Home » Adelgazar y Reducir Medidas Antes de Navidad
Vida

Adelgazar y Reducir Medidas Antes de Navidad

¿Has ejercitado tu grasa corporal últimamente? Todo el mundo tiene células grasas, pero cuanto más ejercicio hagas, más probabilidades tendrás de tener células grasas pequeñas y saludables.

Todo el mundo añora con reducir adelgazar y reducir medidas, rápido y sin efectos secundarios. Lo que muchos recomiendan es eliminar la grasa. Lo que necesitas saber realmente es la respuesta a la pregunta ¿Cuál es el papel de la grasa en tu cuerpo?. Al entender el papel de las grasas en nuesteo cuerpo podemos tomar acciones y poner en forma nuestra grasa corporal.

¿Tu grasa corporal está en forma?

Podría ser, si comienzas o continúas haciendo ejercicio, de acuerdo con la nueva ciencia, que muestra que estar físicamente activo altera la grasa a nivel molecular de manera que mejora la salud de la grasa, con amplias implicaciones para el estado de nuestro metabolismo, músculos e incluso qué tan bien nuestros cuerpos lidian con la próxima temporada navideña de alegre glotonería. Aunque para tener una vida saludable, deberías siempre mantener en forma saludable tus células grasas.

Es posible que muchos de nosotros no nos demos cuenta de que la grasa corporal puede ser metabólicamente saludable, o al revés, sin importar el peso o la forma de una persona.

“La grasa saludable no se trata de la cantidad de grasa” que alguien tiene, dijo Jeffrey Horowitz, profesor de la Universidad de Michigan, que estudia el ejercicio y el metabolismo. Se trata de qué tan bien funciona esa grasa, dijo. “Una persona que tiene grasa más saludable está mucho mejor que alguien con el mismo porcentaje de grasa corporal pero cuya grasa no es saludable”.

Lo que diferencia principalmente a la grasa saludable de la disfuncional, continuó Horowitz, es el tamaño de las células grasas. “Cuantas más células grasas pequeñas, mejor”, dijo.

Y, en particular, no tiene que perder peso o grasa para hacer que la grasa corporal que ya tiene sea metabólicamente más saludable. Al ser metabólicamente saludable tu grasa, entonces, tu energía se incrementará, y tus medidas serán más atractivas, y estarás en el camino correcto a adelgazar saludablemente.

¿Porqué importa el tamaño de las células grasas?

Las células grasas grandes, dijo, ya están llenas de grasa. No pueden almacenar mucho más y tienden a filtrar algunos de sus contenidos sobrecargados al torrente sanguíneo en forma de ácidos grasos. A partir de ahí, los ácidos grasos se vierten y se alojan en otros órganos, como el corazón, los músculos o el hígado. Hígados, músculos o corazones grasosos y bien veteados son indeseables (a menos, quizás, que críe novillos).

Las células grasas pequeñas, por otro lado, pueden expandirse, esencialmente absorbiendo grasa de la sangre. Quieres que la grasa permanezca dentro de las células grasas, dijo Horowitz.

Las células grasas sanas también contienen montones de mitocondrias activas, los centros de energía de cualquier célula. Las mitocondrias convierten el oxígeno y los alimentos en energía celular. En general, cuantas más mitocondrias, más saludable y resistente será cualquier célula, incluidas las células grasas. Es por ello que adelgazar demasiado y perder demasiada grasa, no es tan saludable.

Finalmente, el tejido adiposo saludable está repleto de vasos sanguíneos, para transportar oxígeno y nutrientes a las células grasas, junto con batallones de otras células, la mayoría relacionadas con la inmunidad, que ayudan a combatir la inflamación. Sin suficiente suministro de sangre y protección inmunológica, el tejido adiposo a menudo se inflama y cicatriza y libera sustancias en el torrente sanguíneo que inician una inflamación similar y poco saludable en otras partes de nuestro cuerpo, incluso en personas que no tienen sobrepeso.

¿Cómo el ejercicio puede remodelar tus células grasas?

Sin embargo, hasta hace poco tiempo, los científicos no estaban seguros de si nuestra grasa podría cambiar o en qué medida, ni su papel para ayudarnos a adelgazar. Es decir, sabían que el tejido adiposo saludable podría deteriorarse, llenándose de células grandes con fugas, mitocondrias disfuncionales e inflamación.

Pero no estaba claro si este proceso podría revertirse o ralentizarse. Algunos estudios realizados en los últimos años con roedores fueron alentadores y sugirieron que los animales físicamente activos albergaban una grasa corporal metabólicamente más saludable en comparación con los roedores sedentarios, incluso si todos tenían sobrepeso según los estándares de los roedores.

Pero no somos ratones de laboratorio y quedan muchas preguntas sobre la maleabilidad de nuestra grasa corporal.

Sin embargo, un estudio publicado en junio trajo destellos de claridad. En el estudio, los investigadores de la Universidad de Copenhague en Dinamarca tomaron biopsias de la grasa abdominal de hombres jóvenes sedentarios, hombres mayores sedentarios y hombres mayores físicamente activos, la mayoría de ellos ciclistas frecuentes y de mucho tiempo.

Las células grasas de los hombres mayores sedentarios mostraron una salud mitocondrial relativamente pobre, y es por ello que algunas veces les cuesta más adelgazar que a otros, ya que cuentan con menos mitocondrias que en la grasa de los hombres jóvenes y menos energía producida por cada mitocondria. Pero las células grasas de los hombres físicamente activos contenían muchas mitocondrias, incluso más que en el tejido graso de los hombres jóvenes, por lo que sus células grasas, en general, estaban mejor provistas de energía. Su tejido graso también mostró menos signos de inflamación incipiente que la grasa de los hombres inactivos, independientemente de su edad.

Estrategias Para Adelgazar

“El entrenamiento físico significó más mitocondrias y mitocondrias que funcionaban mejor” y, en esencia, grasas más saludables, dijo Anders Gudiksen, profesor de biología celular en la Universidad de Copenhague, quien dirigió el estudio.

Pero para cualquiera que no haya tenido la previsión de ser un ciclista de por vida, otro nuevo estudio ofrece la esperanza de que comenzar a hacer ejercicio ahora, sin importar cuán sedentario haya sido, podría mejorar rápidamente el estado físico de su gordo, y poder adelgazar de manera saludable.

Para el nuevo estudio , publicado en el Journal of Physiology y supervisado por Horowitz, los investigadores tomaron biopsias de tejido graso de 36 hombres y mujeres sedentarios con obesidad y luego les pidieron que montaran una bicicleta estacionaria a un ritmo moderado durante 45 minutos o más intensamente durante 20 minutos. -Entrenamiento de intervalos de minutos cuatro veces a la semana durante 12 semanas.

No Solo Adelgazar, Hay Que Reconstruir la Grasa

Adelgazar no fue todo. Las dietas de los voluntarios fueron monitoreadas cuidadosamente para que no perdieran peso. De lo contrario, dijo Horowitz, los cambios en su tejido graso podrían deberse a la pérdida de peso, no al ejercicio.

Pero sin perder kilos, los voluntarios que hacían ejercicio aún reconstruían su grasa. Terminaron con sustancialmente más células grasas pequeñas, así como más capilares para nutrir esas células. Su tejido graso también contenía menos marcadores bioquímicos de inflamación y menos síntomas de cicatrización y endurecimiento alrededor de las células grasas.

Estos efectos se observaron, ya sea que los voluntarios montaran de forma moderada o intensa. “La intensidad no importaba”, dijo Horowitz, solo que estaban activos.

A corto plazo, estas alteraciones deberían hacer que el tejido adiposo sea más capaz de sorber y almacenar el exceso de calorías que alguien ingiere con comidas copiosas durante las festividades, dijo Horowitz, un escenario que no necesariamente significa aumento de peso. Esta grasa suele almacenarse temporalmente y pronto se convierte en energía para otros tejidos, como los músculos. Pero mientras tanto, dijo, es mejor almacenar esa grasa en las células grasas, no en el hígado o las arterias.

Las implicaciones a largo plazo del ejercicio y la grasa giran en torno a la inflamación, dijo Horowitz, y si la grasa metabólicamente saludable contribuye a un cuerpo metabólicamente saludable, y tal vez especialmente, si las personas tienen obesidad.

Necesitamos más investigación para comprender completamente qué constituye la grasa saludable, dijo, y los tipos y cantidades de ejercicio que mejor la generan o la mantienen. Pero ya parece claro, dijo, que el movimiento beneficia a la grasa, así como al resto de tu cuerpo, ofreciendo una razón más para andar en bicicleta, caminar, trotar, nadar o, de la manera que elijas, estar activo hoy.

¿Tienes una pregunta de fitness? Envíe un correo electrónico leonjg@prensaobjetiva.com y es posible que respondamos su pregunta en una columna futura.

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario