos ucranianos para lograr retirarse de la región antes de que los alcanzaran los soldados ucranianos.

Ahora el frente se reconfiguró. Los rusos están tratando de restablecer sus defensas, mientras que las fuerzas ucranianas han bajado el ritmo de la contraofensiva, presumo que para consolidar el terreno recuperado.

No se puede negar la gran victoria que tuvo Ucrania, pero ahora hay que esperar la reacción de Putin. Algo se pudo ver con los ataques que realizó el fin de semana a las centrales eléctricas en Járkov, que demuestran que está dispuesto a llegar a cualquier extremo —esos ataques son ampliamente considerados como “crímenes de guerra” al estar enfocados en la población civil— con tal de no perder esta guerra. Pero las posibilidades cada vez más están en su contra. Su reacción puede ser muy violenta, incluso se ha vuelto a hablar de que intente utilizar bombas nucleares “tácticas” en Ucrania.

Pero también ya se rumora de mucho descontento en Rusia hacia Putin, lo que al final podría terminar en su derrocamiento. Nada es seguro de aquí en adelante. De lo que sí podemos estar seguros es que esta contraofensiva ucraniana es el inicio del fin de la guerra, para bien o para mal.

Etiquetas

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario