Home » Avances en la Compra de Twitter
Tecnología

Avances en la Compra de Twitter

Musk y Twitter siguen dando de que hablar... los giros que ha tomado últimamente siguen sorprendiendo.

Está en su salsa. Elon Musk, creador de Tesla y SpaceX, está a punto de cerrar la operación de compra de Twitter. Este culebrón sigue dando episodios singulares, y el último es prueba de todo lo que podemos esperar (y lo que no) si como parece se completa la adquisición.

Elon y Twitter, un rápido repaso. En abril comenzó todo. Elon Musk, que había avisado, compró el 9% de Twitter y luego se ofreció a comprar todo Twitter por 43.000 millones de dólares. De repente se quiso echar atrás con excusas como la de los bots, lo que dio lugar a un largo intercambio de dimes y diretes y a un lío colosal.

La empresa recurría a los tribunales para forzar a que cumpliese el acuerdo y la cosa se empezaba a liar, dejando a Twitter al borde del abismo económico y exponiendo problemas severos en el funcionamiento de la red social. Y cuando todo parecía complicarse, a Elon le dio por volver a poner su oferta inicial sobre la mesa mientras se planteaba la creación de “X”, una superapp aprovechando la compra.

Chief Twit. Hace unas horas Elon cambiaba su perfil de Twitter para autoproclamarse “Chief Twit” (algo así como “Jefe tuitero”) y publicaba un singular mensaje en la red social. En él mostraba en un vídeo cómo estaba entrando al cuartel general de Twitter… con un lavabo en las manos.

¿Un lavabo? Este pequeño espectáculo hace referencia a un juego de palabras usado por Elon en ese mensaje. La frase “Let that sink in!” significa algo así como “Dejad que se asiente”. La idea, parece, era la de declarar públicamente que la adquisición está prácticamente cerrada, pero también un guiño a uno de los memes recientes más populares recientes, en especial en Discord y Reddit (traducir literalmente expresiones coloquiales del inglés a un chiste visual: “sink” significa “lavabo”).

Es decir, una frivolidad y una forma de fraternidad tuitera. 100% apropiado en el personaje de Musk.

Mañana se confirmará todo. Se espera que la red social pase definitivamente a manos de Elon Musk mañana, 28 de octubre, a las 5 PM hora de Nueva York (23.00 en Madrid, por ejemplo). Según Bloomberg, Leslie Berland, Chief Marketing Officer de Twitter, envió un memo a los empleados avisando de que Musk visitaría sus oficinas esta semana. Allí apuntaba a que “esto es solo el comienzo de muchas reuniones y conversaciones con Elon ,y lo escucharéis directamente de él el viernes”, dando por hecho claramente el cierre de la operación.

Qué esperar de Elon en Twitter. Básicamente cualquier cosa. Además de la potencial creación de esa superapp llamada “X”, Elon ya apuntó dónde se centraría: el botón de editar —ya implementado antes de que haya llegado al poder—, más libertad de expresión y transparencia, cambios en el algoritmo —que debería ser de código abierto— y por supuesto la eliminación de bots y spam. Nosotros ya redactamos nuestra particular carta a los Reyes Magos —o, en este caso, a Elon Musk— con algunas ideas y peticiones, pero muchas de estas ideas son más del propio funcionamiento de la red social. El problema no es ese.

Despidos sí o no. Más allá de que Twitter pueda cambiar o no en su filosofía y su funcionamiento como red social, Elon Musk necesita que su inversión sea rentable, y parece que ya tiene ideas sobre cómo lograrlo. La más polémica, la de despedir al 75% de la plantilla de Twitter, que cuenta con 7.500 empleados en la actualidad: se quedaría con 1.875 si esa difícil decisión se lleva a cabo. La empresa ha indicado que Musk no hará esos despidos masivos y fuentes cercanas al tema han indicado también que Elon Musk les dijo ayer a los empleados que ese plan de despidos no existía.

Publicidad y cuentas premium. El otro camino para subir en ingresos es aumentar el papel de la publicidad en la red social. Los anuncios nunca han acabado de cuajar del todo en Twitter, pero son una vía clara de monetización. La otra, claro, es la de ofrecer características premium a las que solo puedan acceder usuarios de pago.

Twitter Blue, su suscripción actual, está por ahora muy limitada tanto en alcance (está disponible en muy pocos países) como en opciones. Usar Twitter para micropagos con criptomonedas —dogecoin ha sido frecuentemente apoyada por Elon— parece otra de las ideas que podrían aflorar en el futuro, aunque como decimos con Musk todo es posible. 

Un futuro lleno de incógnitas. La llegada definitiva de Elon Musk plantea muchas dudas tanto entre los empleados —que están abandonando el barco— como entre los ususarios: los que más tuiteaban están dejando de hacerlo. Elon ya ha sido acusado de usar Twitter para sus propios intereses y de aplicar políticas restrictivas a los empleados de sus empresas, y el pasado de este multimillonario, insistimos, hace pensar que es capaz de todo.  

Etiquetas